05/01/2017
Cultura y Vida

Los Reyes Magos llegan a Cuenca tras una cabalgata que combinó elementos clásicos y modernos

El desfile estuvo lleno de animaciones pensadas para agradar a los niños pero también a los mayores

Cabalgata 2017

Los Reyes Magos fueron agasajados por la ciudad de Cuenca en un pasacalles que transcurrió entre calles abarrotadas y bajo una temperatura fría pero soportable. Los espectadores disfrutaron de un desfile con ingredientes para todos los gustos: pajes gigantes que desafiaban en altura a las carrozas de Sus Majestades y menudos cabezudos que danzaban entre la muchedumbre; imponentes caballos que danzaban con solemnidad y un plumífero ejército de traviesas ocas; dulzainas que llevaban en su sonido la historia de casi un centenar de cabalgatas que ha visto esta ciudad y música de pista de coche en algunos de los vehículos y tres majestuosos Reyes, rodeados de niños, que estrenaban modernos carruajes con inspiración troyana.

El desfile comenzó desde el recinto ferial con menos retraso que el año pasado, casi puntual y completó su recorrido en el tiempo previsto por la organización. La Banda de Música de Cuenca abría la comitiva y marcaba con sus himnos y un paso solemne el ritmo del cortejo. Tras ellos los conquenses pudieron conocer a los personajes del mundo navideño diseñado por la asociación Palanka Teatro: una familia de duendes que jugueteaba con los espectadores, unas pajes que repartían dulces a pie de acera, dos sonrientes gigantes de tres metros de altura que desafiaban la geometría para dar la mano a los pequeños y las elegantes damas sobre patines del Club Hoz del Huécar, ovacionadas cada vez que dibujaban sus figuras sobre el asfalto.

Grandes animadores también del desfile fueron los caballos de Zurbarán y Club Hípico Fierro, montados por jinetes convertidos en escolta personal de los magos de Oriente en su visita anual a Cuenca, trotando con cautivadora belleza y musicalidad. Y tampoco faltaron a la cita navideña los inmortales gigantes y cabezudos, que siguen impresionando y divirtieron a los niños de hoy y a los niños grandes que ahora cargan con sus propios niños sobre los hombros para que estén lo más cerca posible del espectáculo y de los Reyes. Por su parte, las intrépidas ocas, que este año sí que llegaron puntuales al desfile tras sufrir un pequeño percance que las retrasó el pasado año, arrancaron más de una carcajada a los presentes con sus trastabilladas carrerillas, siempre vigiladas por su pastor por si alguna se despistaba y decidía hacer una excursión por su cuenta por las aceras color Gerardo Rueda de Carretería.

En las carrozas participaron voluntarios Acción Católica y niños de La Paz, Fuente del Oro, Tiradores Bajos, Nohales, Casablanca, Cólliga, San Antón, Villanueva de los Escuderos, Villa Luz, Pozo de las Nieves, Casco Antiguo, Villa Román, Tiradores Altos, Buenavista, Las Quinientas y San Fernando. Con ellos el vehículo se convertía en una paleta de sonrisas que iba desde las cándidas por estar tan cerca de los Reyes Magos, tímidas por sentirse rodeados de tanta gente y maliciosas cuando lanzaban caramelos a los objetivos de los sacrificados cámaras de la prensa, víctimas predilectas de los pequeños más gamberros.

Carretería fue el lugar predilecto para los conquenses para seguir la cabalgata. Este año como novedad unas vallas evitaban que la gente se metiera dentro del desfile en su búsqueda de dulces, una medida de seguridad que fue aplaudida por algunos espectadores. Pasaban las siete y media cuando Melchor, Gaspar y Baltasar se adentraban en la arteria comercial de Cuenca, a bordo de sus tronos motorizados y saludando con ese agitar la mano que en España siempre se identifica con lo borbónico pero que viene de serie con la sangre real.

El desfile se disolvió junto al Monumento al Nazareno y desde allí los Reyes de Oriente fueron a la Plaza de España para recibir a los niños y tomar nota de sus últimos deseos, que se cumplirán siempre que los pequeños cumplan su promesa de meterse pronto en la cama y dormir. O al menos intentarlo en una noche en la que los nervios siempre hacen que sea difícil conciliar el sueño.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES

Galería

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies