08/04/2017

Y el Nazareno se volvió

( Al nazareno que se fue. Y sigue desfilando).


Ya se dirige roto el Nazareno
camino de la salvadora Muerte,
olas de horquillas contra el frío suelo
en  un mar morado de penitentes
alzan al Jesús en piadoso rezo
hombros doloridos aunque  silentes.

Es el mismo camino, y siempre eterno
de una Pasión en las calles conquenses,
otro año, -tan corto como un sueño-,
y un desfile que siempre es diferente;
hasta el Júcar calla, todo es respeto,
cuando el Señor está cruzando el puente.

Abandonado y roto va el Maestro:
¿dónde están los que se decían fieles
que nunca le dejarían?. Y Pedro
quien negó conocerle por tres veces.
Las ausencias son el peor tormento,
las ofensas que al Dios-Hombre le duelen.

De repente, el ritmo se hace lento,
las andas no marchan, tan sólo mecen;
y en  extraño y mágico movimiento
por razón que sólo el corazón siente,
vuelven los banceros al Nazareno
a una, sin que  nadie se lo ordene.

Mira el Jesús a la puerta del templo
a quienes sin estar, no son ausentes;
hermanos vestidos de nazarenos
que se fueron, aunque siguen presentes:
" Seguidme, les dice, y dadme consuelo.
Marcharéis a mi lado. Para siempre".
 

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies