17/07/2017
Opinión

Ser 'millenial' en Cuenca

"También denominados Generación Y o Generación Peter Pan, los Millennials (Milenio) son las personas nacidas entre 1980 y 2000". Con esta definición se deja bastante claro quiénes son los Millenials. Por tanto, yo soy millenial, de los últimos años, pero lo soy. Y no creo que el mundo esté hecho para nosotros. También se podría decir que nosotros no estamos hechos para este mundo, pero como me afecta a mí, prefiero considerar correcto mi punto de vista.

Somos vagos e irrespetuosos, estamos todo el día en internet, y no sabemos nada del mundo real. Pero también trabajamos para pagarnos los estudios, en plural, varios trabajos y varios estudios, porque se nos exige tener una preparación y una experiencia que a nuestra edad es, en el mejor de los casos, improbable conseguir. Se nos dice que internet es el futuro, que si la aldea global esto, que si la multimedialidad por otro… ¿En qué quedamos? ¿Cómo somos los millenials para los ‘baby boomers' o la ‘generación X'? Porque no es fácil ser un vago sobrecualificado que le dicen que su futuro laboral está en internet pero que no debe usarlo tanto.

Pues ahora, aunque sea difícil, pido que se pongan en la piel de un veinteañero como yo, que le vienen críticas y órdenes contradictorias por todos lados. Y encima en Cuenca. Que, aunque me guste mucho mi ciudad, hay que reconocer que va con varias décadas de retraso en cuanto a modernizarse se refiere.

Nos quejamos de que los jóvenes no se quedan en Cuenca, y con razón. ¿Pero qué oportunidades se nos da aquí? Porque parece que estamos aislados del progreso. Y ya no me refiero a nivel político, porque este artículo no va sobre eso. Me refiero a que en Cuenca intentas algo nuevo y lo más normal que se te llama es ‘raro'. Y lo peor de esto, es que ya es algo normalizado entre los millenials de la ciudad. Tenemos nuestra propia mentalidad abierta y cerrada. Somos unos ‘viejóvenes' de manual.

Sería descarado comparar Cuenca con ciudades como Madrid, Valencia o Barcelona, eso es otra liga. Pero hay ocasiones en las que hay que hacerlo. Carnavales en alguna de esas ciudades: raro es quien no se disfraza, y cuanto más llamativo y extrafalario mejor. Carnavales en Cuenca: un bar organiza un concurso para el mejor disfraz grupal. Se presentan seis personas, con miraditas y risas del resto incluidas. Una amiga se rapa el pelo y se tiñe, otra un piercing en el labio, otro se corta a lo mohicano y lleva la oreja llena de pendientes, otro lleva una bandana en la cabeza para que el pelo largo no le moleste... Todos ellos estudian en Madrid, y pasan desapercibidos, aquí… bueno, pues no mucho.

Pero no hace falta tanto. En Albacete (narices, que es Albacete), tienen un evento de manganime desde hace 17 años, y cada vez va más gente, muchísima. Manganime, ya saben, lo de los dibujicos japoneses con los ojos tan grandes que te incitan al homicidio, el canibalismo y demás lindezas, según quien no lo ha visto en su vida. Aquí se hizo un intento de algo parecido hace unos cinco años, un evento sobre videojuegos en el Bosque de Acero. ¿Alguien se acuerda? Yo creo que ni los organizadores. También se abrió un local para jugar al paintball, cosa que tanto gusta a los grandes empresarios para "crear una familia con la plantilla", pero, oh sorpresa, no duró mucho. Y eso que todos mis compañeros de la universidad que vienen de fuera de la ciudad, se sorprenden cuando les digo que en Cuenca ciudad no hay algo así. Actualmente hay un sitio con una ‘escape room'. Espero que este sea el primero de muchos, y que tenga más suerte.

Es verdad que se van haciendo cosas por y para millenials en Cuenca, pero son pocas, sin relevancia, y la mayoría de veces por desgracia, sin éxito. Da miedo, tanto organizarlo como ir. Da miedo porque las generaciones mayores no nos entienden ni quieren hacerlo, y porque los millenials de Cuenca somos unos 'viejóvenes'.

Ya lo he dicho, mis compañeros se sorprenden. Y no solo ellos, toda la gente que conozco que no es o no estudia en Cuenca también. Cuenca tiene muchísimo potencial. Naturaleza, historia, cultura… por no hablar de los nichos no explotados, como son la tecnología, o culturas alternativas que anidan en el oscuro y desconocido mundo que es internet. Nótese la ironía, por favor, internet es un escaparate de doble sentido al mundo, tomemos ejemplo cuanto antes.

En resumen, es triste. Es triste que se piense que los millenials no estamos hechos para este mundo, cuando es el mundo el que no está hecho para nosotros. Es triste que no se nos tome en serio en nuestra propia ciudad. Es triste que ni siquiera los que pertenecemos a la misma generación nos respetemos entre nosotros, que se mire mal y se critique al diferente. Es triste que nos tengamos que ir de Cuenca para que nos sintamos realizados. Así que, como favor personal: miembros de la ‘generación X' y ‘baby boomers', respetadnos un poco, aunque sea difícil de aceptar, no somos tan diferentes a vosotros a nuestra edad, somos el futuro, dejadnos cambiar el mundo a nuestro gusto. Y millenials de Cuenca, dejad de ser ‘viejóvenes', que podemos y debemos cambiar el mundo, y nuestra ciudad.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus