04/11/2017
Balonmano

Xavi Castro y Dutra ajustician al Bidasoa para mantener al Ciudad Encantada en la zona noble (30-23)

Descomunal actuación del catalán y del brasileño, que hizo diez goles, ante un rival rocoso que se desinfló en la segunda mitad

Ciudad Encantada vs Bidasoa

El Liberbank Ciudad Encantada visitará la próxima jornada el Palau Blaugrana como tercer clasificado de la Liga Asobal tras sumar la cabellera del Bidasoa Irún a su listado de víctimas de la temporada 2017/18. Los de Gipuzkoa cayeron por un marcador de 30-23 en el Coliseo del Júcar y aunque lucharon con bravura poco pudieron hacer ante la voracidad de la Bestia Dutra y la alquimia de Xavi Castro. Un guerrero y un mago, una pareja que lo mismo te vale para pasarte la recreativa del Dungeons and Dragons que para ganar un partido de balonmano.

El público de El Sargal todavía no había tenido la oportunidad de ver al mejor Dutra. Ahora ya saben que cuando está desatado es como ver a un huracán arrasando ciudades y que el apelativo de La Bestia le viene como anillo al dedo. También se le puede llamar Godzilla si se recurre a símiles clásicos y Demogorgon si se utilizan referentes más recientes como Stranger Things. Pero el mejor nombre para describir su brazo es el de Cañoncito, por lo rápido que carga y lo fuerte que dispara. Diez goles hizo el brasileño, que dejó la sensación de que su poder de devastación puede ser incluso mayor.

El que ya no es una sorpresa para la parroquia de El Sargal es Xavi Castro. Las extraordinarias cifras goleadoras de su compañero no pueden ensombrecer la exhibición de juego del central catalán, un ‘playmaker' como hacía mucho tiempo que no se veía en esta tierra. Castro es una bendición para sus compañeros por todo el juego que reparte. Doldán se tendría que plantear pedirle matrimonio por todo el cariño que le está dando este año. Pero es que además el central sabe también tomar la responsabilidad goleadora cuando es necesario. Ante el Bidasoa apareció cuando el equipo peor lo estaba pasando y después se dedicó a divertirse con pases de espalda, amagos, fintas… El partido de Castro no es para ponérselo en vídeo, es para llevarlo a una partitura y convertirlo en sinfonía.

La exhibición de Dutra y Castro permitió el claro resultado final pero el camino no fue tan fácil como dice el electrónico. El Ciudad Encantada tenía la importante baja de Colo Vainstein y eso hizo que a los de Lidio Jiménez les costara más de lo habitual coger el pulso defensivo. Por su parte, el Bidasoa salió como se esperaba, con mucha intensidad. Los guipuzcoanos lo fían también todo a un 6-0 con torres como Popovic, Redondo, Beltza, Muiña. Con estos jugadores plantas cara tanto en El Sargal como en la batalla de Falkirk. En ataque, ante la ausencia de Nonó, los irundarras fiaban su suerte a la anarquía de Leo Renaud y a Rodrigo Salinas. Es decir, a la ruleta rusa. La presencia del segundo en el partido fue testimonial pero el francés, con ganas de lucirse ante su exequipo, sí que cuajó una buena primera mitad en tareas ofensivas.

El partido transcurrió igualado hasta los últimos diez minutos de la primera mitad, cuando se produjo la eclosión de Xavi Castro. En unos minutos de furia firmó tres goles y dos asistencias, una de ellas de espaldas, para conseguir que el Ciudad Encantada se marchara en el marcador. Renaud aprovechó un exceso de relajación de los conquenses antes del descanso para evitar que la herida fuera todavía mayor. El partido se fue al vestuario con dos goles de ventaja para el Ciudad Encantada.

En la segunda mitad los de Lidio Jiménez se comportaron como un equipo grande y no se dejaron sorprender por los vascos. La defensa recuperó su mejor versión con un Thiago que se sacrificó en la retaguardia para que se luciera su compatriota Dutra en el ataque. Dutra no dejó de ajusticiar a un Ledo que apenas podía sentir en su flequillo el aire que levantaban esos indescifrables cañonazos, difíciles de ver para el ojo humano. Los de Irún, que acusaron el cansancio y la falta de ideas y de cierto de Borja Lancina, veían como el partido estaba finiquitado cuando entraba en los últimos diez minutos.

Sergio López contribuyó con sus contraataques afilados a rematar a los guipuzcoanos, que llegaron a ir perdiendo de nueve goles para delirio de un Sargal que vive de un tiempo a esta parte vive en un estado de fiesta permanente, como le ocurría a Chimo Bayo en los noventa. La próxima jornada los de Lidio visitarán el Palau, y lo harán como terceros y no como el modesto. Los azulgrana tendrán que tratarles de usted. Son pequeñas cosas insignificantes que se disfrutan, como la primera vez que enseñas el DNI en el supermercado para comprar alcohol.

Ficha técnica

Liberbank Ciudad Encantada (30): Dutra (10), Canyigueral (1), Colo Vainstein, Martin Doldan (5), Mendoza, Hugo López (1), Thiago Alves (1), Nolasco, Rafa López, Xavi Castro (4), Sergio López (6), Perovic (2), Kilian Garajonay, Francisco Javier Fernández, Leo Maciel, Anselmo Cano.

Bidasoa Irún (23): Iñaki Cavero (2), Jon Imanol (5), Crowley (2), Beltza, Nonó, Odriozola, Zubiria, Iker Serrano (1), Ledo, Muiña (1), Leo Renaud (6), Salinas (3), Popovic, Mikel Redondo, Borja Lancina (3).

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 5-4, 8-6, 11-8, 12-9, 14-12 (descanso). 15-12, 17-14, 20-16, 24-19, 28-21, 30-23 (final).

Árbitro: Dos exclusiones para el equipo local (Nolasco y Thiago) y una para el visitante (Leo Renaud).

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de Asobal, disputada en El Sargal ante unos 1.200 espectadores.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus