Contenidos con Blogs MTBlog .

Entradas con Blogs MTBlog .

18/06/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Barranco de los Lobos

Este domingo, los 'tres tenores' nos hemos permitido una licencia gastronómica tras las reservas que consumimos el pasado fin de semana en Beteta y hemos cargado electrolitos,  aminoácidos.... y grasas saturadas para una buena temporada. Ya se sabe que "sarna con gusto, no pica" y culminamos la mañana dominguera con un almuerzo de campeones en El Ventorro. No será muy profesional pero...¡ odó, qué gustazo !.

Previamente, para abrir el apetito, hicimos una ruta llevadera en la que ya hicieron mella las altas temperaturas. Después de muchos meses de nubes y lluvias había ganas de tiempo soleado pero, personlamente, los calores me matan. Me agobian en la bici. No me van. Las ruta nos llevó al Barranco de los Lobos, entre Valdecabras y Villalba de la Sierra. No la había hecho nunca y me gustó.

Salimos por la carretera de Villalba, con buena temperatura a primera hora de la mañana, dirección Valdecabras y poco antes de la entrada en la Hoz tomamos un camino a mano izquierda con unas rampas considerables. Así, para empezar. El ascenso es constante durante varios kilómetros con algunos tramos de muuuuucho desnivel en los que, personalmente, eché pie a tierra. El firme, afortunadamente, es bueno salvo en algún tramo puntual. Se atraviesan parajes muy espectaculares como unas formaciones kársticas similares a la Ciudad Encantada y una panorámica alucinante del Campichuelo con la Sierra de Bascuñana al fondo y Villalba de la Sierra, Sotos y Mariana a la vista. El recorrido llega hasta la Casa de las Carboneras, un hito muy conocido por ser zona de paso de varias rutas. Desde ese punto se puede hacer la Hocecilla, el Océñigo, el Barranco de Santa María, ...

Hasta ese punto la subida es continua pero llevadera. Sin embargo, a partir de esa zona empieza lo bueno: una prolongada bajada que nos lleva hasta el puente de Mariana sobre el Júcar. La bajada es muy divertida pero hay que tener en cuenta que un par de tramos tienen mucho desnivel y hay que tener cuidado. Desde el puente de Mariana, seguimos por el Camino del Agua hasta el Ventorro: lomo, patatas, un par de huevos, pimientos, una frasca de vino...y a vivir que son dos días, Zacarías.

La vuelta hasta Cuenca...pues podéis imaginar. Al tran, tran. Sin prisas. Así, hasta el domingo que viene.


(CONSULTA AQUÍ TODOS LOS DETALLES DE LA RUTA: TRACK, MAPAS,...)

 

10/06/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
IV Beteta Bike Xtreme, desde dentro

Hoy nos vamos a dar el gustazo de hablar de un caso de éxito. Y no tenemos que irnos hasta un valle austriaco, ni a un remoto islote noruego. Ocurre aquí mismo por cuarta vez consecutiva. La Beteta Bike Xtreme es uno de esos ejemplos en los que se demuestra que se puedan hacer cosas muy, muy interesantes en Cuenca y con gente de Cuenca con unos resultados espectaculares. Eso sí, hace falta implicación, voluntad y trabajo.

Esta prueba de mountain bike ha cumplido este domingo su cuarta edición. Lo que surgió hace unos años por iniciativa de dos o tres jóvenes del pueblo con ganas de dar a conocer Beteta y la Serranía de Cuenca se ha convertido en un una cita lúdico-deportiva que ha reunido este año a cerca de 450 participantes procedentes de Madrid, Valencia, Elche, Alicante.... así como de otras zonas de la región (Villarrobledo) y de la provincia de Cuenca (Las Pedroñeras, Quintanar del Rey, Cuenca,...). ¿Por qué? Pues porque cuando los proyectos se hacen con ganas y buena voluntad tienen gran parte de los ingredientes necesarios para salir adelante. Además, es cierto que los espectaculares parajes por los que discurre la carrera también ayudan. Pero, quizás, lo que más valoramos los participantes es la organización de carrera. Un lujazo: señalización, avituallamientos, trato a los corredores,...y el placer que se siente cuando en un cruce en medio del monte (bajada de Valtablado a Valsalobre, por ejemplo) ves a un grupo de voluntarios marcándote el camino y animando como si fueras Induráin a punto de ganar el Tour de Francia. Eso no tiene precio. O cuando en un avituallamiento a los 40 km te reciben con una sonrisa, palabras de ánimo y, además, hay un médico de carrera para atender a quien lo necesite. O la amabilidad del personal auxiliar cuando te ayudan a arreglar una cadena que se ha roto.

Es una carrera a la que le tenía ganas y este año hemos ido los tres (Manolo, Javier y el que suscribe) con la voluntad de terminar el recorrido corto de 60 kilómetros y pasar un buen rato. Objetivo cumplido. ¡Chapeau! Y eso que los preámbulos no fueron nada halagüeños viendo la manera de llover en el viaje en coche hasta Beteta . El panorama sobre las 8:00 de la mañana entre Albalate y La Frontera era...cualquier cosa menos atractivo. Lloviendo a mares, el cielo totalmente cerrado, niebla,...Menos mal que en Beteta el tiempo estaba bastante mejor y nos respetó durante la mayor parte de la jornada. 

Tras la salida desde la plaza, el trazado nos lleva por El Tobar junto a las lagunas para afrontar la primera subida y llegar hasta Santa María del Val, tras la correspondiente bajada, bordeando el embalse de La Tosca con las aguas del río Cuervo. A partir de ahí tenemos un trazado duro, exigente. Hay que estar preparado físicamente y, sobre todo, mentalmente. Lo principal, seguir el ritmo propio. El que sea. Da igual. Como lleves un ritmo superior al que puedes mantener, revientas. La ruta es muy asequible en cuanto al firme, Son pistas bien marcadas, en su mayor parte. Aunque, personalmente, de lo mejor del recorrido son unos single tracks que hay sobre el kilómetro 35, antes de Cueva del Hierro. Os podéis imaginar que los paisajes que se atraviesan son espectaculares, alucinantes, Y con la humedad que tiene el terreno con las lluvias de los últimos meses pues..sobran las palabras. Hay que subir y verlo porque merece la pena. La prueba discurre por ocho localidades (Beteta, El Tobar, Masegosa, Santa María del Val, Lagunaseca, Carrascosa de la Sierra, Valsalobre y Cueva del Hierro) y cualquiera de ellas merece una visita por sí misma.

Este año tras unos 40 kilómetros recorridos, a la altura de Cueva del Hierro, un calambre en el parte posterior del muslo derecho me hizo temer la retirada. Improperios y juramentos de rigor porque era algo a lo que no estaba dispuesto salvo que se me cayese la pierna por el camino. Un masaje del médico del carrera junto a la ingestión de fruta y líquidos me permitió seguir en carrera y completar el recorrido. Antes de llegar a meta...el infierno serrano. Cuando faltaban unos diez kilómetros para la llegada nos alcanzó la lluvia encima de Valsalobre y la situación se puso...épica. Agua, viento, frío y, sobre todo, mucho barro. Y todo ello cuando ya vas agotado con 50 kilómetros a la espalda. Pues, nada, apretar los dientes y p´alante con barro hasta las cejas. Y lo que son las cosas, todavía escuché aplausos y gritos de ánimo cuando entré en meta a pesar de hacerlo en el puesto 177. Lo dicho de esas cosas que te sacan una sonrisa de oreja a oreja y piensas...¡el año que viene, vuelvo!.

Si os gusta la bicicleta de montaña no lo dudéis y haced la ruta. Si todo es demasiado, elegid algún tramo que se ajuste a vuestro estado de forma. Merece la pena. 

(Fotos: J.M. Castellote)

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN DEL RECORRIDO: TRACKS, MAPA,...)


Vídeo de la primera subida con la Laguna de El Tobar al fondo ( Vídeo: Beteta Marathon Bike Xtreme)

13/05/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Ruta Noroeste: A fuerte viento, buena cara

Hay ocasiones en las que la buena compañía puede transformar un día 'pestoso'' y 'feo' en una agradable jornada de ciclismo de montaña. Y hoy ha sido uno de ellos. Estamos a mediados de mayo pero el termómetro marcaba 4 'tristes' grados a primer hora de la mañana y el fuerte viento no ha dejado de acompañar durante toda la ruta. Además, 'engañaba' la climatología porque el día era soleado, despejado,...pero hacía 'rasca'. Pues nada, uno de esos en los que antes de salir no sabes si coger las chanclas o la bufanda. Un lío.

Total, que a las 8:30 nos hemos plantado en San Antón y tras una breve charla para decidir el recorrido junto a Manolo y Javier, hemos decidido cambiar la orientación habitual y poner rumbo noroeste hacia una ruta sin excesiva complicación que nos ha llevado por varias poblaciones de la provincia: Chillarón, Jábaga, Navalón, Fuentesclaras, Cólliga y Colliguilla. En total, alrededor de 55 kilómetros en los que la principal dificultad ha residido en el viento, casi toda la mañana de cara. (Eso de que a veces el viento te da a favor va camino de ser una leyenda urbana). 

El recorrido apenas tiene dificultad técnica. Es sencillo. Y en cuanto a dureza, aparte de la longitud, sólo resulta destacable la subida desde Fuentesclaras hasta el alto que nos lleva a Cabrejas. Eso sí, merece la pena destacar que el principal aliciente es la bajada desde Cabrejas hasta Cólliga. Una pasada. Es de esas bajadas tendidas. No es de esas con mucha pendiente que te obligan a 'clavar' frenos para no salirte en la primera curva. Es de esos descensos en los puedes dejar correr la bici todo lo que quieras, con un trazado sinuoso. Lo dicho, una gozada y muy, muy recomendable.

En cuanto a los caminos, son tipo "autovía". Muy anchos, con buen firme...por lo general. Hay varios tramos, principalmente la subida citada desde Fuentesclaras, en los que las lluvias han deteriorado mucho el camino, las roderas causadas por las lluvias están muy marcadas y hay que ir buzcando la trazada. Pero nada especialmente complicado. En esta ocasión, hemos iniciado la ruta subiendo a Casasola desde la Universidad y buscando el Alto de Enbid. Desde ahí, una bajada muy cómoda hasta Chillarón para enganchar con el camino de Jábaga disfrutando de paisajes eminentemente agrícolas con el cereal en plena fase de crecimiento.

Tras atravesar Jábaga, ponemos rumbo a Navalón ( echando pestes de un viento que no nos abandonará en toda la jornada) para continuar hasta Fuentesclaras. Tras llegar a la altura de la población, donde ya se puede ver que han llegado los 'veraneantes' como la golondrina o el abejaruco, comienza la fase más dura con la ascensión al alto que nos lleva a Cabrejas. Una vez almorzados (si se puede llamar así a comerte una barrita energética o un plátano con un trago de agua) seguimos camino hacia el Alto de Cabrejas, junto a la valla de una finca de caza en una gran parte del recorrido, Después de cruzar la N-400 y la autovía A-40 afrontamos la bajada a Cólliga, con cuidado de no desviarnos en los cruces del recorrido correcto. Desde allí, seguimos por camino agrícola hasta Colliguilla para cruzar el puente sobre la vía del AVE y llegar a la capital.

 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN DE LA RUTA: TRACK, RECORRIDO, MAPAS,...)

 

 

 

17/04/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Tour del Campichuelo

Esta ruta era una cita muy esperada después de dos meses sin poder montar en bicicleta por una lesión (sin ninguna relación con la actividad deportiva). Había mucho 'mono' acumulado a pesar de que el clima no había sido especialmente propicio para las salidas. Con un tiempo ya primaveral, optamos por un recorrido que nos llevó por Mariana, Sotos, Zarzuela, Portilla y Villalba de la Sierra muy asequible por sus características, desniveles...y con un elevado porcentaje de carretera-asfalto, circunstancia que hace la vuelta a la actividad más llevadera. Eso sí, al final salieron 62 kilómetros hasta la puerta de casa en poco más de tres horas y media.

La ruta no tiene apenas complicaciones hasta Zarzuela, donde llegamos tras un tramo de asfalto desde Cuenca hasta Mariana y una pista ancha y con firme en buen estado que discurre junto al aeródromo de Sotos. Pasado Zarzuela nos encontramos el tramo más complicado con un ascenso fuerte pero corto con el que nos situamos en la cresta de la sierra que deja el valle de Zarzuela a un lado y al otro el Valle de Portilla cuyo paisaje, por cierto, es una maravilla y que desconocía por completo. Al fondo aún se podían ver las cumbres nevadas de la zona de Las Majadas. Tras alcanzar la cota máxima, el descenso es bastante pronunciado y preferimos hacerlo desmontados por prudencia. Una vez abajo, nos situamos al lado de Portilla y enseguida se enlaza con la carretera que lleva a Villalba de la Sierra. Tras reponer agua en la fuente situada al lado de la carretera, es tiempo de poner rumbo a Cuenca.

 

Entretanto, uno de esos momentos sorprendentes, inesperados... y mágicos. La llegada de la primavera ya es una realidad en la Serranía de Cuenca y se puede comprobar en la floración de los arbustos, la llegada de aves migratorias...y en la carretera que une Cuenca con Villalba de la Sierra (CM-2105) donde puedes contemplar en primera persona el celo de los corzos. A la altura del kilómetro 12, bajando hacia la capital, una corza atravesó de derecha a izquierda a grandes altos, de improviso,  la carretera en dirección al quejigar que hay junto al río Júcar. Instantes después, siguiendo su estela, el golpeteo de las patas en el suelo delató la aparición del macho siguiéndola, rompiendo el monte y...evitando en el último momento cruzar la carretera por el elevado desnivel existente. Todo un momentazo pero que conlleva una considerable dosis de peligro ya que la situación puede terminar en accidente de tráfico fácilmente.

Por cierto, parte de la ruta coincide con el trazado de la quinta prueba del Circuito Provincial de MTB de la Diputación de Cuenca que tendrá lugar el próximo fin de semana en Zarzuela. Muy recomendable. Eso sí, una de las zonas es de muuuuchooooo desnivel. ¡Ojo!, tanto si es de subida como si es de bajada.

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODOS LOS DATOS DE LA RUTA: TRACKS, MAPAS....)

 

 

01/02/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Buenache-Palomera, por 'autovía'

Esta vez traemos a MTBlog una ruta clásica de bicicleta de montaña en la provincia. Es más, posiblemente sea una de las más realizadas alrededor de la capital y será difícil encontrar a un aficionado al mountain bike en Cuenca que no haya hecho alguna vez Buenache-Palomera. 

Se trata de una ruta que, actualmente, transita por uno de esos caminos que han arreglado y, para una bicicleta, parecen autovías con una anchura exagerada. Personalmente, me parece excesiva y prefiero caminos menos 'elaborados'. Pero, claro, reconozco que son preferencias personales. Eso sí, para gente como yo con casi nulo sentido de la orientación son perfectos porque reducen la posibilidad de equivocarte casi al mínimo. ¡ Como para no verlos !.

Hacía ya bastante tiempo que no realizaba esta ruta, que resulta perfecta si no se buscan muchas complicaciones o no dispones de mucho tiempo. La ruta es sencilla...y todavía más con el camino según está ahora. El trazado es un sube-baja pero sin pendientes excesivas, ni demasiado prolongadas. Como curiosidad mencionar que todavía se pueden apreciar bastantes zonas con nieve en las umbrías más elevadas y hay zonas con bastante barro pese a que no ha habido muchas lluvias recientemente. Cuando llueva bien...mejor evitar este recorrido porque te puedes poner de barro hasta las cejas. Al camino se accede desde la carretera de Buenache de la Sierra, sobre el kilómetro 7,5. Además está señalizado con un cartel que marca "Palomera 11". El trazado arranca en zona de sabinas que hace honor al calificativo de Tierra Muerta (si alguien se pregunta por qué se denomina así a esta zona de la provincia, que vea la foto y se pregunte qué se puede cultivar ahí). A lo largo del recorrido se puede escuchar claramente el "toc-toc-toc-toc" típico del pájaro carpintero en busca de larvas de cara a la primavera. Tras unos kilómetros se puede acceder, girando a la izquierda en el fondo de un valle, a la senda del barranco de la Veguilla que nos llevaría hasta Buencha de la Sierra. Muy recomendable. Tras cuatro esfuerzos contados y un agradable paisaje llegamos al cruce de Los Perejiles (a la izquierda iríamos al Mirador del Ceño y a la derecha hacia la Cueva del Fraile). En esta ocasión, tiramos rectos y afrontamos ya la bajada hacia Palomera que nos permite disfrutar de un bonita panorámica sobre las tinadas para el ganado existentes sobre la localidad. Ahora apenas un puñado de piedras apiladas pero que forman parte de un patrimonio cultural que nos remite a un estilo de vida que queda en el recuerdo. Han sido un elemento muy destacado del 'modus vivendi' en esta provincia. Refugios para ovejas cuyos rebaños aún pueden contemplarse por el camino.

Para finalizar la ruta, al igual que para comenzar, un poco de carretera por la siempre entrañable Hoz del Huécar que sobre las doce del medio día, todavía presenta zonas de escarcha en algunas curvas.

Por cierto, en esta misma ruta tengo como 'recuerdo' la caída más seria que he sufrido montando en bici, hace ya bastantes años. Casualmente, el único día que no me puse guantes. La 'ley de Murphy' en estado puro. El refranero además es muy sabio: "Cuando menos te lo esperas, salta la liebre". A buen entendedor... 

Ah...esta ruta la he realizado entre semana en solitario y, la verdad,...joer, qué diferencia: cómo echo de menos a los compañeros habituales, hacer la ruta con más gente. A ver si el domingo nos respeta la climatología y podemos dar una vuelta.

 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA: TRACK, MAPA DETALLADO....)

 

Powered by Wikiloc
21/01/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Hay vida más allá de las barritas

En este ocasión, nos hemos salido del guión en MTBlog y aprovechando el cumpleaños de Manolo (¡Felicidades!) hemos optado por celebrarlo con un almuerzo por todo lo alto que ha resultado memorable. De saltarte las lágrimas de la emoción. Ya está bien de barritas energéticas, bidones de agua, geles...que sí, que serán lo más adecuado para el rendimiento deportivo pero son muy tristes.

Para ir haciendo hambre, Javier, Manolo y yo hemos optado hoy por una ruta sencilla pero muy agradable. Ideal para aquellas personas que se estén iniciando en esto de la bici de montaña: sin grandes desniveles, sin grandes distancias, sin complicaciones técnicas, bonitos paisajes fluviales...La ruta nos lleva por las dos márgenes del río Júcar: margen izquierda en la ida y margen derecha en la vuelta. El recorrido comienza por la carretera de la Sierra en plena Hoz del Júcar para enlazar, tras el puente de Valdecabras, con el Camino del Agua que nos acompañará, salvo el paréntesis de una senda cerca de la orilla del río, hasta el puente de Mariana donde cruzaremos el río a la otra orillla. Hasta entonces, ausencia total de dificultades salvo, por decir algo, el frío que con la humedad del río parece que resulta más acusado. Desde el puente de Mariana la ruta discurre por la margen opuesta del Júcar muy cerca de la orilla donde se puede apreciar el bajo nivel de agua que lleva el río. Pocas lluvias y escasas nieves hacen mella en el caudal del Júcar cuyos fondos se aprecian perfectamente en numerosos puntos. Además, las zonas someras y vados poco profundos resultan hábitats adecuados para especies como la garza real que nos encontramos cerca de la central de La Torre. Tras atravesar un interesante quejigar nos plantamos junto al puente del Chantre. Lamentablemente, sigue estando igual (o incluso algo peor por el paso del tiempo) que cuando sufrió un derrumbamiento parcial en abril de 2013. Hace casi... ¡ cinco años !. Una pena.

Desde este punto, nos hemos plantado enseguida en la 'zona cero' de la jornada: El Ventorro. Un clásico. Aquí nos hemos 'apretado' un glorioso almuerzo consistente en su clásico lomo a la plancha con un par de huevos fritos, patatas a lo pobre  y unos pimientos. Total 'ná'. Y todo ello acompañado con un 'frasca' del lugar para pasarlo. Por lo que podemos ver un menú completo: proteína animal y vegetal, hidratos de carbono, taninos para el sistema cardiovascular....muy sano todo...jojo. Os podéis imaginar que tras semejante festival gastronómico sólo nos han quedado ganas de dejarnos llevar, carretera abajo, hasta la ciudad reconfortados por el sol del mediodía. Eso sí, más a gusto que en brazos. 


(AQUÍ PODÉIS CONSULTAR TODOS LOS DATOS DEL RECORRIDO: TRACK, MAPA,...)

14/01/2018 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Ruta 'post-polvorón' por el Campichuelo

Retomamos la actividad en MTBlog tras el parón navideño con una ruta 'desengrasante' . La falta de actividad se nota y los tres hemos llegado al final del trayecto con las fuerzas justas a pesar de que el recorrido no es, ni mucho menos, exigente. Los desniveles son bastante ligeros y nada excesivos pero el efecto 'post-polvorón' nos ha pasado factura.

Vistas las circunstancias meteorológicas hemos optado por una ruta por el Campichuelo dado que la naturaleza del terreno, más bien arenoso y poco arcilloso, favorece el rodar los días de lluvia ya que se genera mucho menos barro que en otras zonas. El trayecto nos lleva por las inmediaciones de Mariana, Sotos, Zarzuela y Villalba de la Sierra para volver hacia la capital por la Vereda. Manolo, Javier y yo hemos arrancado sobre las nueve de San Antón, donde hemos establecido sobre la marcha el recorrido de la mañana, como suele ser habitual. Chispeaba por la carretera de la Sierra, luego nos ha llovido y también nos han caído unos copos aunque la cota de nieve se situaba esta mañana sobre los 1.200 metros, tal y como se apreciaba en los altos que coronan el Valle del Cambrón.

Tras coger la pista en Mariana, la rueda delantera de Javier se ha encargado de demostrar que el sistema tubeless no es infalible. Un desajuste en la zona de la válvula provocaba la salida del aire y que la rueda se deshinchase totalmente. Tras un amago de abortar la ruta y cuando ya había salido a por el coche 'de rescate', Manolo y Javier han sido capaces de solventar la avería, extrayendo la parte de la válvula que fallaba e instalando una cámara convencional. Tras volver sobre mis pasos (tal y como se puede apreciar en el track. Por eso salen algunos kilómetros de más) retomamos la ruta que, en esta ocasión, discurre por una zona que ha recuperado la producción de resina. A lo largo de todo el recorrido son visibles las marcas en los pinos rodenos (pinus pinaster). Se puede apreciar claramente una marca en uno de los pinos que aparece en la foto de la jara. En esta época del año están en 'stand by', imagino que porque se encuentran a la espera de la reactivación biológica del árbol más adelante. También son visibles algunas plantaciones de mimbre que no han sido recogidas mientras que en las zonas de cultivo ya se aprecian los brotes del cereal. Otras de las peculiaridades botánicas de la ruta de hoy es la presencia de jara en una buena parte del recorrido.

A pesar de la cantidad de agua caída en recientemente, barro vamos a encontrar, lógicamente, pero no condiciona de forma relevante la ruta. Tras llegar a poca distancia de Villalba de la Sierra iniciamos el retorno por la Vereda donde los bancos de arena llegan ser bastante evidentes en algunas zonas. Llegando a Mariana optamos por volver tranquilamente por carretera.  Ninguno de los tres íbamos sobrados de fuerzas y parece que hemos agradecido un retorno plácido con 'charleta multitemática'  a la espera de coger fuerzas más adelante. Que no hay prisa. 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODOS LOS DATOS DE LA RUTA: TRACK, MAPA,...)

17/12/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Collado de la Nava-Valle de la Dehesilla

Este domingo hemos optado en MTBlog por una ruta clásica, cómoda y atractiva, a la que le hemos puesto un poco de 'mojo' con una bajada por senda, divertida pero no excesivamente complicada: Arroyo Bonilla- Collado de la Nava-Valle de la Dehesilla-Valdecabras.

Mediados de diciembre y hemos salido Manolo y el que suscribe con bastante frío, lógicamente. (¿Quién dijo miedo?). En esta ocasión hemos iniciado el recorrido con un extra de motivación pues ya se ha dado a conocer la fecha de la cuarta edición de la Beteta Bike Extreme: será en 9 de junio. Cita marcada en el calendario para una de las principales pruebas deportivas que se celebran en la provincia de Cuenca... y a ver qué tal llegamos este año. Para quien no la conozca, decir que es una gozada y muy recomendable por la organización, por el buen ambiente, por apoyar las actividades que aquí se realizan, por la Serranía de Cuenca y los siete municipios por los que discurre, por...todo. Hay que estar fuerte, eso sí, porque es exigente (son alrededor de 80 kilómetros duros) pero cada uno pone el ritmo y el nivel de exigencia que quiere. 

En el inicio de la ruta hemos padecido, de nuevo, el 'frescor' de la Hoz del Huécar a primera hora de la mañana. La banda sonora de este domingo sería el 'crock-crack' del hiejo y la escarcha que hemos estado pisando durante casi todo el camino. En dirección a Buenache de la Sierra, tramo de asfalto para ir calentando, pasando por la Cueva del Fraile. En la subida posterior ya va subiendo la temperatura y la pendiente para desviarnos poco después del kilómetro 6 y coger el camino que sale a la izquierda. Tomamos la bajada hacia el Arroyo Bonilla, cuyo camino también es de los que han arreglado recientemente. Ancho y buen firme...y frío para hartar puesto que va en gran medida por umbría. Una vez alcanzado el punto más bajo, seguimos el camino paralelo al Arroyo Bonilla. Un gozada, sin apenas desnivel y por un bonito valle. Las vacas que pasan en la zona nos las hemos encontrado hoy 'tiradas' en el campo, sin muchas ganas de fiesta ateridas por las bajas temperaturas. El trayecto por el valle nos lleva al lado de Buencahe de la Sierra, población que dejamos a la derecha para transitar por un camnino que atraviesa un bosque de quejigos, con ejemplares a los que se les intuyen unos centenares de años arropados por una notable cantidad de líquenes. Una maravilla de lugar.

Siguiendo el camino, la ruta nos dirige hacia el Collado de la Nava. En el trayecto podemos observar claramente el paso de un tipo de vegetación a otra. Quejigos en la parte más baja, mixta con pinos en la intermedia para quedar sólo los pinares en la zona más elevada, a unos 1.350 metros. El Collado de la Nava es una zona estratégica en cuanto a rutas en bicileta de montaña desde Cuenca. Desde ese punto son numerosas las rutas que podemos realizar. En este caso, hemos optado por bajar a Valdecabras por el Valle de la Dehesilla, en vez de seguir el camino principal que baja a la localidad que es más soso.

Esta opción es algo más larga pero bastante más interesante. La bajada es muy entretenida aunque hay que hay que ir atento para no despistarnos (Como me ha ocurrido de nuevo. Se puede ver el punto exacto siguiendo el mapa, en el km 23,4). La senda es la típica revirada, estrecha, con piedras...pero muy ciclable, no tiene una complejidad excesiva. Sólo la había realizado una vez y me ha sorprendido gratamente por su trazado. Se puede dejar correr la bici...pero no demasiado porque te vas al suelo. Muy bonita la zona que atraviesa además. Es de esas zonas que te paras y piensas: "Joer, qué bonita es la Serranía de Cuenca. Qué maravilla ". Y afortunadamente hay muchas zonas así. Prácticamente en cada salida las puedes encontrar.

La bajada nos deja en la localidad de Valdecabras, donde nos han recibido las campanas que tocaban a misa. Desde ahí hemos optado por la vuelta a Cuenca por carretera tranquilamente. Una gran jornada, de nuevo, acompañados esta vez por un sol radiante durante toda la mañana.

¿La próxima? A saber...

Ah...y como novedad, esta vez van vídeos. Estoy de pruebas con una cámara de estas de acción aunque todavía no me aclaro bien: unas veces saco el suelo, otras el cielo, creo que voy grabando pero está parada,...un cachondeo. En fin, aquí los dejo porque siempre pueden aportar algo. A disfrutarlos.

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN DE LA RUTA: TRACK, MAPA,...)

 

 

 

 

04/12/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Sierra de Bascuñana, bajo cero

Primera salida de diciembre en MTBlog y se nota. Ocho y media de la mañana, acaba de amanecer y el termómetro marca seis grados bajo cero…¿Fresquete? Sí, a lo bestia. Toca abrigarse. Y bien.

Para quienes sean reticentes a salir en invierno por las condiciones climatológicas, decirles que todo es relativo. Algo de frío vas a pasar, por narices. Será en las orejas, los pies, las manos…porque si hace frío, se pasa frío. Dicho esto, también se puede decir bien claro que si vas correctamente equipado, no pasas mucho frío y puedes salir con la bici perfectamente. Normalmente, tendemos a centrar el proceso de abrigarnos en el torso pero la experiencia dice que los puntos clave están ‘alrededor’. Por ejemplo, fundamental una braga o buff en el cuello y un gorro debajo del casco (si solapamos una con otro a la altura de las orejas, fenomenal). Para las manos y los pies dicen que va bien ‘duplicar’ las prendas. Por debajo de unos buenos guantes de invierno, unos finos. Y por debajo de unos calcetines gordos, unos debajo más finos.  El culotte de invierno, muy importante. Y para el torso, pues triple capa. Una camiseta térmica, un maillot de invierno y una buena chaqueta es suficiente. Hoy por ejemplo, he utilizado una chaqueta Gore Bike Wear, regalo de mis amigos por mi último cumpleaños, y es una pasada. (Gracias a todos!) Aisla, función cortavientos eficaz, abriga y además transpira. Esto último es especialmente importante porque hay prendas que más que abrigar ‘cuecen’. Sudas por el esfuerzo realizado (especialmente en las subidas) y vas empapado (ir mojado a bajas temperaturas es muy, muy desagradable).

En cuanto a la ruta de hoy; Manolo, Javier y el que suscribe hemos optado por un recorrido alternativo que nos ha llevado al Alto de Casasola, el Collado de Embid, la Sierra de Bascuñana, bajada a Tondos y retorno a Cuenca. Nevó, no mucho, el viernes y nos ha sorprendido la gran cantidad de nieve que hemos encontrado en la ruta. Muy poco espesor, cierto, pero un gran porcentaje del trayecto lo hemos hecho con nieve en el camino. Y para sorpresa, la de Javier cuando se le han cruzado un par de jabalíes en la subida de Casasola. Había cazadores en la zona (se han oído un par de disparos) y han debido salir pitando.

Inflado 'express'

La subida a Casasola la han arreglado, como muchos caminos en los alrededores de Cuenca, y el ascenso se hace fácil. Una vez alcanzado el alto, giro a la izquierda para llegar al Collado de Enbid pero, poco antes,…pinchazo en la rueda trasera. Curiosamente, no sabemos si porque el frío ha contraído la goma o por qué razón, nos ha costado un montón sacar la cubierta para extraer la cámara. Increíble. El pinchazo me ha permitido probar la bombona de CO2, que llevaba en la bolsa, para inflar la rueda. No las había utilizado nunca. Mano de santo. En dos segundos, rueda hinchada. Cosa que se agradece cuando estás bajo cero pero que también resultará recomendable a cuarenta grados en verano. 

Tras perder un buen rato con el pinchazo, bajada desde el Collado de Embid hasta la carretera de la Sierra por la Cañada Real de Rodrigo Ardaz (más nieve). Tras un tramo por carretera para llegar a Mariana, cogemos camino por la falda para enlazar con el camino que sube a la Sierra de Bascuñana (más nieve) y aquí ya tenemos varios tramos para meter todo (plato pequeño y pinón grande). Arriba hemos llegado sin frío por el esfuerzo. Después hemos optado por continuar por la cresta para bajar a Tondos en vez de tirar hacia abajo a la primera. Este camino que hemos descartado está muy ‘roto’, con muchas piedras grandes y con nieve y hielo…podía resultar complicado. Así que todavía hemos seguido unos kilómetros en ascenso (que las piernas ya iban quejándose) para tomar un camino a la izquierda y bajar a Tondos. El camino es ancho, en buen estado y con la mayor cantidad de nieve que hemos encontrado hoy. Hay que estar atentos porque en la bajada sale otro camino hacia la derecha que nos llevaría a Bascuñana de San Pedro. La bajada hasta Tondos, entretenida. Y desde Tondos, ya por asfalto, Arcos de la Sierra, Chillarón y Nohales para llegar hasta Cuenca. En definitiva, una gozada de mañana. 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA: TRACK, MAPA....)

19/11/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Hoces del Buey y San Miguel

Hoy ha sido uno de esos días en los que cuesta coger la bici. De los que suena el despertador y piensas: “Uf, con lo bien que se está en la cama…”. El panorama no es muy alentador. Miras la ventana y aún es de noche. Ves el termómetro y… -2,5 grados. Te lavas la cara…y el agua helada. Pero, poco tiempo después, das gracias por haberte levantado y recuerdas con una sonrisa los pensamientos de primera hora porque atraviesas zonas alucinantes y pasas una mañana de lujo.

Bien abrigados, para la ruta de hoy en MTBlog hemos virado un poco el rumbo para terminar en una zona diferente. No han salido muchos kilómetros pero merecen la pena: la Hoz del Buey (también conocida como Barranco del Portillo) y la Hoz de San Miguel son dos auténticas maravillas a pocos kilómetros de la ciudad. Muy recomendables las dos.

Manolo y el que suscribe hemos salido a las 8:30 de San Antón y, como suele ser habitual, allí mismo hemos decidido la ruta. Tras saludar al Club En Ruta en el Puente de la Trinidad, toca aguantar frío de inicio por la Hoz del Huécar hasta Palomera. Eso sí, las primeras luces del día nos aportan un auténtico espectáculo con los colores otoñales en la parte alta de la Hoz. Aquí ya es donde piensas: “Qué bien he hecho al levantarme”.

Justo antes de llegar a Palomera sale a la derecha un camino que atraviesa un puente sobre el Huécar. Tras cogerlo y completar una subida larga pero llevadera se alcanza la cresta de la Sierra de la Pila. Continuamos en sentido opuesto al Cerro Socorro y unos kilómetros más adelante giramos, a la derecha, para iniciar el camino de la Hoz del Buey. Merece la pena parar a mitad de la bajada porque las vistas son impresionantes. Una pasada. Aquí te pueden salir al lado ciervos, buitres y… ardillas, como a nosotros este domingo.

La jornada de hoy ha sido rara por el tema de la temperatura. Complicada porque la oscilación térmica es, aproximadamente, de 20 grados. Es decir,  a primera hora hace un frío del carajo y tienes que ir abrigado... pero subes una cuesta pronunciada y tienes calor …. pero vuelves a tener frío en una bajada prolongada… y rompes a sudar por una ladera a la solana… y te vuelves a helar cuando llegas al fondo del valle donde no llega el sol. Esto último nos ha ocurrido al llegar a la parte más baja de la Hoz del Buey. Como si entrásemos en una nevera...bajón de la temperatura que enseguida hemos olvidado con el “cuestón”  que hay que subir (con todo el “hierro” metido) hasta llegar a El Azagadero, la parte más elevada desde la que “caer” a la Hoz de San Miguel.

Tras un tramo de senda pedregosa y “juguetona”, en la que hay que ir con cuidado, toca parar a disfrutar de las vistas sobre la Hoz de San Miguel. Un espectáculo. A partir de aquí la cosa se complica y nosotros echamos pie a tierra porque la senda es muy empinada y difícil. Gente con más técnica, bicicleta más adecuada y que no le importe tanto darse un trastazo puede bajar y disfrutarla; pero nosotros, por prudencia, la hacemos pie a tierra. Y tan bien.

Abajo se llega a la ermita de San Miguel. Toda una curiosidad ya que está excavada en la roca en una localización inverosímil. Muy peculiar. Tras atravesar esta zona se empalma con un camino amplio (y muy poco atractivo porque atraviesa terrenos de labor sin apenas interés paisajístico) que lleva a La Melgosa y desde ahí pues…el peor tramo de la jornada. Unos kilómetros por carretera por la N-420 (Nacional de Teruel). ¡Qué manía le tengo a este tramo con coches pasando a gran velocidad al lado! También se puede optar por continuar por un camino que lleva hasta la zona de Termalia. Nosotros hemos seguido hasta el camino de la Estrella para terminar en la rotonda del agricultor, en la carretera de Alcázar.

Ah…y para terminar, una cuestión que siempre se me olvida: ¿Conocéis Oruxmaps?. Es una aplicación gratuita para el teléfono móvil que te permite grabar rutas, prepararlas, conocer tu posición,…muy completa. De esas aplicaciones tan buenas que, en muchos casos, sólo utilizamos un 5-10 por ciento de todo lo que ofrece. Y ya ofrece mucho. Una pasada.

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA: TRACK, MAPA,...)wink

13/11/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Vallejo de la Lobera, "delicatessen"

La segunda entrada de MTBlog está protagonizada por una ruta que es “canela en rama”: Mirador del Ceño-Vallejo de la Lobera. Entre otras cosas porque enlaza varios tramos que, por sí mismos, ya son una gozada. Para empezar el ascenso al Mirador del Ceño, sobre el valle de la Dehesa Cotillas; después la senda del Vallejo de la Lobera (una auténtica maravilla: revirada, buen firme, bonita,…), enlaza con el sendero del Arroyo de la Rambla y continúa por la senda que acompaña al Huécar por las Pozas hasta Palomera. Son cuatro recorridos que justifican una salida cada uno de ellos. Si empalmas los cuatro…, pues vuelves a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Comenzamos la ruta a las 8:30 desde San Antón, abrigados hasta las orejas (literal). Primeros kilómetros por carretera acompañados por la escarcha en la Hoz del Júcar y el tramo hasta Palomera. Charleta de rigor, repaso a los temas de actualidad…y tras atravesar el pueblo, primeras rampas hacia Los Perejiles por “autovía” y es que, tras al arreglo, así puede denominarse el estado del camino para una bicicleta de montaña. Una vez en Los Perejiles, desvío a la derecha por buen camino. En este caso con categoría de “carretera Nacional” hacia el Mirador del Ceño. A mitad de camino, más o menos, se atraviesa una preciosa zona de sabinas con las rocas aflorando a la superficie.

Ya en el Mirador del Ceño toca “almorzar” la barrita energética pensando a ver cuándo los fabricantes deciden implantar sabor a panceta o huevos con chorizo porque tal y como las hacen ahora, de cereales con no se qué,…son bastante tristes. Tras observar los buitres sobrevolando el Mirador arrancamos camino abajo atravesando la zona de Los Ceños, que no había recorrido hasta ahora. Una pasada. El camino discurre justo por debajo de unos impresionantes farallones rocosos.  La bajada es…incómoda, de esas que hay que ir con cuidado (a pesar de que el camino es ancho) porque hay mucha piedra suelta y la posibilidad de ir al suelo si vas lanzado es bastante elevada.

Tras alcanzar el fondo del valle, todavía queda una buena subida para coronar el alto e iniciar el Vallejo de la Lobera. Este es uno de los mejores trayectos que he recorrido en bici de montaña. Una pasada. Primero es un camino “de dos carriles” que se convierte después en una senda que discurre por lo más profundo del valle. Uno de esos trazados con buen firme y en los que puedes dejar correr la bici, revirado, sube-baja…una pasada. Y la zona, desde el punto de vista medioambiental, es espectacular. Muy recomendable para cualquier persona que le guste ir en bici por el monte. Como curiosidad, mencionar que por allí nos encontramos un cráneo de, al parecer, un corzo joven.

Tiene el aliciente ese trazado, además, de que empalma con el Arroyo de la Rambla y el Paso de los Carros, un “clásico” de esta zona. Por allí nos cruzamos, precisamente, con otros tres “bicicleteros”. Tras llegar al nacimiento del Huécar, continuamos hasta Palomera por el sendero de las Pozas paralelo al río acompañados por el crujido de las hojas que tapizaban la ruta. Y desde allí, un cómodo tramo de carretera hasta casa.   

Nos acompañó durante la jornada un día luminoso y despejado. Uno de esos días que antes se denominaba un “buen día” pero que ahora, sin una nube en el cielo, ya no merecen ese calificativo porque significa que no hay lluvias en el horizonte.

 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA)

Resulta recomendable, para poder apreciar los caminos y sendas, visualizar el mapa del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y no el de satélite que aparece por defecto.  Para ello, pinchad en "Otros mapas" y seleccionar "Mapa ráster (IGN)". 

06/11/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Barranco de Santa María, un lujo otoñal

Inauguramos las rutas de MTBlog con el Barranco de Santa María, cerca de Villalba de la Sierra. Sin ninguna razón especial. Podía ser esta como cualquier otra. Pero este es un recorrido bastante completo. En total han salido 69 kilómetros. Eso sí, bastante llevaderos porque, para agilizar, hemos hecho un buen número por carretera.

A las 8:30 del domingo hemos arrancado de San Antón y podemos decir que “queda inaugurado el otoño” porque hacía bastante “fresquete”. Unos 5,5 grados a primera hora de la mañana. Así que ya ha tocado ponerse el culotte largo, chaqueta, braga al cuello, guantes más gruesos…todo ese ritual invernal. Manolo y Javier, compañeros habituales de las rutas domingueras, han completado el grupo. Como suele ocurrir, la ruta la hemos decidido allí mismo, sobre la marcha. Planificación cero. Según esté el día o las circunstancias de cada uno….así decidimos. Y funciona.

Tras enfilar la Hoz del Júcar hemos ido por carretera hasta la Ciudad Encantada por Valdecabras  para llegar a nuestro destino. Por cierto, el pueblo está precioso con los colores otoñales y tanto la Hoz como las vistas que tenemos durante la subida del puerto son espectaculares. Para ir pasando los kilómetros pues un poco de charleta: no ha faltado el repaso a la jornada futbolística, un poco de Cataluña y Puigdemont …y todo ello aderezado con unas risas, cómo no.  Ha resultado curioso observar, a principios del mes de noviembre, bastantes orugas procesionarias por el suelo. Un hecho bastante inusual más propio de fechas primaverales y que puede estar relacionado con las elevadas temperaturas “padecidas” hasta el mes de octubre. 

Ya en el punto más alto del recorrido antes de llegar a la Ciudad Encantada, a unos 1.400 metros, un frío del carajo y en la explanada de la entrada, el “almuerzo”. Por llamar de alguna forma a comer una barrita de cereales con un poco de agua del bidón. Ah…y esta vez, todo un lujo: meadilla en unos aseos públicos hechos y derechos, no en el campo (sí señor).

Siguiendo la carretera hacia el cruce situado sobre el Ventano del Diablo, pocos kilómetros más adelante, aparece el desvío hacia la izquierda. Se aprecia bastante bien. A partir de ese punto dejamos el asfalto y comenzamos el descenso hasta, prácticamente, Villalba de la Sierra donde cogeremos el Camino del Agua de vuelta a Cuenca. La verdad es que la ruta debería denominarse de los Barrancos de la Casilla y de Santa María porque se atraviesan ambos. Primero el de la Casilla bastante ancho y muy agradable por el firme, tierra compactada en la que da gusto rodar. Luego hay que estar atento porque hay que dejar el camino principal y desviarse a la derecha. Ahí nos despistamos Javier y yo y tuvimos que volver unos cientos de metros tras nuestros pasos. (Si alguna vez organizan un Campeonato de Desorientación, me apunto). En el track se aprecia perfectamente el “despiste”. Menos mal que tenemos a Manolo que tiene la orientación por los tres que si no…

Posteriormente, la bajada se va estrechando,  complicando...hasta el punto de echar pie a tierra porque en determinados momentos el trazado discurre por el cauce de un arroyo con piedras de considerables dimensiones. Pero, salvo estos momentos puntuales, se puede circular con total normalidad. Los barrancos, un lujazo.  Van paralelos al Océñigo y son…una maravilla natural. Como tantos otros de la Serranía de Cuenca. La vegetación de ribera con sus tonos ocres y amarillos aportan un matiz espectacular acompañado por el verde de los pinos y los diferentes tonos de grises de los farallones calizos. El barranco se va cerrando progresivamente y llega un momento que da la impresión de que ha anochecido por la escasa luminosidad que llega a un suelo que, debido a la umbría prolongada, retiene gran cantidad de humedad. Allí encontramos un acebo con sus característicos frutos rojos. Se trata de una ruta que ganará mucho en primavera con agua corriendo por el arroyo, barranco abajo.

Llegados al final del barranco te quedas con cierta pena de que no sea más largo porque, claro, la bajada es rápida y se hace corta. Desde este punto cogemos el Camino del Agua para casita poco a poco y disfrutando del paisaje de la ribera en el Júcar. Una vez más pasamos por el puente del Chantre lamentando, de nuevo, su situación como muestra de muchas cosas…y no precisamente positivas. Hasta llegar a destino, otro poco de charleta con el nuevo proyecto se ascensores para el Casco Antiguo, entre otros temas, para cruzarnos poco antes del puente de Valdecabras con una caravana de unos quince vehículos de una Concentración de Coches del modelo …¡Ford Mondeo!. ¿Curioso no? Quizás de Ford Mustang, Porsche Carrera, Mini, Seiscientos,…pero ¿mondeos?.

Pues así llegamos, sobre las 13:00 horas, a la ciudad con una buena tunda en las piernas que se me hizo más cuesta arriba porque, tras comprar el pan para la comida familiar (procedimiento habitual que no tiene nada que ver con el rendimiento deportivo), me tocó recorrer los últimos cinco kilómetros aproximadamente con un fuerte viento de cara que, después de sesenta kilómetros, no es precisamente lo que más apetece. Eso sí; luego una ducha, seguida de una cervecita con su aperitivo…

 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A TODA LA INFORMACIÓN TÉCNICA SOBRE LA RUTA) 

Resulta recomendable, para poder apreciar los caminos y sendas, visualizar el mapa del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y no el de satélite que aparece por defecto.  Para ello, pinchad en "Otros mapas" y seleccionar "Mapa ráster (IGN)". Es mucho más descriptivo.wink

 


 

 

 

31/10/2017 MTBlog
Aitor Anguiano
Aitor Anguiano
Una nueva ruta

Aquí empieza una nueva ruta. Será una ruta centrada en la bicicleta de montaña…pero no desde un punto de vista competitivo sino que el principal objetivo será divulgativo. Esta iniciativa arranca con la voluntad de poner en común experiencias, sensaciones, emociones. MTBlog nace con el deseo de transmitir el bienestar y la satisfacción que produce rodar en bici por el monte, unas veces en solitario y otras con amigos (mejor). Y, además, dar a conocer el impresionante patrimonio natural que atesora la provincia de Cuenca. En concreto, los alrededores de la capital, que es la zona que más frecuento. Es alucinante comprobar la belleza que nos ofrece la Serranía de Cuenca apenas a unos pasos de nuestras casas.

Esta ruta va de bici pero no sólo de bicis. La bicicleta pretender ser un medio de transporte por el que circular a través de la cultura, el patrimonio, la flora, la fauna, los recuerdos… Quedarnos sólo en lo meramente deportivo sería una pena porque nos perderíamos muchos otros elementos que merecen la pena ser vividos y sentidos. Por eso, no encontraréis aquí rutas de excesiva complejidad técnica o física. No veréis alardes de kilometrajes ni pendientes desmesuradas. Esto es otra cosa. Aquí tienen su hueco, principalmente, todos aquellos que tomamos la bicicleta de montaña con ánimo recreativo, no competitivo. Además, uno tiene una edad y…tonterías las justas. Las subidas, poco a poco; las bajadas, con prudencia y siempre esperando a la gente que viene por detrás: en un cruce de caminos, al final de una subida… Ese es el espíritu. ¿Lo entendéis, verdad?

Ah…y un aviso que ya os podéis imaginar. Esta ruta no requiere cuantiosas inversiones económicas en material. Aquí tenemos nuestro hueco la inmensa mayoría de aficionados que aprovechamos las ofertas de las tiendas de nuestra ciudad, rastreamos setenta veces internet para encontrar el mejor precio, aprovechamos el mercado de segunda mano, llevamos el mismo maillot o culotte desde hace cinco años porque “me ha salido bueno”…¿Os suena? ¿A que sí?

Pues de eso se trata. De poner en común todas esas experiencias que a muchos y muchas nos satisfacen, nos ayudan y nos enriquecen. Intentaré que sea lo más completa posible y subir vídeos, fotografías, rutas en formato gpx que podáis descargar, enlaces…Muchas de las rutas seguramente las habréis realizado pero seguro que hay mucha gente, como me ha pasado a mí anteriormente, a la que le viene bien conocer nuevos recorridos. Si este blog sirve para ayudar a alguien, objetivo cumplido.

Mostrando 13 resultados.
Resultados por página 75
de 1