13/01/2018

Los presidentes de la Comunidad Valenciana y C-LM se reunirán para hablar de agua e infraestructuras

"Sin consenso con Castilla-La Mancha no será posible un Plan Nacional Hídrico", advierte

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha mostrado hoy tajante al asegurar que no está dispuesto a admitir "ni como presidente ni como contribuyente" el "chantaje permanente" al que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, somete a las Comunidades Autónomas. "Es absolutamente insultante que jueguen a chantajearnos con la sanidad, la educación o con el dinero que es de todos los españoles, y que lo haga encima alguien que ha tenido la mucha cara política de amnistiar a todos los defraudadores con una amnistía inmoral", ha criticado.

De esta forma lo ha señalado este sábado en Cuenca, antes de lamentar que en España sean bienvenidos "todos los que se han llevado el dinero fuera", mientras se les sigue "apretando las clavijas" a los ayuntamientos y las autonomías que, teniendo superávit, no se les permite gastarlo en interés social.

En este sentido, ha garantizado que al Ejecutivo que preside "no le va a desalentar" esta actitud, al tiempo que ha adelantado que el próximo día 20 de enero tiene previsto reunirse con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, para hablar de las necesidades de agua, de infraestructuras y de financiación, "porque no vamos a permitir que el conflicto catalán le sirva al Gobierno de Rajoy para seguir retrasando las necesidades financieras de las Comunidades Autónomas".

En otro orden de cosas, el presidente castellano-manchego ha asegurado que el comportamiento del Ministerio de Agricultura en relación con los problemas del agua en Castilla-La Mancha es "absolutamente discutible e indefendible", y ha advertido de que este año 2018 habrá "importantes novedades" en este asunto.

Así, ha recordado que aspira a un acuerdo nacional sobre el agua que se sigue necesitando porque el famoso memorándum del agua "o memorándum de la vergüenza" sobre el río Tajo dejó "a ras del suelo" todos los objetivos y deseos por el agua de esta región.  A ello se suma que la actual situación de sequía pone de manifiesto que la batalla del agua "tiene que beneficiar al Tajo, al Júcar, al Guadiana y a todos nuestros ríos". Pero si no hay consenso con Castilla-La Mancha –ha advertido– no será posible un acuerdo nacional sobre el agua.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus