19/11/2017
Castilla-La Mancha

Toledo, tierra de lagunas

El Complejo Lagunar de VillaFranca, los Montes de Toledo y la Garganta de las Lanchas cautivan al turista que busca naturaleza en la provincia toledana 

Ademas del rico patrimonio histórico y artístico que tiene Toledo, no menos importante es el natural. Comparte con la provincia de Ciudad Real el Parque Nacional de Cabañeros. Un lugar cuya formación destacada son las rañas, formaciones sedimentarias arcillosas y que generan un paisaje de plataformas elevadas con una ligera pendiente. A lo largo de las 40.000 hectáreas que abarca el parque que tiene sierras y macizos. Cabañeros tiene una gran abundancia botánica y de su fauna destaca el buitre negro, el águila imperial, la cigüela negra y se pueden ver corzos, ciervos y jabalíes, entre otros animales.

El parque tiene una buena señalización y se puede visitar por libre, también existe la posibilidad de hacer con guías para lo que hay que hacer una reserva previa. Asimismo se puede ver con todoterrenos también con una reserva previa. Hay varios centros de interpretación en las inmediaciones y una buena oferta de actividades de multiaventura.

Esta zona de los Montes de Toledo es óptima para disfrutar de espacios abiertos en los que la naturaleza deja a la vista encinas, brezos, alcornoques y romeros, madroños, entre otros. En cuanto a animales es fácil avistar jabalíes, ciervos, buitres leonados, corzos y águilas imperiales también viven aquí. Los Montes de Toledo son una cordillera que separan la cuenca del Tajo y del Guadiana. Es una zona en la que durante los meses de otoño el viajero puede dedicarse a la micología, ya que es un paraje propicio para ello.

El Complejo formado por las lagunas de El Longar, Altillo Grande y Altillo Chica comprende un total de 400 hectáreas y son parajes ideales para recorrer caminando. Se pueden ver durante el paseo aves acuáticas que pueblan el lugar y hay paneles explicativos y un observatorio. También se pueden usar para el baño e incluso hay quienes hacen windsurf en El Longar.

Buen lugar para pasear y disfrutar de la naturaleza es la Laguna de los Carros, que se forma por la desembocadura del río Cigüela y donde se disfruta de especies halófitas, plantas que crecen en áreas afectadas por salinidad, y de grandes extensiones de albardín, que es una planta parecida al esparto. 

La Laguna de Tirez tiene la peculiaridad de que desde el siglo XII se sacaba de sus aguas salitre para fabricar pólvora y actualmente, expulsa sal a la superficie en temporadas secas, un proceso que termina cuando vuelve a haber precipitaciones. Y la Laguna de Peñahueca destaca por sus colores propiciados por la variedad de cultivos que hay en su entorno. Entre sus aguas emergen pequeñas islas y también el agua tiene una buena gama cromática. En este paraje hay flamencos que caminan por las praderas de juncos.

La impresionante paraje de la Garganta de las Lanchas es un espacio protegido dentro de la Sierra de Sevilleja en Robledo del Mazo. Este lugar conserva, entre otras cosas, bosques de laurisilva que poblaron la península hace 300 millones de años. Durante el recorrido se ven varios saltos de agua y en cuanto a la fauna es posible apreciar especies muy curiosas como loros, el tritón ibérico, el lagarto verdinegro, el águila real, el galápago leproso. Es bueno saber que para controlar el número de visitantes y al ser considerada una microrreserva protegida, las visitas se realizarán con guías especializados del Ayuntamiento (Guías-Guardas Microrreserva 925456701).

Ciudad de Vascos, la Vía Verde de la Jara, Guadalupe, Oropesa y Puente del Arzobispo entre otros muchos lugares de la provincia de Toledo pueden ser visitados en rutas organizadas de senderismo, bicicleta, Land Rover Antiguos o a Caballo a través de empresas dedicadas a esto. Además, se puede hacer piragüismo en el río Tajo, tiro con arco y rutas a caballo.

Otra zona para practicar este tipo de deportes es en Almorox, donde se pueden hacer estas actividades a través de empresas dedicadas a este tipo de ocio. Este municipio pertenece a la comarca de Torrijos, donde también es frecuente que la gente practique la caza y la pesca.

Dentro de los regalos naturales que ofrece la provincia de Toledo se puede visitar el Complejo Lagunar de Villafranca de los Caballeros, formado por la Laguna Grande y la Laguna Chica. La primera se utiliza como lugar de recreo, ya que se destina a baños y para aprovechar sus aguas medicinales, bien conocidas por la gente de la zona desde hace siglos, cuando las usaban para aliviar los dolores reumáticos y artríticos, así como contra las afecciones cutáneas.

Por su parte, la segunda y de menor tamaño es buena para ver aves, sobre todo acuáticas, ya que además, es uno de los humedales de mayor importancia de Toledo. Dependiendo de la época del año se suman también en este lugar especies migratorias como la malvasía cabeciblanca y la grulla común. Este lugar tiene la característica de que sus lagunas tienen carácter de aguas permanentes, un hecho que imprime singularidad a la zona.

Respecto a la actividad piscícola, la Laguna Grande ha experimentado alguna vez sueltas de carpas y en la actualidad hay dos puestos de pesca a lo largo de su perímetro. Sin embargo, la Laguna Chica está considerada vedado de pesca. Según la actual Orden de Vedas, se prohíbe la pesca del cangrejo rojo en las lagunas.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus