17/01/2016

Nueve años de la primera piedra de un Bosque de Acero que iba a ser "la base del porvenir de Cuenca"

El recinto ferial, que costó unos 7,7 milones de euros, sigue siendo un espacio infrautilizado y en busca de ideas que permitan sacarle provecho

Primera piedra del Bosque de Acero (foto Y. Soria para la Junta de Comunidades)

Este domingo se cumplen nueve años desde  que se pusiera la primera piedra del Bosque de Acero de Cuenca. El entonces presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, visitó la ciudad para este acto de colocación y vaticinó que este proyecto "ponía las bases del porvenir de Cuenca". Felicitaba al entonces alcalde, José Manuel Martínez Cenzano, por no limitarse a construir un mero recinto ferial sino ser "más ambicioso", optando por construir un espacio "concebido para el disfrute de los ciudadanos" y encargado a un Rafael Moneo que estaba considerado "uno de los arquitectos más prestigiosos de todo el mundo". Fue un día importante para la ciudad porque en esa misma fecha se firmaba también el convenio de colaboración para crear el Museo de la Semana Santa de Cuenca.

Cuando han pasado nueve años desde esta primera piedra y casi seis de su inauguración un 19 de mayo de 2010 con otro alcalde, el popular Francisco Pulido, no parece que se haya cumplido el prometedor que se auguraba entonces a este Bosque de Acero, cuyo pabellón diseñado por el Estudio Moneo-Brock supuso una inversión de unos 7,7 millones de euros según la cifra que recoge el Ayuntamiento de Cuenca en su página web.

El pabellón apenas se ha utilizado para actos de forma muy esporádica, aunque ha habido bastante variedad. Allí se celebró la que fue la primera y última jornada ‘Otaku' de Cuenca, una muestra de spinning en el ‘I Outcycling' de Cuenca, una muestra de vehículos del ‘Dos Caballos' de Citröen, un encuentro de jóvenes emprendedores de la CEOE y la llamada ‘Fiesta del Inmigrante'. En algunas fiestas de San Julián ha acogido conciertos, en navidades un año acogió actividades infantiles y allí se expuso la Copa del Mundo de Fútbol que ganó la Selección Española. En el apartado gastronómico, allí han organizado comidas la Asociación de las Peñas Mateas, el servicio de ocio Infantas de España y el Partido Popular, que organizó un mitin con paella que tuvo entre sus invitados a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá.

La primera fase del Bosque de Acero se desarrollló sobre una superficie total de 57.430,43 metros cuadrados y albergará un pabellón central acristalado, con un aforo superior al millar de personas; y una zona ferial de carácter multiusos. Asimismo, contempla la urbanización del Recinto Ferial, la construcción de una zona de aparcamientos y otra para acoger a los feriantes y el acondicionamiento de accesos.

La segunda fase del proyecto, que nunca se ha llegado a realizar, se desarrollaría sobre una superficie de 159.854,63 metros cuadrados, con un Teatro Auditorio al aire libre con capacidad para más de 10.000 personas, una zona de aparcamientos, un lago, una zona de patinaje, grandes espacios verdes, un anfiteatro, pasarelas sobre el río Júcar y restaurantes.

Durante los últimos años el Ayuntamiento ha cedido en ocasiones este espacio y el más polémico de los actos que acogió fue la celebración de una boda que provocó quejas de los vecinos. El Equipo de Gobierno dijo entonces que se había autorizado el uso para una acción cultural de una iglesia evangélica, no para una ceremonia de estas características.

Ante la falta de uso del Bosque de Acero un grupo de arquitectos convocó en este  mismo recinto un concurso de ideas para pensar qué posibles usos se le pueden dar. Allí se presentaron ideas muy variadas que iban desde instalar un bar ‘chill out' a un vivero de empresas.

El exalcalde de Cuenca, Juan Ávila, comentó alguna vez que tenía alguna idea sobre cómo dar uso hasta este recinto pero nunca se presentó una propuesta para este espacio. El propio Ávila reconocería en 2012 que "ahora, si de mí dependiera, no se construiría el Bosque de Acero", aunque también admitía que sí que le pareció cuando formaba parte del Equipo de Gobierno de Cenzano un buen proyecto.

Además de ser un recinto infrautilizado, el mantenimiento del lugar tiene un coste. El propio Ávila señalaba que a veces se  rompía un cristal a varios metros de altura y su arreglo costaba un importante dinero. Pero el Bosque de Acero se convirtió en una amenaza mayor para el Ayuntamiento cuando una empresa que ayudó a confinanciar el proyecto presentó una reclamación para exigirle el pago de 1,2 millones de euros.

El actual alcalde, Ángel Mariscal, no dudó en calificar de ‘mole inservible' al Bosque de Acero y por el momento no hay presentado ningún proyecto que plantee darle un uso.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus