08/10/2018
Opinión

Sobre la confluencia de la izquierda para las próximas elecciones locales y autonómicas

Como republicanos y promotores de la idea republicana para España no podemos más que pedir la confluencia de las fuerzas de izquierda para las próximas elecciones autonómicas y locales. Podríamos mencionar muchas razones de peso para ello, como por ejemplo el sistema electoral penalizador y diríamos hasta masacrador de pequeños partidos políticos.

La división perjudica y mucho la desunión, cualquier voto tiene un valor muy superior si la opción tiene cierto peso, circunstancia típica y conocida por los dos partidos clásicos en la liza electoral, algo buscado por los creadores del sistema, no olvidemos que provenientes del franquismo.

Hoy y motivada por la crisis económica, de recursos, climática y de fracaso del mismo capitalismo, víctima de su propio éxito expoliando el planeta, la anterior circunstancia está superada. La oportunidad para la izquierda real con vocación republicana es bastante grande. De hecho es temida por el mismo sistema, ya con sus encuestas preparándonos para lo inevitable,  según sus cabezas pensantes, un triunfo del nacionalismo más rancio y de los instintos más primarios. Esto no es cierto, si sabemos llevar la dialéctica electoral al terreno que le interesa a la izquierda. Que no es otro que el de la descomposición de la sociedad en dos partes,  menos de un tercio satisfecho y más de dos tercios viviendo prácticamente del aire. Somos mayoría si no nos dividimos ni sucumbe el pueblo a los cantos de sirena provenientes de marcas blancas o la pura ultraderecha.  Porque de todas las posibles razones para la unidad, hay una que no tiene posibilidad de traición o dejación. Se trata de la gente, del pueblo abandonado a su suerte,  a la pura codicia del mercado.

Son nuestros jóvenes que masivamente han tenido que abandonar su país para buscar mejores oportunidades fuera. Son los que no pueden crear familias debido a la carestía de la vivienda o los alquileres y sus exiguos ingresos personales. Son los parados de larga duración, solos y hasta fuera de las estadísticas. Son los artistas obligados a emplearse en trabajos puramente alimenticios, puesto que su pueblo está embrutecido por la falta de cultura y la alienación, además de sin liquidez para la belleza. Son los jubilados incapaces de pagar la calefacción que pasan su tiempo de  invierno en horario de biblioteca. Son las mujeres con hijos a su cargo que deben limpiar casas de otros hasta la extenuación. Y son también los emigrantes africanos vendiendo bolsos falsos, ellos también han huído de una vida aún peor, provocada por el expolio de sus naciones, expolio efectuado por las que se autodenominan "democráticas". Somos mayoría y debemos tener una representación justa, aún y a pesar del sistema electoral. Podemos cambiar radicalmente nuestras vidas y a mejor, repartiendo más justamente los recursos, hoy en franca disminución para una población sin dejar de crecer.

Porque la alternativa no es otra que un mundo mucho más injusto, como así está ocurriendo, unas ciudades quebradas e intervenidas como el caso de Cuenca o a no mucho tardar el mismo estado español. Es responsabilidad de los dirigentes y miembros de la izquierda real con vocación republicana no dejar pasar la oportunidad. En caso contrario, deberán cargar con su parte de culpa, puesto que puede ser de las últimas oportunidades en un mundo que se acelera en inequidad, injusticia y mentira. Por nuestra parte, no dejaremos de apoyar todo acercamiento o limadura de asperezas, hay que demostrar amplitud de miras, humildad y sobre todo desde el particularismo sentirse parte de algo más grande. Nos jugamos mucho en ello. Un mundo en paz, sin guerras entre humanos ni contra la misma Naturaleza o Gaia, donde tenemos todas las de perder. Nuestra apuesta se llama UNIDAD de los partidos con vocación republicana, la división y el fraccionalismo son un apoyo para los reaccionarios que controlan desde hace mucho tiempo todos los resortes del poder.


 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus