07/10/2018
Polideportivo

Verónica Fernández, ganadora del I Torneo Solidario Jaque al Alzheimer

Lo recaudado en este torneo organizado por el club Cuenca en Jaque ha sido donado en su totalidad a la asociación AFYEDALCU

Jaque al Alzheimer

Hoy en día pocas personas desconocen lo que es el alzheimer, una enfermedad capaz de deteriorar la mente de un ser humano hasta hacer desaparecer su memoria y sus pensamientos. El problema principal es que no tiene un tratamiento que consiga eliminarlo, por lo que la mejor forma de combatirlo es intentar prevenirlo, ya que una vez que han aparecido unos síntomas claros ya no hay vuelta atrás. Y ahí es donde entra en juego el ajedrez que, como otras actividades que exigen un esfuerzo a nuestra mente, es un arma ideal para combatir la aparición del alzheimer y otras enfermedades degenerativas del cerebro: si nuestra mente está en forma estaremos mejorando nuestra salud en el presente y preparándola para un estado saludable en un futuro.

Conociendo la relación entre el ajedrez y la prevención del alzheimer, el Club de ajedrez Cuenca en jaque ha puesto en marcha un torneo que tiene un doble propósito: que los niños puedan competir en un nuevo torneo y que además tengan la oportunidad de ser solidarios y desarrollar la empatía hacía los problemas de los demás. Para ello el club ha donado todo lo recaudado con las inscripciones del torneo a la Asociación  conquense AFYEDALCU, la cual ayuda a los enfermos de alzheimer y presta ayuda psicológica a sus familiares, una labor tan importante como necesaria que merece todo el apoyo y el reconocimiento que se le pueda dar.

Verónica Fernández logra el triunfo en el torneo

 

Cuando las piezas empezaron a moverse, la competición pasó a un primer plano. Y en ese primer plano Verónica Fernández destacó por encima del resto, situándose líder en solitario en la tercera ronda  y dejando el triunfo sentenciado antes de la última partida a la que llegó con dos puntos de ventaja sobre el segundo clasificado. Por el camino fue venciendo a sus rivales más fuertes y lo hizo de forma convincente, con un juego superior y sin errores que le permitió sumar 6 puntos en las 6 primeras partidas. En la última, con el trabajo ya realizado, se relajó y cedió ante Carlos González, importante victoria que permitía a Carlos remontar puestos y finalizar en tercer lugar.

Ningún jugador consiguió seguir el ritmo impuesto por Verónica, formándose un amplio grupo que aspiraba al resto de premios. El grupo se fue reduciendo con el paso de las rondas, destacando el buen juego de Manuel Ortega y Jorge Orbaneja. El primero logró varias victorias de mérito y Jorge volvió a intentar una nueva remontada tras un mal comienzo, circunstancia que se suele repetir en cada torneo en que participa. Ambos cedieron ante Verónica, lo que dio emoción a la lucha por las medallas. Jorge y Manuel se enfrentaron en la última ronda, ganando el primero con claridad lo que le sirvió para finalizar en 2º lugar quedando Manuel relegado al 4º puesto, una vez más a las puertas de los premios.

Sin opciones de aspirar a las medallas se encontraron Samuel Sevilla, Adrián Cebrián y Rafael Santana. Los tres estuvieron bien, pero tuvieron un denominador común: desaprovecharon alguna posición ventajosa durante el torneo, lo que les impidió luchar por los primeros puestos en la última ronda. Algo similar le ocurrió a Saúl Murcia, que echó por tierra un par de posiciones muy ventajosas por precipitarse y no tomarse el tiempo necesario para analizar las posiciones, algo que proviene de su falta de experiencia.

Los resultados de un torneo siempre son relativos y están sujetos a interpretaciones. De este modo, Marcos Plaza, que estaba integrado dentro de la categoría de nivel inicial, finalizó en 8ª posición, aunque su actuación tal vez haya sido la más destacada de todos los participantes, logrando medio punto ante Pablo Luengo (que debería haber sido una victoria, la cual se dejó al ahogar a su rival en una posición ya decidida) y plantando cara a jugadores más experimentados que él. Para Marcos fue la medalla de oro de la categoría inicial, mientras la de plata fue a parar a manos de Luis Pradera, que venció con claridad a su rival directo, Rodrigo Santana. Rodrigo fue el tercero en discordia, aunque hay que reseñar que este era su primer torneo y, a diferencia del resto, de momento no asiste a clases de ajedrez.

De este modo se llegó al final de un torneo distinto, un torneo donde había en juego algo más importante que los premios: estar al lado de unas personas que están sufriendo una enfermedad terrible y de los que tratan de ayudarles. Desde el Club Cuenca en jaque se pretende volver a repetir la experiencia el año que viene, aunque intentando organizar un torneo de dimensiones mayores

.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus