18/06/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Barranco de los Lobos

Este domingo, los 'tres tenores' nos hemos permitido una licencia gastronómica tras las reservas que consumimos el pasado fin de semana en Beteta y hemos cargado electrolitos,  aminoácidos.... y grasas saturadas para una buena temporada. Ya se sabe que "sarna con gusto, no pica" y culminamos la mañana dominguera con un almuerzo de campeones en El Ventorro. No será muy profesional pero...¡ odó, qué gustazo !.

Previamente, para abrir el apetito, hicimos una ruta llevadera en la que ya hicieron mella las altas temperaturas. Después de muchos meses de nubes y lluvias había ganas de tiempo soleado pero, personlamente, los calores me matan. Me agobian en la bici. No me van. Las ruta nos llevó al Barranco de los Lobos, entre Valdecabras y Villalba de la Sierra. No la había hecho nunca y me gustó.

Salimos por la carretera de Villalba, con buena temperatura a primera hora de la mañana, dirección Valdecabras y poco antes de la entrada en la Hoz tomamos un camino a mano izquierda con unas rampas considerables. Así, para empezar. El ascenso es constante durante varios kilómetros con algunos tramos de muuuuucho desnivel en los que, personalmente, eché pie a tierra. El firme, afortunadamente, es bueno salvo en algún tramo puntual. Se atraviesan parajes muy espectaculares como unas formaciones kársticas similares a la Ciudad Encantada y una panorámica alucinante del Campichuelo con la Sierra de Bascuñana al fondo y Villalba de la Sierra, Sotos y Mariana a la vista. El recorrido llega hasta la Casa de las Carboneras, un hito muy conocido por ser zona de paso de varias rutas. Desde ese punto se puede hacer la Hocecilla, el Océñigo, el Barranco de Santa María, ...

Hasta ese punto la subida es continua pero llevadera. Sin embargo, a partir de esa zona empieza lo bueno: una prolongada bajada que nos lleva hasta el puente de Mariana sobre el Júcar. La bajada es muy divertida pero hay que tener en cuenta que un par de tramos tienen mucho desnivel y hay que tener cuidado. Desde el puente de Mariana, seguimos por el Camino del Agua hasta el Ventorro: lomo, patatas, un par de huevos, pimientos, una frasca de vino...y a vivir que son dos días, Zacarías.

La vuelta hasta Cuenca...pues podéis imaginar. Al tran, tran. Sin prisas. Así, hasta el domingo que viene.


(CONSULTA AQUÍ TODOS LOS DETALLES DE LA RUTA: TRACK, MAPAS,...)

 

Comentarios
comments powered by Disqus