27/05/2018

Las lágrimas del ascenso se convirtieron en lluvia que obligó a los blanquinegros a celebrar bajo techo

No hubo festejo en la Plaza de España pero sí paseo en el tren turístico hasta la Plaza, donde los jugadores fueron coreados por la afición. Emotivas imágenes de Gerica, Javi Soria y Luis San Juan durante la celebración

Conquense campeón (Fotos de Carlos A. Checa y Diego Aragón)

El 1-1 obtenido por la Balompédica en Durango inundó Cuenca de optimismo durante toda la semana y eso se vio reflejado en el estadio municipal de La Fuensanta, que presentó una entrada histórica. Unas 3.200 personas se reunieron en el campo con el convencimiento de que, tras tres intentos frustrados de forma consecutiva, esta vez sí que tocaba subir. Se lo merecía el club, se lo merecía la ciudad y se lo merecían especialmente los 850 socios que han estado ahí estas últimas tres temporadas en Tercera. Ellos estuvieron allí cuando hacía frío, real y metafóricamente hablando.

Y el Conquense subió, con las correspondientes dosis de sufrimiento porque el Durango presentó batalla desde el primer minuto y terminó cayendo con honor y con toda su elegancia vasca. Tantas ganas de Segunda B tenían algunos aficionados que hubo un amago de invasión de campo un  minuto antes de que el árbitro señalara el final por una mala interpretación del sonido del silbato. Sesenta segundos después sí que llegó el triple pitido del colegiado y ahora sí, la grada corrió en estampida hacia el verde para abrazarse con los héroes blanquinegros.

Especialmente tranquilo parecía el entrenador Luis Ayllón a pesar de que todo el mundo le buscaba para señalarle como uno de los arquitectos del éxito. Y se veía especialmente radiante a Vicky y a Tajamata, dos de los jugadores que durante dos promociones consecutivas se han quedado a las  puertas de la Segunda B. Otros jugadores expresaron su emoción mediante las lágrimas, como Gerica, que se marcó un espectacular partidazo para obtener, dos años después, su ‘vendetta' por aquella final contra el Mutilvera que estuvo en sus botas.

Lloró también de alegría el capitán Javi Soria, que pudo al fin cumplir con el objetivo para el que regresó a su tierra: devolverla a la categoría que se merece. Y lloró mucho el presidente, Luis San Juan, rebosante de orgullo por ver cómo ha conseguido florecer en una maceta estrecha por los aprietos económicos un proyecto deportivo regado con el sudor de muchos jugadores de Cuenca. Una hora después del partido estaban esperando al trenecito para subir a la Plaza y el presidente todavía no había conseguido reponerse del todo.

No se perdieron el partido las distintas autoridades de la ciudad, que brindaron en el palco por el éxito deportivo del Conquense. El alcalde bajó a los vestuarios para compartirlo con los jugadores; allí se descamisó para enfundarse la remera blanca con la C en el pecho y les dio cita a las tres, una hora después de finalizar el partido, para la recepción en el Ayuntamiento.

La lluvia comenzó a hacer acto de presencia cuando el equipo blanquinegro subía en el tren turístico hacia el Casco Antiguo, entonando cánticos de gloria y agitando bufandas por las ventanillas. Con ellos subieron muchos aficionados que les corearon cuando los de Ayllón salieron al balcón de la Casa Consistorial, en la que lució también una pancarta dedicada al ascenso del Conquense.

Tras la recepción los jugadores pudieron al fin irse a comer para coger fuerzas para la celebración. Cuando terminaron la lluvia ya había conquistado totalmente la ciudad de Cuenca, lo que impidió celebrar el título en la fuente de la Plaza de España como en anteriores. La fiesta se trasladó a La Grotte, en el Paseo del Huécar y bajo techo. Era el momento de regar esas gargantas secas de tanto llorar y cantar; de brindar para olvidar los malos momentos y de celebrar que el próximo curso el fútbol conquense viajará más allá de las fronteras regionales.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES DEL PARTIDO Y DE LA CELEBRACIÓN EN EL CÉSPED Y TAMBIÉN LA DE LOS FESTEJOS TRAS EL PARTIDO

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus