07/09/2015

Y, digo yo: ¿El Alfar de Pedro Mercedes, cuándo?

No es la primera vez, pero sí espero que sea la última el motivo de mi queja y pesar, comprobando cómo se consume y deteriora el único alfar en España, que interrumpidamente solo se dedicó desde el siglo XV, a la menesterosa artesanía divina alfarera, pues fue con barro con que Dios jugueteo para hacer al Hombre.

La arcilla abunda por nuestros cercanos cerrales, no es de extrañar la dedicación a este oficio del torno y la pellá.

De Ollerías, bautizose un barrio en San Antón, debido a los repartidos talleres donde se le daba geometrías de cacharros domésticos al pegajoso y rojizo barro, no olvidando objetos ornamentales, murales de catalogada firma o el icono totémico conquense el Torico Ibérico.

Añado cantaros, redomas, botijería, barreños, tinajas… ustedes sigan añadiendo objetos a la lista.

Quedan por suerte y divina decisión aún en la ciudad ceramistas de alto standing, con esperanza y deseo de no olvidar, cito  Adrián y su hijo Rubén, Hernansaiz, Tomas Bux, Luisete Castillo de larga herencia alfarera de los Castillos, que día a día engrandece con sus cerámicas a la saga familiar.

Todos ellos  han derivado al cotizado arte de la cerámica en donde cosechan trofeos triunfo y reconocimiento total y popular.

Pero el viejo Alfar de D Pedro Mercedes, se hunde derrotado por inercia o gilipollez gubernamentales, que van pasándose la patata caliente de organismo a organismo, de comisión a comisión, que burlan la vaquilla de Berlanga con un "no es competencia nuestra".

Fuera en año 2006 al  poco de morir Don Pedro Mercedes, sosias de San Pedro Apóstol, cuando regidores, corregidores y aguaciles y demás varas municipales, prometieron, juraron y perjuraron, que tal reconocimiento y recuperación del alfar sería realizada en menos tiempo, que se persigna un fraile loco.

Oigan, señores lectores, que me emocione recordando al incansable asnillo en vuelta tras vueltas tirando de rulo de eras para pulverizar la arcilla. A Pedro con el mandil de cuero sucio de barreras dando vueltas al torno con sus pies, estirando con su magia y arte a la pella arcillosa.

Que se iba a dedicar a esto aquello:

Círculo Social para la barriada. Sala de Exposiciones de artistas conquenses. Posada momentánea  para artistas de paso por la ciudad.  Fonda o mesón del buen yantar conquense… Y porque, no sede de la RECA, pues espacio para aulario y salón de acto, biblioteca existe.

Todo iba, así se anunciaba y yo lo creí, por buen  camino, después mutis por el foro.

Poco o nada se ha podido tratar. Consisto-rios posteriores.  Se justifican con la crisis puñetera, que nos asola, que las arcas del Municipio tienen más telarañas, que el dormitorio de Drácula.

Y pasan y pasan los días, a la familia les crece el desencanto y a mí, se me parte el corazón, viendo su derrumbe, como se saja el barro de los magníficos murales en sus paredes de Mercedes. Y al final solo sea un sucio almialgüero donde todos los perros se mean. Por desgracia nadie puede  hacer una oferta, que pueda rechazarse, ni hay poderoso padrino, que lo proteja.

Ojala se pueda rebabar de algún presupuesto o cualquiera de las pocas entidades financieras existentes con obra social coja al toro por  los cuernos. Y el ALFAR de Don PPEDRO MERCEDES, sea realidad y obligado lugar de visita turística de Cuenca.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus