13/11/2018

Sobre la tala de árboles

A propósito de las ya habituales noticias de tala de árboles en nuestra ciudad, problema agravado por su inexistente replantación, y aprovechando que mantener y aumentar la masa vegetal está a la orden del día, en las ciudades con vistas al futuro, voy a recoger unas cuantas ideas generales, para hacer reflexionar sobre la gravedad del asunto.

El diario ABC en su edición del día 8 de octubre, avisa: "Aunque los cambios provocados por el cambio climático son irreversibles aún estamos a tiempo de evitar peores consecuencias en el medio ambiente". Como líneas de acción plantea la reducción de emisiones y la reforestación, aunque esta última "no tendría un resultado rápido, porque la vegetación crece lentamente". Lamentablemente en nuestra ciudad, agraciada con unos árboles desarrollados y de buen porte, que cuesta un montón de tiempo criarlos, los talamos.

Los árboles y vegetación no solo son necesarios a nivel mundial para poder mantener unas condiciones que permitan la vida, si no a nivel local y de barrios. Las islas de calor son un gran problema en las ciudades, sobre todo en las zonas nuevas, dónde se ha utilizado un urbanismo duro.

Una isla de calor, se forma en zonas dónde todo está asfaltado o revestido y no hay vegetación, pudiendo subir hasta 10ºC la temperatura que hay en la ciudad ese día a esa hora. Ciudades como Los Ángeles han llegado a pintar las calles de blanco para luchar contra ellas. En Madrid se encargó un estudio y se concluyó que la mejor forma, más barata y más segura de evitar esas islas, es la vegetación. De hecho, se utiliza en azoteas y fachadas de edificios de última generación para aislarlos del calor.

Por otro lado, nos podemos preguntar, ¿reforestar nuestro país, a qué equivaldría? A esa pregunta dio respuesta el diario El País: "Reforestar España equivaldría a retirar 41 millones de coches de la circulación. Las emisiones caerían un 70% de aquí a 2030 con plantaciones masivas de árboles". Haciendo una sencilla cuenta, reforestar nuestra provincia equivaldría a retirar casi 1,4 millones de vehículos, y reforestar únicamente nuestra ciudad, equivaldría a retirar 74.000 vehículos, es decir, retirar todos los vehículos que circulan por nuestra ciudad sin prohibir ninguno. Es muy importante recalcar, que, si se reforesta hoy, habría que esperar hasta 2030 para que la masa forestal se desarrolle y pueda absorber grandes cantidades de CO2, pero si la masa ya está desarrollada, lo está absorbiendo desde ya, de ahí la importancia de no talar árboles, y replantarlos cuanto antes en caso de tener que talarlos.

Para terminar, expongo una serie de beneficios que proporcionan los árboles y vegetación en las ciudades:
- Mejora la calidad del aire que respiramos. Los árboles mejoran dicha calidad del aire, aportando oxígeno y humedad, y absorbiendo óxido de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono reduciendo a su vez la contaminación urbana. Pero no solo reduce la contaminación de gases nocivos, sino que también actúa como freno del ruido, ya que absorbe y bloquea el ruido reduciendo la contaminación acústica.

- Reducen la temperatura y evitan las islas de calor. Un sólo árbol es equivalente a 10 máquinas de aire acondicionado encendidas durante 20 horas al día. Dicho de otro modo: un árbol realiza el trabajo que 10 máquinas de aire acondicionado para un edificio. Por tanto, plantar un árbol en el lado oeste de tu casa (ofrecerá sombra a la vivienda) resultará en un ahorro energético.

- Aumentan el bienestar psicológico. Un estudio de la Universidad de Stanford comparó el impacto en el cerebro al caminar 90 minutos por la naturaleza y por calles con mucho tráfico. Se detectó que los que lo hicieron entre árboles menor actividad en la zona de la corteza prefrontal subgenual, un patrón vinculado a la depresión.
- Combaten el efecto invernadero. Un árbol con 50 años ha absorbido más de una tonelada de CO2.

Me resulta doloroso, que casi todas las ciudades centren sus esfuerzos en cuidar, mantener y ampliar sus masas forestales y vegetales, mientras en Cuenca, no sólo no se piensa en aumentarlas, sino que, se destruyen las existentes.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus