08/05/2018
Empresas

Mahou San Miguel ha contado con una plantilla media de 189 profesionales en sus manantiales de Beteta

La cervecera destinó el año pasado 3,1 millones de euros de inversión a la planta de envasado de Solán de Cabras y 2,15 millones de euros a la de Fuente del Arca.

Solán de Cabras

Mahou San Miguel  realizó en 2017 una inversión de 5,2 millones de euros en sus manantiales de Beteta. En concreto, destinó 3,1 millones a la planta de envasado de Solán de Cabras y 2,15 millones de euros a la de Fuente del Arca.

La inversión en Solán de Cabras en el último ejercicio se ha materializado en 23 proyectos diferentes dirigidos a la modernización y remodelación de las instalaciones para dotarlas de las últimas tecnologías y sistemas más innovadores que aseguren la máxima calidad y fiabilidad operativa.  Entre las iniciativas, destacan la remodelación de una de sus líneas de envasado, la ampliación de una nave de aprovisionamiento-expedición y el proyecto de construcción de una nueva zona de envasado, dando respuesta al crecimiento de producción actual y futuro.

El manantial y su centro de envasado cuentan con una superficie de 10.972 metros cuadrados, con una capacidad productiva de tres millones de hectolitros al año y cinco líneas diferentes de envasado multiformatos.

Por otro lado, en Fuente del Arca se han desarrollado seis proyectos dirigidos, principalmente, a la adaptación de los almacenes, así como a la modernización del proceso productivo de la planta, que cuenta con 26.000 metros cuadrados de superficie y una producción anual de 1,8 millones de hectolitros.

"Nuestro objetivo primordial se basa en ofrecer el mejor producto, y a su vez, preservar nuestro entorno.  Por este motivo, seguimos invirtiendo en innovación como la gran aliada para garantizar nuestro desarrollo sostenible", explica José Manuel Paniagua, director de los manantiales de Mahou San Miguel.

Las inversiones realizadas por Mahou San Miguel en sus instalaciones de Beteta han permitido, una año más, mejorar los indicadores ambientales de ambas plantas. Así, en 2017, Solán de Cabras redujo el consumo unitario de agua en un 9,3% y disminuyó las emisiones de CO2 a la atmósfera en un 9,2%; mientras que en Fuente del Arca el consumo unitario de agua se redujo un 7,9% y las emisiones un 57%.

Mahou San Miguel ha contado con una plantilla media de 189 profesionales en sus manantiales de Beteta durante 2017 y ha generado 9 millones de euros a empresas conquenses por la compra de bienes y servicios.
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus