02/12/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Casa de las Carboneras

En MTBlog hemos retomado la actividad con una ruta suave pero que nos ha pasado factura y hemos llegado bastante vacíos al final de la ruta, debido a un prolongado paréntesis sin montar con regularidad. Frío al inicio con -2 en los termómetros pero la mañana ha ido mejorando hasta dejar una temperatura bastante agradable durante la mayor parte de la jornada. Se trata de un recorrido bastante asequible que hemos comenzado por la carretera de la Sierra para llegar hasta el puente del Chantre, donde hemos podido comprobar que las obras de rehabilitación se encuentran en su recta final y los trabajos prácticamente finalizados.

Siguiendo paralelos al Júcar hemos podido comprobar el elevado caudal que lleva el río hasta cruzar por el puente de Mariana. En este punto comienza una prolongada subida que se hace llevadera por la belleza del paisaje, sobre todo en una mañana luminosa como las que nos ha tocado. Una vez alcanzado un cruce de caminos tomamos el ramal izquierdo para coger una rampas pronunciadas, de esas de poner pie a tierra debido al elevado desnivel y el firme irregular con grandes piedras sueltas. Tras un rato de 'escalada' con la bici a cuestas llegamos a una bonita zona con formaciones calizas similares a la Ciudad Encantada o los Callejones (a pequeña escala), momento apropiado para reponer fuerzas y dar cuenta del almuerzo.

Una vez superado un pequeño tramo y pasada una tinada que continúa en funcionamiento llegamos al segundo cruce de caminos, donde cogemos el de la izquierda para llegar hasta la Casa de las Carboneras, un hito en cualquier ruta de bicicleta de montaña pues es punto neurálgico de varias (La Hocecilla, Barranco de los Lobos, Valdecabras,...) y donde se alcanza el punto mas alto del recorrido con unos 1.350 metros. A partir de esta zona llegamos a un prolongado descenso con el que compensa el sofocón que nos hemos dado con anterioridad. La bajada es muy divertida y con tramos de mucha pendiente pero que, con ciudado, se pasan sin problemas. El final del descenso nos sitúa en el Camino del Agua para volver a Cuenca.

Un agradable paseo de unos veinte kilómetros cuyo final, en las inmediaciones de la ciudad, nos deja una de esas estampas para recordar. A Cuenca le pueden faltar muchas cosas pero tiene un entorno natural que la inmensa mayoría de las ciudades ni lo sueñan. Un auténtico lujo. Una mañana como este domingo daba gusto circular y ver gente paseando, corriendo, andando en bicicleta, haciendo piragüismo en las zona de las Grajas, escalando en el alfar...Un panorama que confirma las virtudes que posee esta ciudad y un potencial que va siendo hora de que abandone el terreno teórico y se convierta en uno de los ejes de futuro. En definitiva, aprovechar lo que tenemos y dejar de lamentarnos de lo que carecemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(CONSULTA AQUÍ LOS DETALLES DE LA RUTA: TRACK, MAPA,...)

 

Relive 'Casa de las Carboneras'

Comentarios
comments powered by Disqus