19/01/2020
Serranía

Lucha de brazos: el deporte en el que la Serranía conquense se ha ganado a pulso ser potencia nacional

Este popular pasatiempo es una disciplina con sus propias reglas y técnicas que cuenta con clubes en Carboneras de Guadazaón, Cardenete, Cañete, Tragacete y Tejadillos que acumulan cameones de España. En Cuenca capital ya hay aficionados y se está fraguando la oficialización de otro equipo.

Echar un pulso o pulsear es, según el Diccionario de la Real Academia Española y dicho de dos personas, "probar, asida mutuamente la mano derecha y puestos los codos en lugar firme, quién de ellas tiene más fuerza en el pulso y logra abatir el brazo del contrario". Un juego que quien más quien menos ha practicado en casa, en el colegio o en el bar, pero que va mucho más allá de un entretenimiento aparentemente brutote y tabernario; es una disciplina con sus propias normas, técnicas y competiciones regladas. La lucha de brazos es un deporte que aspira a ser reconocido oficialmente como tal y en el que la provincia de Cuenca, y más exactamente su Serranía, es una potencia nacional que ocupa el tercer puesto en el escalafón de triunfos y puntos en campeonatos, detrás de las hiperpobladas Barcelona y Madrid.

Iván Marco, presidente de la Federación Lucha de Brazos Cuenca y campeón nacional, explica que la vinculación de esta actividad con la Serranía conquense se remonta a hace casi tres décadas, cuando él y otros compañeros empezaron a practicarlo en lugares como su pueblo, Tejadillos. De aquella época sobresale la figura de Miguel Herraiz 'Sansón', de Carboneras de Guadazaón, cuatro veces campeón de España.

Fue en 2017 cuando la afición se retomó en la comarca y desde entonces se han creado cinco clubes y otras tantas asociaciones, las de Carboneras, Cardenete, Cañete, Tragacete y Tejadillos. Aglutinan a alrededor de medio centenar de deportistas -en su mayoría muy jóvenes o niños- a los que hay que añadir a otra treintena de Cuenca capital, donde la previsión es crear otro club local en breve. Los interesados en unirse a cualquiera de estos equipos o en crear uno en su municipio pueden dirigirse a la dirección de correo electrónico luchadebrazoscuencacuenca@gmail.com o a su página de Facebook.

Estos luchadores de brazos conquenses pueden acreditar un abultado palmarés con triunfos en diferentes modalidades  y categorías. Además de Herraiz y Marco han conseguido los máximos laureles Cristian Huerta, Luismi Alepuz, Aora Herraiz, Irene Alepuz, Vera Marco, Erica Marco, Lara Casteblanque, Josema Villa y Aureliano Marco.

Hasta los 16 años las categorías son mixtas y se dividen en función de la edad. A partir de esa franja ya se organizan en función del peso y del brazo con el que se compite y, desde la mayoría de edad, también se clasifican por sexos. Además hay cuatro modalidades adaptadas específicas para atletas con discapacidad. En Cuenca existe un acuerdo con Aspaym (Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas)  para iniciar a sus miembros en ellas.

No vale cualquier mesa e importa más la maña que la fuerza

Los integrantes de cada club suelen reunirse una vez a la semana para entrenar en grupo y "en mesa" posiciones y movimientos. No vale cualquier mueble para ensayar y competir; debe hacerse en los tableros con las dimensiones y distribuciones homologadas por la federación internacional. La vigente fue diseñada en Polonia y hay tres versiones (senior, junior y adaptado), están pensadas para que la lucha se desarrolle en condiciones adecuadas y equiparables.

Durante el resto de días los atletas se ejercitan en gimnasios o en sus domicilios para fortalecer zonas claves para este deporte como antebrazos, dorsales, muñecas y tendones.

Marco resalta que, como propugna el refrán castellano, en esta disciplina vale más "la maña que la fuerza". Cifra la importancia de la técnica en un 80% y rebaja hasta el 20% la fortaleza física, desmintiendo así prejuicios y clichés. "Una persona supuestamente más débil puede ganar perfectamente a otra más fuerte si tiene la técnica y rapidez adecuada", insiste. Y es que, según explica, la lucha de brazos -también conocida por su nombre en inglés, armwrestling- es un deporte muy explosivo y ágil, donde en ocasiones las partidas se resuelven en apenas unas cuantas décimas de segundo. Otro de los secretos es conocer el propio cuerdo para sacar partido y usar a favor las características antropométricas de cada uno.

El presidente de la federación conquense rechaza la creencia popular de que se trate de un juego peligroso y asegura que es muy raro que se produzcan lesiones siempre que se practique en las condiciones homologadas y con las técnicas adecuadas. "La gente tiene en la menta la imagen de echar un pulso en un bar después de llevar una tarde bebiendo y que al día siguiente le duela la espalda, pero eso no tiene nada que ver con este deporte, donde se tiene mucho cuidado en la forma de colocar el cuerpo", relata con afán didáctico.

Profesionales en Europa del Este

La pedagogía sobre las características de esta disciplina centra precisamente muchos de los esfuerzos de este grupo de entidades deportivas serranas. Por ello además de sus salidas a otras zonas de España para competir y a los entrenamientos regulares dedican parte de su tiempo a exhibiciones para presentar este deporte en diferentes puntos de la provincia. La última de ellas se desarrolló este mismo sábado en Campillos-Paravientos con motivo de las Fiestas de San Sebastián. Son citas que suelen contar con buena aceptación del público y donde el ambiente se impregna de curiosidad, emoción y diversión.

La labor de 'evangelizar' en este arte marcial de los pulsos es hercúlea ya que la situación dista mucho de la de otros países como los de Europa del Este, en los que incluso hay quien se dedica profesionalmente a ello. "Aquí ya no es que nadie se gane la vida con ello, es que nos cuesta dinero a los que lo practicamos", comparte Marco.

Campeonato en la ciudad de Cuenca en 2021

De momento sus objetivos a corto y medio plazo no son tan ambiciosos sino que pasan por la distinción oficial de la disciplina por el Consejo Superior de Deportes y que las comunidades autónomas hagan lo propio para poder acogerse a las diferentes convocatorias de ayudas y subvenciones. En Andalucía y Cataluña ya es así y confían en que la Junta de Castilla-La Mancha no tarde en seguir sus pasos.

En una escala más próxima, otro de los proyectos en los que han depositado sus ilusiones es en la celebración del campeonato de España de Lucha de Brazos en la ciudad de Cuenca en 2021. Un reto para el que quieren contar con la colaboración del Ayuntamiento de la capital y que atraería a la capital conquense a los 250 destacados deportistas y a sus familias. 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus