18/09/2019

Un desfile mellado pero de sonrisa Profident

El cortejo inaugural de San Mateo sufrió la falta de 16 de las 44 peñas oficiales pero compensó las ausencias con mucho entusiasmo y la música y el charangueo más concentrados que nunca 

Fotos: L.C.

Un 36,3% de las peñas inscritas en el registro oficial no han participado este miércoles en el desfile con el que se inauguran oficialmente las fiestas de San Mateo. 16 de las 44 entidades 'se han hecho gorra' a esta primera gran cita, apuntalando una tendencia heredada de años anteriores y cuyas razones hay que buscarlas en una ecléctica mezcla de motivos. Seguro que influyen la tempranera hora de comienzo, la condición de día laborable de este 18 de septiembre y la disminución del tamaño medio de estas organizaciones, con miembros además cada vez más veteranos. Quizá también tenga que ver con la falta de incentivos económicos para los cumplidores -como los existentes hace lustros- y una cierta apatía que reclama imaginación para erradicarse.

Pero como dijo, más o menos, el profesor Aaron Levenstein "las estadísticas son como los bikinis, enseñan datos interesantes pero esconden lo esencial". Por muchas ausencias peñistas que hubiese, el desfile de este 2019 no ha aturdido con la mueca mellada del tripulante de una embarcación en la que ha hecho estragos el escorbuto sino que más bien ha lucido una sonrisa Profident de pose para las fotos del Instagram y del periódico.  Las peñas que sí que han participado en este desfile han sido las más numerosas y, más allá de guarismos, han desplegado un festival de cánticos, bailes y alegría suficiente para conquistar el mapa urbano conquense para la fiesta.

A las 15:40 horas, con unos diez minutos de retraso, partían los maromeros desde la Plaza de España y a las 16:20 alcanzaba la Mayor tras cubrir el itinerario por Calderón, Palafox, San Juan, Andrés de Cabrera y Alfonso VIII. La última de las peñas llegaba a tiempo del pregón de Luis Guijarro a los Arcos del Ayuntamiento, a las cinco menos un minuto.

Mucha música

Y con música, mucha música por metro cuadrado. Con las discomóviles y charangas más concentradas que nunca y entregadas a la causa con las energías intactas. Los de Alfonso Octavas ponían los pelos como escarpias  cuando conseguían que los cientos de participantes de Entoavía -que ha crecido exponencialmente este año en inscritos- cantasen al unísono 'Mi gran noche de Raphael. Fiestón también en otra de las agrupaciones más populosas, T'Ayudo, donde sus peñistas vestidos con camisetas de diferentes colores se movían al son de los valencianos de A Vorem desplegando todo un espectáculo audiovisual.

Desde Móstoles habían llegado los músicos de El Vicio, en pleno proceso de enconquensización gracias a los Enemigos del Agua, que de eso saben, de enconquensizar y de algún que otro vicio confensable. La peña de pañuelo de lunares portaba en su camión un guiño a su presidente, Armando Martorell, de cuyo pregón se cumple un década.

Con Tentados por El Vino tocaban Los Colgados y con La Peña Universitaria, El Copón Sostenido, que vestía uniformes de jugadores de fútbol americano y contaba con la compañía de unas animadoras que seguro que eran las más populares en el instituto americano -o college- de cualquier serie de adolescentes de los 90.

Eran los primeros de muchos ya que la peña se colaba en el club de las multitudinarias, del que también tiene carné ¿Dónde está la vaca. A pesar de su ya dilatada trayectoria -fue fundada en 1996- rezuma lozanía y salió al ataque con todo, incluyendo al cañonero del Balonmano Liberbank Cuenca Thiago Alves Ponciano. Se ha ganado a base de goles y sudor en la pista esas horas de asueto y desconexión. 

Mancomunadas para las corcheas, siempre bien avenidas como manda el espíritu de esta fraternal celebración, El Casquete Antiguo y Bisi Visyss tenían como banda sonora a 'Los de La Vaca' y, en el segundo de los casos, a un alto porcentaje de asiáticos conociendo bien a fondo las tradiciones carpetovetónicas.

Orden del Temple, peña en la que la presencia canina es un constante de su desfile, había contratado a los sanclementinos Wanaminos y Tendidos Ceros a Los Monigotes, también manchegos, pero de Campo de Criptana (Ciudad Real). Aterciopelao sonaban, y muy bien, con sus amigos de La Vacachorra.

Disfraces

Fue el desfile también propicio a los disfraces, a la parodia y al ingenio. El momento de demostrar las horas de tijeras y agujas, de sorprender y, ya de paso, aspirar al dinerete del premio de los concursos de disfraces que organizan algunas peñas. En Raspaná El Vacautizo se vio de todo, como mallas dejando poca anatomía a la imaginación y una vaca bien enmaromada antropomórfica. También quesitos y tragazbolas customizadas como tragazurras. En Chupazurras, otra asociación con certamen, toda la Feria: coches de choque, caballitos de carrusel y una sombrilla andante y gigante que vino muy bien porque, a pesar de las previsiones meteorológicas, se echó en falta la sombra. 

El Carnaval preotoñal dejó otras estampas de lo más variado. Permitió ver por las calles de Cuenca a Freddy Mercury, unos conseguidos Picapiedra por partida doble (ojo que hasta con troncomóvil con ITV pasada), ranas,comecocos, gánster, bailarinas, gnomos, soldados, los malos de Pokémon, buceadores, y Teletubbies. Piratas en A Cascoporro y superhéroes en La Vaca Grillá.

Mucha tele, mucho cómic y mucho vídeojuego. Mucha cultura pop, en definitiva, y pocos símbolos autóctonos, aunque para eso no fallan Los Atávicos, los del camión de bomberos, con sus sempiternas banderas de Cuenca. Ni Los de La Fuente de los Canónigos, con su sucedáneo de vaca hecho a base de maromas.

Lazo rosa

El estandarte de Las Vacas Colgadas llevaba anidado un lazo rosa, en recuerdo y homenaje a una compañera que había padecido un cáncer y, afortunadamente, ya estaba recuperada. Porque San Mateo también va de eso, de amistades que no se degradan con los años, de momentos divertidos para resarcirse de los muchos malos que ya nos da el calendario. Por eso hay peñas incombustibles que a pesar del pequeño formato y de las obligaciones familiares no faltan a este cortejo, aunque lo suyo ya no sea dar botes sino pasos más contenidos o llevar de la mano a los niños. Como El Canto (fundada en este 2019 y que se estrenaban en estas lides), Paco Gorzas, Última Hora y Sociedad Alcohólica, entre otras.

Aportaron sus buenas risas al desfile también San Ateo, Los Pies Redondos, Patrimonio y BO-2, con pancarta en versión mini pero todo el compromiso mateo intacto aunque quedasen lejos los tiempos en los que se contaban por cientos.

Entonces y ahora no faltan los ritos que pueden ser discutibles, pero ahí están, repitiéndose a prueba de generaciones. Las demandas de agua a las ventanas satisfechas de vez en cuando, los cánticos pseudoreligiosos y algunas otras performances para entretener a un público que se concentró especialmente en los tramos inicial y final del desfile y en ese enclave estratégico de la Audiencia. 

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL DESFILE

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus