08/08/2018

Ocio alternativo y desarrollo social desde el programa 'La Brújula'

Este proyecto de la Asociación Grupo Cinco ayuda a chicos y chicas de 11 a 17 años a través del juego a ofrecer alternativas de ocio y tiempo libre, y contribuir a su desarrollo social

Todos los martes de verano un grupo de una quincena de adolescentes de entre 11 a 17 años hacen actividades como talleres artesanales, juegos educativos o iniciativas de proyectos en la Biblioteca Pública Fermín Caballero. Esta actividad es llevada a cabo por la Organización No Gubernamental (ONG), la Asociación Sociocultural Grupo Cinco. El llamado ‘Proyecto Brújuja' de esta organización tiene como objetivo atender de manera especializada a adolescentes para normalizar una época tan convulsa para aquellas familias en situación de riesgo o desventaja social, aunque puede acudir cualquier persona de esta edad.

Desde el Grupo Cinco organizan todo tipo de actividades en la Biblioteca –durante dos días a la semana-, en el edificio de la asociación y en la piscina del Complejo Deportivo Luis Ocaña. El objetivo de este proyecto es por un lado ofrecer un ocio alternativo, es decir, que haya unas actividades que no sean ni puramente académicas ni solo deportivas durante verano, y por otro poder conciliar la jornada laboral para familias sin recursos durante el calendario estival cuando no hay curso académico. Sin embargo, este proyecto no solo se realiza durante estos meses, también tiene lugar el resto del año complementando las actividades de ocio con la ayuda para el estudio.

Los propios chicos y chicas del programa afirman que desde el proyecto les ayudan a afrontar los retos y prepararlos para el futuro, de hecho, dos adolescentes que participan actualmente en las actividades han decidido después de organizar con la asociación un campamento sacarse el título de monitor. Sin embargo, cuando les preguntas qué actividades prefieren, hay opiniones divididas entre los talleres o los juegos y el deporte, pero en lo que coinciden todos es en definir como divertidas las actividades.

La entrada a este programa está abierta a todos los niños de Cuenca gracias a la colaboración de la ONG Educo, pero también trabajan en otros lugares de la provincia como Talayuelas, Landete, Mira, Ledaña, Fuente de Pedro Naharro, Las Mesas, El Provencio, y Horcajo de Santiago con la ayuda de la Junta de Castilla La Mancha. 

En cuanto al proyecto ‘La Brújula' surgió en 2012 en Talayuelas con la idea de impedir, desde las edades más jóvenes, la drogodependencia ofreciendo el uso de tiempo libre de forma alternativa y enseñando a los chicos y chicas a poder desenvolverse de manera independiente. Desde la asociación afirman que trabajan "para un ocio más saludable ya que cuanto antes empiezas, antes das otras alternativas a disfrutar de su tiempo libre".

También cuentan cómo estos adolescentes toman la iniciativa y realizan proyectos propios sobre temas que les interesan. Por ejemplo, durante el 8 de marzo, las chicas llevaron a cabo un evento para el Día de la Mujer en las que ellas mismas realizaron los objetivos, se pusieron en contacto mediante cartas para realizar actividades e investigaron sobre el tema.

Sin ir más lejos, el próximo 1 de septiembre, están organizando una convivencia a la que podrán acudir todas las familias de la ciudad para dar a conocer el programa ‘La Brújula'. Desde Grupo Cinco, se utiliza como metodología educar a través del juego, ofrecer alternativas de ocio y tiempo libre, contribuir al desarrollo social, potenciar la formación a través de la educación no formal y promover la igualdad de sexos y el deporte saludable. La asociación recibió por estas actividades dirigidas a adolescentes el XIII Premio de Jóvenes Emprendedores en programas sociales otorgado por la Universidad Castilla La Mancha.

Otras actividades

La Asociación Grupo Cinco no solo trabaja con niños y adolescentes. Esta ONG, que nació en 1997, también llevan a cabo actividades para gente adulta y mayores como por ejemplo el proyecto ‘Enredados' en el cual ayudan a las personas mayores a manejar las nuevas tecnologías y poder limitar así la brecha digital y la desconexión con un mundo que cada vez tiene mayor dependencia de la tecnología. Además, para este mismo sector de la población, se organizan talleres de memoria, pintura, artesanía y manualidades para mantenimiento de las facultades físicas y cognitivas de estas personas.

Otro ejemplo del tipo de labores que realizan desde esta organización es el proyecto ‘Bitácora'  que va dirigido a adultos en situación de vulnerabilidad con el objetivo generar acciones de participación social en la ciudad y dar respuesta al déficit de competencias para el empleo dotando a la participantes de habilidades sociales, personales y ocupacionales.

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus