15/04/2018

Pintadas vandálicas en un Jardín de los Poetas que empieza a deteriorarse un año después de reabrir

Los autores de esta acción pueden enfrentarse tanto a las multas de las ordenanzas municipales como las de la Ley de Patrimonio de Castilla-La Mancha

Pintadas en el Jardín de los Poetas

"A ese facha matalo (sic) cara al sol" no es uno de los versos que aparecen en el Soneto a Cuenca de Federico Muelas que se puede leer a la entrada del Jardín de los Poetas sino la frase que un vándalo ha pintado en grandes letras rojas en una de las paredes de este espacio, concretamente en el pasadizo cubierto que hay hasta el lugar donde se exhiben los restos arqueológicos de la torre San Gil.

No es la única pintada que se puede ver en estos muros, donde hay también varias firmas y algún dibujo que han comenzado a deteriorar un espacio que reabrió hace poco más de un año tras un cierre que se extendió durante una década.

Probablemente lo que no saben los autores de estos dibujos es que no vale lo mismo una multa por hacer una pintada en algunos lugares del Casco Antiguo que en otros sitios de la ciudad. Una acción de este tipo, que afecta a un bien del patrimonio cultural de Castilla-La Mancha, puede ser considerada una infracción de la Ley de Patrimonio de Castilla-La Mancha y ser castigada con multas que pueden ir desde los 6.000,01 euros hasta 150.000 euros en función del daño causado.

No ayuda a evitar el vandalismo la falta de uso que sufre este espacio desde su reapertura, un lugar que en los veranos era habitual escenario de actividades. Para dinamizarlo la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo ha reivindicado la reapertura del centro social de la iglesia de San Gil, pendiente de la ejecución de unas obras para que pueda ser recuperado.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus