15/05/2018
Cultura y Vida

Viaje por la Cuenca mágica con Javier Sierra

El vigente ganador del Premio Planeta, que este miércoles comparte un encuentro con los lectores en Segóbriga, ha dedicado atención en libros y medios a los secretos de la historia, el arte y las leyendas conquenses

Javier Sierra. Foto: Arduino Vannucchi

Si hay un premio en España que cuente con el favor del público es el Planeta. Su ganador más reciente, Javier Sierra, mantendrá este miércoles a las 18 horas un encuentro con los lectores en Segóbriga dentro de los actos de la Feria del Libro 'Cuenca Lee'. El autor de 'El fuego invisible' hará un recorrido divulgativo por los rincones y secretos de la antigua ciudad romana.

El firmante de superventas como "La Cena Secreta" no es bisoño en la empresa de adentrarse en los misterios conquenses, un tema recurrente en sus textos e intervenciones en los medios de comunicación. Tampoco es inédita su presencia en una feria en la que ya estuvo en 2013, en este caso en la capital y para presentar "El misterio del Prado".

Esa vinculación con Cuenca quizá tenga que ver con su condición de turolense (nació en 1971 en la Ciudad del Torico) y en las cercanías geográficas y demográficas de las dos provincias cosidas por el pespunte del Sistema Ibérico. El 6 de mayo, con motivo de la masiva movilización que clamó que "Teruel Existe" en las calles de Zaragoza, reivindicaba en su archiseguida cuenta de Twitter que la "cultura debe fluir en todos los territorios" y avanzaba que él pondría su granito de arena en las próximas fechas participando en sendos eventos culturales en Soria (11 de mayo), Teruel (13) y Cuenca (16). "No nos rendiremos", sentenciaba sintetizando en unos caracteres la reivindicación de la España vacía.

 

Este es un recorrido por sus aproximaciones al arte y las leyendas conquenses, a sus mitos y curiosidades. Un viaje por las páginas y minutos de radio y televisión que ha dedicado a desentrañar los arcanos de Cuenca.

 

LA LUZ DE LA CONQUISTA

Javier Sierra decidió inaugurar 'Otros mundos", la serie que dirigió y presentó en el canal #0 de Movistar Plus, con un capítulo dedicado a la Conquista de Cuenca con el título de "La luz de la batalla". Las brillantes referencias que aparecieron en el cielo guiando a Alfonso VIII y ayudándole a ganar la ciudad para la Cristiandad y Castilla en 1177 son el argumento de ese espacio que alterna recursos del documental y de la ficción. La Catedral es uno de los rincones que se muestran en las cámaras. Allí mantiene una conversación con el escritor Juan Eslava Galán, que precisamente es otro de los reclamos de 'Cuenca Lee': ofrecerá una charla el jueves 17 en el Centro Cultural Aguirre a partir de las 19:30 horas.

 

LA IDENTIDAD DE MARTÍN ALHAJA

En su labor divulgativa, Sierra también ha relatado en más de una ocasión cómo la leyenda de la conquista de Cuenca otorga un protagonismo especial a un pastor, Martín Alhaja, que ayudó a las tropas cristianas de Alfonso VIII a esquivar la vigilancia musulmana y adentrarse en la ciudad por el punto más débil, identificada con la Puerta de San Juan. Una narración que tiene varias versiones y cuyo personaje principal también aparece en las relacionadas con la Batalla de las Navas de Tolosa. Este mismo martes, Sierra contaba en el programa 'Herrera en COPE, del que es colaborador, cómo el rey niño de la barba florida identificó al ganadero con San Isidro al contemplar los restos del santo labrador en la madrileña iglesia de San Andrés.

EL GRIAL DE CUENCA

El simbolismo del escudo de Cuenca, con el Grial y la Estrella como elementos centrales, es otro de los asuntos que abordó en 'La luz de la batalla'. Ya en marzo de 2013 el escritor aragonés apuntaba su interés por el blasón de la copa tras una visita privada a Cuenca de la que daba cuenta en las redes sociales con un misterioso "Sigue la búsqueda". El sagrado cuenco es precisamente el tema del libro con el que conquistó el Planeta si bien en la novela no hay referencias a los indicios griálicos conquenses y se centra en la tradición del Santo Cáliz que, vía el Pirineo oscense, llegó a Valencia.

 

 

El OVNI DE LA CATEDRAL

Javier Sierra publicó en 1997 junto a Jesús Callejo 'La España extraña', un libro que ha sido bautizado como 'La Guía Michelín' patria del asombro y el misterio. En sus páginas habla del OVNI "que se deja ver en la parte superior del retablo dedicado a santa Bárbara en la Catedral de Cuenca".  Hacen referencia a la obra de mediados del siglo XVI del maestro Martín Gómez El Viejo en la que se representa "un objeto discoidal, surcado longitudinalmente por una serie de estrías casi a modo de 'ventanillas', y bajo las cuales se adivinan varios poderosos haces de luz que parten del objeto". En el trabajo ambos estudiosos se preguntan qué inspiró al renacentista artista conquense para pintar ese objeto volante no identificado.

LA VIRGEN DE LA LUZ

Sierra y Callejo también dedican su atención a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Luz. Destacan que es una virgen negra, una iconografía siempre asociada al misterio y a cultos precristianos, y recuerdan que según la memoria popular local se apareció vestida como luminaria celeste a Alfonso VIII en los previos a la batalla definitiva que pondría fin al cerco de Cuenca. También relacionan la advocación mariana que se venera en el templo ribereño del río Júcar con otras leyendas españolas de candiles y cirios cuyas luces no se extinguen y se mantienen incandescentes desafiando a las leyes de la naturaleza.

EL LICENCIADO TORRALBA

El premio Planeta 2017, al igual que Miguel de Cervantes en 'El Quijote', Ramón de Campoamor y el marianero Raúl del Pozo en 'Ciudad levítica' , sucumbre a la fascinación por el licenciado Torralba. En 'España extraña' se narra la historia de este médico conquense del siglo XV que acabó en el Santo Oficio por sus tratos con un supuesto espíritu, Zequiel, un rubio joven que según las acusaciones le revelaba secretos de las hierbas y Estado y con el que se decía que voló a lomos de una caña y guiado por una nube de fuego de Valladolid a Roma para contemplar el saco de la ciudad eterna.

EL DÍPTICO DEL MUSEO-TESORO DE LA CATEDRAL

Un listado de museos "curiosos e insólitos de España" acompaña como anexo el volumen de 'La España extraña' que firman al alimón Callejo y Sierra. No falta el actual Museo-Tesoro de la Catedral (antiguo Museo Diocesano de Arte Sacro) del que destacan dos piezas: el díptico bizantino o relicario de los Déspotas de Epiro y el báculo de San Julián.

EL SANTO ROSTRO DE HONRUBIA Y LA SÁBANA SANTA DE CASTILLO DE GARCIMIÑOZ

Javier Sierra, junto a su colaborador Jesús Callejo, trazan una "ruta de las sábanas" por las Españas, que recorre reliquias y copias de éstas de los lienzos y pañuelos en los que según la tradición y la devoción habrían quedado impresos el cuerpo y el rostro de Jesucristo. Entre ellas mencionan la Santa Faz de Honrubia, en referencia al cuadro conocido en la localidad conquense como 'Santo Rostro'. Es creencia autóctona que en 1613 se apareció en un pequeño cuadro el Santo Rostro a la beata Ana María Rubio, que mediataba día y noche ante este cuadro sobre temas de la pasión. Ante este hecho milagroso se erigió en el siglo XVIII la ermita dedicada a esta figura, obra del arquitecto Jaime Bort, autor de las fachadas de la Catedral de Murcia y del Ayuntamiento de Cuenca.

En la ruta propuesta por estos escritores también figura la copia del Sudario de Turín que se encontraba en el Castillo de Garcimuñoz y que ahora se puede visitar en el Museo-Tesoro de la Catedral de Cuenca.

¿APARICIÓN MARIANA EN EL PICAZO?

Trinidad Collado era una niña de siete años cuando en la Nochevieja de 1943, ya habiendo atardecido, se perdió en el trayecto del horno de pan a su casa y, de repente como teleportada, apareció en un lugar desconocido. Un espacio con un gran resplandor de luz a pesar de las horas nocturnas de su extravío en el que distinguió una choza en la que se refugió. Allí pasó la noche sin sufrir los rigores del severo frío y completamente protegida. Allí distinguió una figura femenina "con un vestido azul y grande" que le habló y le conminó a que "saliera al sol". Al obedecerla y abandonar la choza la recogió un vecino, momento en el que volvió a sentir frío, y la llevó hasta el pueblo, donde fue reanimada y se comprobó que sus ropas estaban completamente secas a pesar de la nevada que había caído sobre este enclave en La Manchuela. A la niña le enseñaron varias imágenes marianas y terminó identificando a su misteriosa anfitriona con la Virgen del Rosario, patrona de la localidad.

Sierra y Callejo entrevistaron a mediados de la década de los 90 a una ya anciana Collado, que entonces vivía en Motilla del Palancar, recogiendo en el testimonio en primera persona de aquel extraño suceso. Un suceso que guardaba numerosos y llamativos paralelismos con otros sucedidos en Rojales (Alicante) en 1896 y Arroyo Sujayal (Albacete) en 1979.

EL VISITANTE DE HUÉLAMO

Curioso relato situado a finales del siglo XIX en lo temporal y en Huélamo geográfico. Así lo relata el libro dedicado a la España insólita. "Un tal Juan Manuel Merchante tuvo la desgracia de tropezarse con un «extranjero» que se dirigió a él rogándole le indicara cómo ir hasta La Serna. Juan Manuel, solícito, le acompañó a pie durante parte del camino hasta que, en un determinado momento, apreció que bajo el manto oscuro del «extranjero» saltaban unas chispas azuladas y verdosas. Como pudo, se las ingenió para darle esquinazo y salir corriendo hacia su casa".

El «extranjero, que advirtió la maniobra evasiva de su acompañante, inició una feroz persecución en la que ¡no tocaba el suelo con los pies! Pese a la velocidad de su perseguidor, Juan Manuel llegó a tiempo a la puerta de su casa, la cerró de un golpe, y aún tuvo tiempo de escuchar una voz gutural que le dijo: «De una y no mala te has librado, Juan Merchante». Ése es, justamente, el origen de ese dicho popular conquense. Una presencia sobrenatural que Sierra y Callejo relacionan, por sus similitudes, con otros episodios asociados a posibles presencias extraplanetarias. Con alienígenas o sin ellos, la memoria de aquel trance pervive en los dichos populares conquenses y en una carrera popular que cada año se celebra en la localidad serrana. 

NICOLÁS DE BIEDMA, EL OBISPO CON DIABILLOS EN UNA BOTELLA

El tándem Sierra y Callejo no se olvida en su heterodoxo ensayo de Nicolás de Biedma, nombrado obispo de Cuenca en 1378, del que se decía era dueño de"tres estrambóticos diablillos confinados en una botella". Se le atribuye un viaje por los aires hasta Roma, visita en la que el papa le entregó la reliquia de la Santa Faz que se venera en la Catedral de Jaén.

 

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus