20/04/2019

Viernes Santo de Bach real y recreado

Volver al espacio Torner, "a uno de los rincones más maravillosos de la ciudad, siempre es un motivo de alegría"

Lina Tur-© Santiago Torralba-SMR

Los conciertos de Viernes Santo se han centrado exclusivamente en la figura del compositor alemán Johann Sebastian Bach, el pináculo de la música occidental y quizá una de las personas más importantes de la historia de la humanidad. Lo escuchado este día da para muchos debates y charlas, pero vayamos por partes.

VIOLÍN SOLO EN EL ESPACIO TORNER

Volver a uno de los rincones más maravillosos de la ciudad siempre un motivo de alegría. Cuando era la sala de conciertos más grande de Cuenca, nos educó a muchos en el placer de la gran música. Entre los innumerables recuerdos, siempre llevaré conmigo las dos excepcionales óperas de Wagner interpretadas: Parsifal en 1987 y Tannhauser en 1989. Todos los regresos a este espacio, hoy en día recuperado con la magia de Gustavo Torner, son especiales y nunca pueden dejar indiferente. Ayer el reto lo asumió la violinista ibicenca Lina Tur Bonet, una de las de mayor proyección del panorama nacional. Sorprende gratamente su extensísimo repertorio, que abarca sin problemas toda la música entre los siglos XVII y XXI. Sabe adaptarse a una técnica depuradísima y un excelente conocimiento de estilo en la interpretación historicista barroca y cambiar al periodo romántico o de las vanguardias del siglo pasado con un violín modernizado. Las dos obras de ayer eran diferentes en cuanto al carácter. La Partita nº3 en Mi mayor simboliza la luz y la luminosidad mientras que la Sonata nº2 en La menor muestra una visión resignada de la muerte. Lina Tur Bonet ofreció esa visión global de ambas partituras, luchando con una temperatura baja que afectó a la afinación de su violín barroco, lo que no le impidió que nos dejara numerosos momentos de enorme belleza, como el abrumador Andante de la Sonata.

LA PASIÓN SEGÚN SAN MARCOS. PURA ESPECULACIÓN

El 1 de abril de 1996, Lunes Santo, pudimos escuchar por primera vez en Cuenca una especulación sobre el texto creado por Picander (el libretista de J.S. Bach) para La Pasión según San Marcos. Ese día, el trabajo de restauración lo realizó Simon Heighes y la interpretación corrió a cargo de la Orquesta barroca europea, dirigida por Roy Goodman. Ayer, 23 años y 19 días después, el encargado de la restauración (basada en las anteriores) fue el mismo que dirigió la representación: Andoni Sierra.

Voy a cambiar el orden de mi crítica. Comenzaré por la interpretación para después intentar juzgar la obra. El Conductus Ensemble y su director Andoni Sierra fue la gran sorpresa de la pasada edición de las SMR. Nos regalaron una Missa en Si de Bach absolutamente prodigiosa, de auténtica referencia. Creo que nos deben visitar muchísimos años y desde aquí propongo al director de las SMR que retornen de forma habitual, porque todo lo que he escuchado de ellos está a la altura de los mejores grupos internacionales y cuando encontramos un tesoro español como este, tenemos la obligación de aprovecharlo. Ayer volvió a suceder, la orquesta barroca sonó tan nítida como plástica, sus fraseos fueron tan perfectos como preciosistas y el coro fue cautivador y deslumbrante, desentrañándonos todos los entresijos de la dificultad bachiana.

Pero quisiera terminar esta crítica exponiendo mi duda ante estos retos musicológicos. No existe la música de esta Pasión. Bach utilizó la parodia para adaptar músicas preexistentes al nuevo libreto. Nada nuevo, pues esa era su forma de trabajar ante la ingente carga laboral y el poco tiempo disponible. El problema es que esa música adaptada no se ha encontrado y todo lo demás es especular sin que yo entienda especialmente el porqué. Gran parte de la Pasión según San Marcos está en la formidable Cantata BWV 198, que por cuestiones de rítmica y por la proximidad de su composición se considera la más apropiada para acoplar el nuevo texto. Y yo me pregunto ¿Por qué no programamos directamente las Cantatas Fúnebres de Bach, que están perfectamente escritas? Nunca habrá suficientes Semanas de Música Religiosa de Cuenca que abarquen toda la obra religiosa del Kantor de Leipzig, por lo que no entenderé por qué hemos utilizado dos ediciones para poner en escena una elucubración.

En todo caso, el concierto fue un Bach maravilloso interpretado de forma sobresaliente.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus