04/02/2019

Las Mesas conmemora este martes el 540 aniversario de su fundación como villa

La fundación del pueblo de Las Mesas data del siglo XIV (1.383) aunque se hizo villa 96 años después

Ayuntamiento Las Mesas

El Ayuntamiento de las Mesas ha indicado a través de su canal oficial de redes sociales que este martes, 5 de febrero, se conmemora el 540 aniversario de su fundación como villa. Según la reseña del Consistorio meseño, la fundación del pueblo de Las Mesas, data del siglo XIV (1.383), aunque se hizo villa 96 años después, concediéndole todas las mercedes y privilegios que tiene. Por tanto, fue reducida a la Corona Real el 5 de Febrero de 1479. El principio y origen del nombre de Las Mesas proviene de que esta villa está situada en medio y en uno de los cuatro cerros, que tienen todos forma de mesa. En ninguno de los cuatro se puede sembrar nada más que en lo alto, pues las laderas son pedregosas y canterales colorados y rubios.

Por todo ello, es decir, por la forma de mesas de sus cerros y el color de sus laderas pedregosas, se llega a la conclusión de que pusieron por nombre "Las Mesas Rubias". Dos de los mencionados cerros están en la parte oriental dos en la occidental. La villa está situada al final del segundo de oriente. Uno de los cuatro cerros se llama "El Mesacho", que quiere decir mesa ancha; difiere de los otros en que es más ancho en su parte alta. No se sabe ni cuándo ni quien fundó esta villa, pero es cierto que es de las más antiguas de estas tierras.

Los datos más antiguos dicen de no haber lugar, donde ahora hay dos lugares. Uno es Villarrobledo, de unos 2000 vecinos y que está situado a tres leguas, y el otro, Socuéllamos, de más de 1000 vecinos, que está a dos leguas. El primero está en tierra de Alcaraz y el segundo en tierra de la Torre de Vejezate. En la parte del marquesado si había algunos lugares; eran más pequeños que este, de donde se entiende que después de ganar estas tierras a los moros el primer lugar que se fundó fue esta villa, la cual está situada y fundada en donde era castillo. En este se recogían y defendían los lugareños de los moros que estaban y vivían alrededor de él, como así lo demuestran los villariegos que hay cerca y alrededor de la villa. Lo que parece haber sido la fortaleza que aquí se tenia se llamaba "El Cortijo". En medio de él los antiguos fundaron la iglesia que está hasta hoy.

Era tan grande la cerca de este castillo que aunque sale todo el pueblo en procesión alrededor de la iglesia, se queda y hace una buena plaza entre la procesión y la iglesia. Hoy está señalada la cava que hay alrededor del castillo; la cerca de este era un terraplén y la tierra para este había sido traída a mano de tres hozuelas situadas en la parte occidental de dicho Cortijo, y que se llaman: Hozuela Grande, Hozuela Chica y el Lavajo del campo.
En este contorno, y un poco más adelante, hay una fuente, a manera de pozo, y de unos dos estados de profundidad, la cual es muy antigua. (Estado es una medida longitudinal, tomada de la estatura regular del hombre, se usaba para apreciar alturas o profundidades, y solía equivaler a 7 pies.)

Dicen, y eso parece, que de ella se abastecían de agua los moros, porque hallaron un hueco en la piedra. Dícese que aquel hueco viene por debajo de tierra a dar al castillo y Cortijo, tanto que oyeron decir estos que declaran a muchos viejos que habían encontrado aquel hueco, haciendo asiento para sentar la pila bautismal de la iglesia, que justamente parece estar en el centro del Cortijo, y que habían echado un ansarón y salió a la mencionada fuente. Varios hombres probaron a entrar y uno de ellos, llamado Alonso Chova, había llegado a más de la mitad de la tierra, diciendo que aquel hueco era labrado a mano, porque su mayoría era de yeso, como era la piedra de la mencionada fuente. Mientras el pueblo fue de poca vecindad no tuvo otra agua para beber, pero hace michos años que no se bebe por salobre. Luego en este cortijo se hizo un cementerio, delante de la puerta de la iglesia se han hallado orzas, ollas, tinajuelas y cosas de barro que realmente eran de moros.

Villa del Marquesado de Moya

Esta villa del Marquesado de Villena es una de las más reducida a la Corona Real; esto se sabe porque los que declaran han sido oficiales del consejo de esta villa y uno de ellos lo es al presente, habiendo leído y visto muchas veces los privilegios y mercedes que los Reyes Católicos le hicieron, declarándola villa. Para justificarlo e indicar de como es villa y desde cuando, dicen: Que esta era aldea de la villa de Alarcón, la cual era del rey don Juan de Castilla, padre del príncipe don Enrique. Este príncipe tenía por mayordomo a don Juan Pacheco, marqués que fue de Villena, y por los buenos servicios prestados a su padre y a él, con licencia del Rey, su padre, le mandó a la villa de Agreda con todas sus fuerzas y fortalezas. Después el Rey don Juan, por convenir más a su servicio, mandó a su hijo que diese a don Juan Pacheco en otra parte 1000 vasallos en Villena, Sax y Yecla, y que si allí no los había se los diese en las aldeas y tierras de su villa Alarcón. Como quiera que en estos tres pueblos solo hubiera 420 vecinos, le faltaban 580, los cuales le entregaron en aldeas de Alarcón. Entre estas, fue esta villa una de tantas.

Don Juan Pacheco tomó posesión de este lugar el día 16 de Octubre de 1445. Este lugar era de 31 vecinos. Fue del marqués durante 34 años, y estuvo sujeta como aldea a la villa de Bel-monte.  A la muerte del Rey don Juan de Castilla y de su hijo el príncipe don Enrique, sucedió por heredera Isabel la Católica. Habiendo guerras y comunidades, se alzaron, levantaron y redujeron a la Corona Real este pueblo, Pedroñeras y Pedernoso. Las fuerzas de estos pueblos se defendieron de las del Marqués en esta fuerza y cortijo, que aún no estaba caído del todo, pues estaba en pie la puerta por donde entraban, aquí resistieron hasta que llegó un capitán llamado Jorge Manrique con mucha gente y poder de los Reyes Católicos para recibirles y ampararles, reduciéndolos a la Corona, como estas tres villas lo habían suplicado. Desde este momento se hizo villa, concediéndole todas las mercedes y privilegios que tiene. Por tanto, fue reducida a la Corona Real el 5 de Febrero de 1479, siendo villa ya unos 96 años.

El marqués de Belmonte puso demanda a estos tres pueblos ante los severísimos Reyes Católicos y ésta fue sentenciada en contra de dicho marqués, siendo firmada y sellada por dichos Reyes. Esta villa está enclavada en La Mancha, casi en el reino de Toledo, o al menos más cerca que ningún otro reino, porque está a diez y ocho leguas de Toledo a la orilla y entrada del Marquesado de Villena, y el primer lugar viniendo de Toledo al Marquesado, porque está la mojonera de la orden de Santiago a la parte del poniente, poco más que a un tiro de ballesta del pueblo.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus