17/12/2013 Innisfree
Admin Voces Default
Admin Voces Default
El pueblo de El hombre tranquilo

El título de este blog es una declaración de intenciones. Para los que no lo sepan Innisfree es el pueblo donde se desarrolla El hombre tranquilo, mi película favorita del más grande, John Ford. En realidad Innisfree no existe, ni existía cuando Ford rodó la película. Es un lugar imaginario, una arcadia feliz, el recuerdo de un paraíso perdido, la idealización de la Irlanda en la que Ford no nació pero en la que le hubiera gustado nacer. Un lugar idílico que reúne todas las virtudes del amable pueblo hibernio, poblado por personajes arquetípicos de los que resulta inevitable enamorarse desde el primer fotograma. Por eso es la mayor creación de John Martin Feeney, el auténtico nombre de Ford, un lugar que no era tal y que desde entonces es tan real como los recuerdos y la imaginación del ser humano.

Así que Innisfree será un reducto personal; que nadie espere un blog de actualidad cinematográfica, dedicado exclusivamente a analizar los últimos títulos de la cartelera nacional e internacional. Naturalmente habrá espacio para lo más importante de la cinematografía actual, o al menos si así se lo parece a mis cortas entendederas, pero Innisfree será una proyección de mis gustos, de mis odios, de mis alegrías y mis decepciones relacionadas con el arte que más obras maestras ha regalado a la Humanidad desde que se creó allá por el final del siglo XIX. Un homenaje a los odeones de un níquel, esos mágicos lugares donde millones de personas, han reído, llorado, gritado, cantado, aplaudido y que sé yo cuántas cosas más durante más de un siglo.

Por estas páginas pasarán, sin orden ni concierto ya les aviso, títulos, directores, actores y actrices (no siempre grandes celebridades), guionistas, directores de fotografía, bandas sonoras, diseñadores, o cualquiera que de una u otra manera haya supuesto una influencia en mi ya largo viaje de la mano del cine. Así que podremos pasar sin solución de continuidad de una entrada sobre el último blockbuster de las taquillas americanas a una reseña de una película muda de Eisenstein, Griffith o Gance. O de la biografía de Lillian Gish a la banda sonora de la última película de los hermanos Coen.

Confío también en que este sea un lugar de encuentro con todos ustedes, que aporten cualquier opinión que les venga en gana, elogiosa (algo que agradeceré sinceramente) o ácidamente crítica (que apreciaré todavía más por lo que supone como acicate para mejorar)
Pero sobre todo Innisfree será un lugar para los que aman el cine, para los que todavía no pueden, ni quieren, evitar que un pálpito de emoción les asalte cada vez que se apagan las luces de una sala de proyección, para aquellos cuyos recuerdos están salpicados de películas que han marcado su vida, para los que no reprimen un aplauso al final de una de esas proyecciones que te dejan boquiabierto.

Hoy no les abrumaré más, no fuera a ser que huyeran despavoridos el primer día, pero prometo volver pronto y entrar en materia sin más preámbulos que esta presentación que aquí termina.

Saludos.
 

Comentarios
comments powered by Disqus