23/04/2018
Opinión

Presumid de lecturas

Buenos días y bienvenidos a este Día del Libro. Mi nombre es Jesús Huerta y os preguntaréis por qué una organización de cierto prestigio como Ceoe-Cepyme Cuenca me ha elegido a mí, un tipo por el que os cambiaríais de acera para evitar ser atracados si os cruzáis conmigo de noche y que además vocaliza regular, para dirigir este acto tan importante. Para los que no me conocéis os diré que soy periodista en Vocesdecuenca.es, que de vez en cuando escribo mis cositas y que he tenido la fortuna de vivir siempre rodeado de libros.

Tengo que dar las gracias por esto último a mis abuelos y a mis padres, que siempre llenaron de novelas y enciclopedias los hogares familiares y que desde niño cultivaron mi afición por la lectura, regalándome los libros que conformaron mi primera biblioteca. Esa es la primera lección, la que no podéis olvidar: si en tu casa hay libros, tus hijos leerán. Si tus hijos te ven leyendo, te imitarán. Y si les compras libros, los leerán. Es un consejo obvio, pero infalible. Como os decía, siempre he vivido rodeado de libros. Incluso en las épocas en las que he leído menos, que también las he tenido como supongo que os habrá pasado a muchos de vosotros, no he dejado de comprar obras con las que engordar mi colección y uno de mis mayores placeres es curiosear en las librerías, especialmente si son antiguas. Lo normal es que me muera sin haber abierto varios de estos libros, pero eso da igual, lo importante es tenerlos cerquita, dispuestos a contarme su historia en el mismo momento en el que lo necesite.

Yo quiero animaros a comprar a nuestros libreros, hoy y todos los días del año, porque son unos valientes que permiten que esta llama siga viva. Y ojo, que los escaparates de las librerías de una ciudad dicen mucho de ella, también son patrimonio. Si alguien se enamora de un libro comprado en Cuenca, también estará enamorado de Cuenca. Pero además de animaros a leer, quiero también incitaros a presumir de vuestras lecturas: en el bar, en el trabajo, en las redes sociales... Juro que he escuchado a gente presumir de que no le gusta leer y hay matrimonios jóvenes que se compran casas sin plantearse en qué habitación van a poner la librería, porque no piensan poner ninguna. ¿Si a ellos no les da ninguna vergüenza reconocerlo, por qué nosotros no vamos a gritar a los cuatro vientos que hemos leído a Rosalía de Castro, a Juan José Millás, a Paul Auster y a Bolaño?

Nos escandalizamos cuando vemos que determinados programas de televisión lideran las audiencias. En lugar de quejarnos tanto lo mejor es demostrar que existe una resistencia. Los que conocéis mis crónicas de balonmano sabéis que alguna vez introduzco alguna cita literaria. ¡Si consigo que una sola persona busque unos versos de Whitman porque los ha leído gracias a un Ciudad Encantada-Cangas habrá merecido la pena! ¡Y si tú compartes en tu muro de Facebook un poema de Pizarnik y hay tres personas que le dan Me Gusta, habrá merecido la pena! Hay que presumir en público de que leemos, sin ruborizarse, sin ningún miedo a que te llamen pedante. Hay que sacar a la cultura de la cueva.

¿En qué momento comenzó a ser socialmente más aceptable hablar con tus amigos de Mujeres, Hombres y Viceversa que de las obras de Virginia Wolf? ¿En qué momento empezó a estar mejor visto comentar un Atlético de Madrid-Odense que el libro que tienes en tu mesilla de noche? ¿En qué momento dejamos de memorizar poemas? ¡Yo tengo la cabeza fatal, pero vosotros estáis a tiempo, maldita sea!

Discurso de presentación del Día del Libro 2018

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus