15/06/2017

Poyatos atribuye a la presión de algunos jugadores que la Balompédica no le renueve como entrenador

El club ha oficializado el cese del técnico en la mañana de este jueves 

José Manuel Poyatos

El hasta ahora entrenador de la Unión Balompédica Conquense, José Manuel Poyatos, no seguirá al frente del conjunto blanquinegro la próxima temporada. Su contrato tenía vigencia para una temporada y solamente se contemplaba la renovación automática por otro más en caso de ascenso de categoría. 

El club, mediante un mensaje en las redes sociales, ha agradecido al técnico "el gran trabajo realizado" y le ha dicho que la organización blanquinegra "siempre será tu casa".

Poyatos, en declaraciones a Vocesdecuenca.es, ha relatado que la decisión se la ha comunicado oficialmente en la mañana de este jueves el presidente del club, Luis San Juan, en una conversación telefónica. La junta directiva se reunió este martes por la noche y decidió la no renovación del técnico conquense aduciendo problemas con los horarios y campos de entrenamiento.

Sin embargo, el entrenador considera que los motivos reales van por otro camino y para ello detalla la sucesión cronológica de acontecimientos de la última semana que han culminado con la comunicación de su no continuidad. En ese sentido relata que el domingo -después de que el equipo cayese en la segunda eliminatoria de la fase de ascenso ante el Peralada- mantuvo una conversación con el presidente en la que ya trazaron algunas líneas maestras para planificar la próxima temporada. "Estuvimos hablando de jugadores que iban a seguir, de cuáles y no y de otros detalles", asegura.

Es por ese motivo que él en aquellos momentos daba por segura su permanencia en el puesto, una permanencia que deseaba. "Además, a mí el presidente siempre me había dicho que yo iba a seguir hasta que yo quisiera", añade.

El punto de inflexión se produjo, siempre según el testimonio de Poyatos, el lunes por la noche, cuando el presidente y el director deportivo se reunieron con la plantilla en ausencia de cuerpo técnico para preguntarles por su valoración de la temporada y de la situación del equipo. "Algunos jugadores que han contado menos este año se olían que la temporada que viene no iban a estar o tener protagonismo comenzaron a criticar mi forma de trabajo y a mí mismo", apunta. A ese grupo se añadió otro de deportistas "que sí que han jugado pero que también estaban disconformes con la organización".

Algunas opiniones plantearon de manera más o menos tácita al presidente que si continuaba Poyatos habría jugadores de la plantilla que abandonarían voluntariamente el club. "A mí me transmiten entonces desde la directiva que tienen un problema muy graves porque hay jugadores que les dejan entre la espada y la pared", añade.

Gran parte de las críticas tienen que ver con "el descontrol" en la organización de los entrenamientos, una situación que Poyatos reconoce pero que explica que no son achacables al staff técnico. "A principio de la temporada se planificó entrenar dos días en campos de césped natural, Fuensanta y Luis Ocaña, y otros dos días en céspeda artificial, La Beneficiencia. Y con esos criterios se asignaron los campos", señala. Poco después comenzaron las quejas de algunos jugadores por el riesgo de lesión que podía suponer el cambio de superficie y el uso del césped artificial. "Ante esas quejas, y siempre pensando en los jugadores y lo que nos decían, decidimos cambiar el planteamiento y entrenar en campos de césped natural solo. El problema es que los estadios ya estaban asignados por lo que teníamos que hacer la asignación semana a semana, sin la planificación que nos hubiese gustado", defiende.

Ironiza sobre la postura de algunos futbolistas "que debe ser que han sido profesionales toda su vida y jugado en equipos de Primera y Segunda División y a los que tanto molestaban los cambios de horarios". 

También comenta que el vestuario no ha sido unánime en rechazarle ya que ha habido un grupo de jugadores, aquellos que han crecido futbolísticamente con él desde las categorías inferiores que sí que querían su continuidad. "No sé hasta que punto se les ha preguntado a ellos y que peso específico tenían en la plantilla", responde.

Poyatos agrega que lo que "más le duele" de esta situación es que el presidente no se haya reunido con él y con su segundo de a bordo, Rubén Mellado, de la misma manera que hizo con los jugadores "a cuyas presiones ha cedido".

El técnico había dirigido durante varias temporadas el equipo juvenil del Conquense y en junio de 2016 pasó al primer equipo. Bajo su batuta el club consiguió quedar en segunda posición del Grupo XVIII de la Tercera División española y, por tanto, clasificarse para la liguilla de ascenso a Segunda B. Tras superar ante el Anguiano la primera eliminatoria del play-off fue eliminado el pasado domingo por el Peralada gerundense. Fue elegido Mejor Entrenador de Castilla-La Mancha en los Premios Balón de Oro de Castilla-La Mancha Media.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus