09/09/2018

Prieto: “Soy de los que quiero contribuir a escribir y a forjar el futuro de Moya, porque lo tiene”

El presidente de la Diputación de Cuenca ha ofrecido este sábado el pregón del LV Septenario de la Virgen de Tejeda, en el que, además de repasar algunos de los momentos históricos más destacados, ha elogiado el fervor y tesón de toda una comarca por mantener esta tradición que ya atesora casi cuatro siglos de historia

 

"Desde hace años puse un interés especial en el futuro de Moya, el pasado está escrito, y piedras afortunadamente aún nos quedan, yo soy de los que quiero contribuir a escribir y a forjar el futuro de Moya, porque lo tiene, y afortunadamente en esta aventura, en esta batalla del siglo XXI no estoy solo". Así lo ha puesto de manifiesto el presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, durante el pregón que ha pronunciado en Moya como inicio de la celebración del LV Septenario de la Virgen de Tejeda, en el que ha remarcado los muchos lazos que le unen a esta villa y su comarca.

Un pregón en el que ha querido trasladar y comunicar "el potencial y valores de nuestro alrededor que nos tiene que dar aliento y fuerza para hacer frente a cualquier circunstancia que se presente como históricamente se ha hecho". De ahí que haya querido resaltar la implicación y compromiso con su pueblo tanto del actual alcalde, Fernando Igual, como de sus antecesores, Maxi y Celestino, y, por supuesto, de la Asociación Amigos de Moya, que lleva casi cuarenta años informando y promocionando el rico patrimonio histórico-cultural de la villa.

Compromiso con este patrimonio, al que, según ha destacado, se ha sumado en los últimos años la Diputación conquense con numerosas actuaciones de rehabilitación en el complejo fortificado de Moya, como la del castillo, la antigua iglesia de la Trinidad —ahora convertida en hospedería y a punto de abrir sus puertas— el convento de las Concepcionistas o la iglesia de San Bartolomé.

Y es que, tal y como ha señalado, "mi sueño es que la vida vuelva a Moya los 365 días del año, no cada siete en el Septenario, y que cuando el visitante llegue aquí, el esfuerzo e interés puesto por conocer este conjunto histórico-artístico le sea satisfactorio, que no solo se vea desde lejos uno de tantos castillos desmochados de los que tenemos por la geografía española, sino que quiero que el turista, el visitante, se enamore, como lo hice yo, y los que se atrevieron a acceder a la villa, pese a las dificultades del fatigoso camino, se queden sorprendidos al descubrir su riqueza medieval repleta de monumentos".

Pero Prieto no se ha olvidado el pasado glorioso de la Villa de Moya como "llave de reinos, encrucijada entre Castilla, Aragón y Valencia e importante enclave en caminos y cañadas entre el centro y levante" y ha querido rescatar algunos de los acontecimientos históricos más trascendentes, desde su conquista a los árabes por primera vez en el 830 o la segunda reconquista de Alfonso VIII hasta la obtención del título de Muy Noble y Leal Ciudad, gracias al Marqués de Moya, pasando por la concesión, por parte de la Reina Isabel la Católica de la categoría de Marquesado o su saqueo y destrucción por el General Roberts en 1835.

Devoción y danzantes

Episodios que, a su juicio, han forjado carácter en sus gentes y un sentimiento común de comarca. Algo a lo que se suma la devoción a la Virgen de Tejeda, "auténtica seña de identidad" y, como el Septenario, "una demostración de fe y devoción que posiblemente sea de las más antiguas de nuestra provincia".

Es por ello que Prieto ha invitado a los presentes a continuar apostando por esta tradición que une a toda una comarca, porque, al fin y al cabo, es "un extraordinario acontecimiento cultural y social". Una celebración que está a punto de cumplir cuatro siglos de historia, en la que, para Prieto, tienen un lugar destacados la danza y sus danzantes como "expresión religiosa de un pueblo que viene a reafirmar con esplendor y solemnidad el motivo que les anima a celebrar estos actos".

Y es que, según ha dicho, "el danzante tiene un gran amor a la Virgen de Tejeda, es todo un modo de ser y de pensar, en la mirada puesta hacia Tejeda, que trasciende a toda la vida, quedan marcadas por esta extraordinaria vivencia que da sentido a sus vidas y fuerza para continuar en el camino; ser danzante, haber sido danzante, es un sano orgullo de servicio a una de las tradiciones más profundas y queridas por nuestro pueblo".

De ahí que en este pregón les haya querido rendir un homenaje colectivo, haciendo mención especial en Facundo Hernández, el Tío Facundo, que durante más de 40 años dirigió danzas y danzantes durante los septenarios de 1934, 1941, 1948, 1955, 1962 y 1969, convirtiéndose en alma de esta tradición. No es de extrañar, en consecuencia, que Prieto considere más que merecido un monumento, que, tal y como ha recalcado, promoverá y procurará para que se haga realidad lo antes posible como "homenaje a los cientos de danzantes que a lo largo de la historia le han aportado colorido y sonido al Septenario".

Ya en la recta final del pregón, el presidente de la Diputación ha querido desear a todos unas felices fiestas en compañía de familiares y amigos, a la vez que ha agradecido "la oportunidad de decir alto y claro, desde aquí arriba, que estoy orgulloso de ser amigo del pueblo de Moya y de su Marquesado y que es un honor dar la salida al LV Septenario". Un pregón que ha querido concluir con vivas a Moya, su Marquesado, sus gentes y, como no, a la Virgen de Tejeda deseando que "nos ilumine y nos conceda la sabiduría suficiente para seguir adelante y solucionar los problemas que se nos presenten".

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus