18/01/2020
Tarancón

Tarancón bendice y vende cerca de 3.700 panecillos por la festividad de San Antón

Las parroquias también han acogido la tradicional bendición de animales

Del refrán de "hasta San Antón, Pascuas son" a la popular canción de "San Antón hacía gachas, convidaba a las muchachas..." es la primera fiesta popular y tradicional en el calendario cristiano católico, que sigue manteniéndose con el paso del tiempo, a pesar de que como es lógico también ha evolucionado.

Una fiesta que, en Tarancón, era tan popular y celebrada, contaba con su propia Ermita y una de las calles más transitadas se sigue conociendo como la calle San Antón (actualmente Melchor Cano) porque en la misma  estaba ubicada la ermita.  La importancia de la fiesta venía marcada por la importancia de los animales para el trabajo cotidiano, tanto agrícola como urbano para el reparto de productos. Con la mecanización del campo, principalmente, fue perdiendo importancia, pero se ha ido mantienendo con sus populares panecillos. Piezas de menor tamaño que se siguen vendiendo tras la bendición en las parroquias y la bendición de animales, en la puerta de los templos.

En este final de la década, ambas parroquias han celebrado este viernes la Eucaristía por la mañana oficiada por los párrocos titulares, al finalizar la misma, bendición de los populares "panecillos" depositados ante el Altar Mayor y la venta en la propia Parroquia al módico y simbólico precio de 0,50 céntimos.

En la Parroquia Nuestra Sra de la Asunción, según el párroco, han sido unos 3000 piezas las vendidas y la de San Víctor y Santa Corona, unos 700. Estas piezas se elaboran en las panaderías locales (Cristina, Rodrigo, Chapela y el Obispo) con harina donada por la fábrica, Harinas Manzanares y la recaudación se destina a gastos "corrientes" de ambas parroquias.

Por la tarde, puntual bendición en la puerta de la Parroquia Nuestra Sra de la Asunción que ha estado muy concurrida, decenas de animales de compañías (perros y gatos) principalmente, aunque no ha falta algún pájaro y equipos, alrededor de la decena montado por jinetes y amazonas. Mucha juventud con las mascotas y adultos fieles a la tradición, que parece no perderse en este aspecto en la celebración de San Antón.

Era costumbre, hasta hace alguna década, el intercambio de felicitaciones como "broma" entre compañeros y amigos de ambos sexos a través postales e incluso llamadas y presenciales pero esto ya no se suele hacer, salvo excepciones.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus