01/11/2018
Tarancón

Multitudinario y familiar Día de Todos los Santos en Tarancón

Tras la visita al cementerio muchos también cumplieron con la tradición gastronómica, la merienda cena a base de chocolate con churros o torta

Todos los Santos en Tarancón

Tumbas, sepulturas, nichos y panteones, cubiertos o rodeados de flores. Crisantemos, rosas o claveles predominan. Coronas, centros o ramos, colores, blancos, amarillos y rojos, principalmente, cambian el aspecto del cementerio Municipal Santa Marina de Tarancón. Limpieza y orden en el recinto como habitualmente se encuentra, desde hace unos años muchos más ordenado, el primer día de Noviembre, festividad de Todos los Santos, ha recibido millares de visitas durante toda la jornada. Un continuo flujo de visitantes, posiblemente centenares de ellos en más de una visita en esta fecha, porque este año, las flores en su mayor parte, no pudieron ser depositada, colocadas en sus tumbas o nichos en la jornada precedente, por las condiciones meteorológicas (lluvia toda la jornada), por ello, desde primera hora de la mañana, fue continuo el peregrinar al cementerio de centenares de personas, para depositar las flores y luego más tarde, en muchos casos en familia, hacer la visita, orar, elevar plegarias por los difuntos que allí yacen. Familiares, amigos, conocidos, con recuerdos imborrables en reunión más o menos numerosos de amigos y descendientes.

Han sido muy pocas las lápidas que se ha quedado sin sus flores en esta jornada. Unas naturales, otros de tela o plástico adornando nada una de las sepulturas. O ante los nichos y panteones en este cementerio que incluso en la ampliación del mismo hace unos años, como apuntaban muchos visitantes "ya se está completando también…" en otros casos visitantes que acuden para esta fecha, aseguran "se nota de un año para otro esta zona con más sepulturas y nichos…"

La jornada además se ha prestado al final para estas visitas, por cuanto amanecía con niebla y hacia las diez de la misma comenzó a desaparecer y salió el sol, que lució esplendido para estas fechas durante toda la jornada hasta la tarde que volvieron las temperaturas y tiempo ya otoñal de nuevo.

Tras la obligada visita al cementerio, a cumplir con la tradición gastronómica, la merienda cena a base de chocolate con churros, principalmente, pero también con torta. Reuniones familiares, de jóvenes, de peñas, de amistad e incluso de vecindad para cumplir con el apartado gastronómico de la jornada. Para ello, las churrerías abrieron sus puertas a primera hora de la tarde, con el fin de evitar en los momentos de aglomeración se colapsaran los locales y hubiera que hacer largas  colas  como ocurría no hace muchos años.
También tiempo de buñuelos y huesos de santo, elaborados a base de almendra con delicadeza y exquisitez por las pastelerías locales y con una gran demanda de los consumidores.
Tarancon, un año más cumple, con el ritual, con la tradición, fiel a la costumbre en torno al primero de noviembre, aunque también sumado a la fiesta del terror, del miedo, la noche Halloween, con fiestas en establecimientos, salida de jóvenes a la calle con el clásico "truco o tacto" recogiendo donativos y para los más "revoltosos" no se olvidar de los "huevos" que por desgracia dejan su huella en paredes, aceras y parques…

Y, dia dos, Dia de Difuntos, misa en el cementerio por la tarde a la cuatro….
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus