15/07/2018

Las culturas española y conquense vistas por dos asiáticos y dos americanos

Tópicos, impresiones y opiniones sobre nuestra ciudad y nuestro país por parte de alumnos extranjeros del curso de español del programa ESPACU de la UCLM. 

Este miércoles 11 de julio se inauguró el ‘Curso intensivo de verano de Lengua y Cultura Española' en la Iglesia de San Miguel de Cuenca. El curso de la UCLM organizado por el programa ESPACU durará todo julio y contará con alrededor de 120 alumnos de hasta nueve nacionalidades (Austria, Corea del Sur, Inglaterra, Estados Unidos, India, Brasil, Austria, Taiwán y China) para aprender español.

Hemos aprovechado esta oportunidad para preguntar a cuatro estudiantes de cuatro nacionalidades distintas sobre tópicos de nuestro país, cómo es estudiar español y la primera impresión que han tenido de nuestra ciudad y de España.

Cuando hablamos de la idea que tienen las personas de fuera de España sobre nuestro país  siempre pensamos en las mismas respuestas: paella, la siesta, personas de carácter extrovertido y el buen clima. Estos estudiantes no iban a ser la excepción.

Un estudiante taiwanés, Cheng Shin Yeh, de traducción en castellano a Marcelo, afirma que ya conocía de España la gran cantidad de bares que te puedes encontrar en las calles y el clima soleado. No es el único que cuando le nombras el nombre de nuestro país piensa en el buen tiempo. Marshneel Vaid, una estudiante india, también destaca el clima como un rasgo identificativo de nuestro país. Marshneel además añade, cómo no, que también conocía la paella.

Dicen que la primera impresión es lo que cuenta, lo que queda grabado en las mentes de las personas de forma más duradera, así que le hemos preguntado qué es lo que más les ha impactado de la vida en España.

Si el clima y la comida es ya un rasgo cultural de España, también lo es los horarios de vida que tenemos. Marcelo y Marshneel afirman que lo que más les ha impactado es lo tarde que se acuestan los españoles. Hay muchas diferencias entre cada país pero al parecer, la hora de irse a la cama es algo en lo que marcamos la diferencia. Hablando de horarios, Mardonedes Camelo, estudiante brasileño, y Austin Foster, americano, señalan el corto tiempo que están abiertas las tiendas. El estadounidense nota la diferencia respecto a su país, en el que según cuenta "no cierran las tiendas".

Acostumbrados a vivir en ciudades como Nueva Delhi, Kaohsiung o Brasilia, a la hora de definir Cuenca, el adjetivo recurrente es el mismo: tranquila. Tanto Marcelo como Marshneel y Mardonedes coinciden en que un atractivo que les gusta de la ciudad es la tranquilidad del ritmo de vida en comparación con las ciudades en las que estudian.

Los estudiantes que no llevan ni una semana en Cuenca ya reconocen cual es el mayor atractivo de la ciudad: el Casco Histórico. Austin y Mardonedes destacan, entre las actividades que han hecho, los paseos por la parte antigua y la cultura de Cuenca. Durante el curso visitarán el Casco Histórico, el Cerro del Socorro, el museo de Arte Abstracto, la Fundación Antonio Pérez y el museo de Ciencias. También visitarán otras ciudades como como Toledo, Madrid, Valencia y Aranjuez, además de realizar actividades como torneos, piragüismo, barranquismo e incluso una fiesta flamenca y otra ibicenca.

Ir a hacer un curso tan lejos de tu país es una idea que puede dar miedo, pero que también atrae. Cuando le preguntamos por las razones de venir a España, y más concretamente a Cuenca, la mayoría coinciden que es el lugar perfecto para aprender el idioma, pero otra de los principales motivos es conocer la cultura española.

Aprender español en el extranjero a veces no es una opción fácil. Muchos de los alumnos que han venido son de países donde la principal lengua extranjera que se estudia es el inglés en detrimento de cualquier otro idioma, así que muchas veces aprender español es una cuestión de vocación. En países como Estados Unidos, donde la lengua natal es el inglés, hace que muchos de los alumnos se decidan por estudiar nuestro idioma, más teniendo en cuenta que en el país norteamericano hay alrededor de 57 millones de hispanohablantes. Sin embargo, Austin nos cuenta que tampoco es fácil estudiar español en EEUU, "todo el mundo habla en inglés", ya que el estudio de un idioma alternativo no es obligatorio como lo es en el caso de los institutos y colegios españoles.

La experiencia que vivirán los cerca de 120 alumnos no les servirá solo para mejorar su nivel de español, sino que una de las partes más importantes y bonitas de este curso es conocer la cultura de otro país y, como dice Marshneel, "divertirse, conocer nueva gente y hacer muchos amigos". 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus