16/08/2017

La Virgen de Riánsares vuelve a la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción como cada 15 de agosto

El fervor hacia su patrona y los actos marianos en su honor "eclipsaron" el patronazgo y advocación de la parroquia dedicada a ‘Nuestra Sra. de la Asunción' 

Todavía no habían salido los primeros rayos de sol, cuando miembros de la Hermandad de la patrona, comenzaron a ultimar los detalles. La imagen se situó mirando el camino de entrada a la explanada del santuario, con su manto rojo y el bastón de alcaldesa de honor, sobre hojas de higuera, tal como dice la leyenda. Los primeros peregrinos comenzaron a llegar en la mañana de este martes 15 de agosto. También acudieron los servicios de Protección Civil, que se encargaron de ordenar el tráfico y aparcamiento, la Policía Local y Guardia Civil y el puesto de primeros auxilios de Protección Civil servicio de Cruz Roja. Todo a punto para recibir, en lo que sin duda es un "punto de encuentro" a centenares de personas, fieles devotos de Riánsares, hubo alrededor de cuatro centenares de sillas preparadas en colaboración con el Ayuntamiento.

Entre tanto en la ciudad, ante el Arco de la Malena se inició el Rosario de la Aurora y centenares de personas a pie se dirigieron en oración hacia el Santuario, por las carreteras de las Cuestas, la Bolita, Polvorín, la Vega y de la Virgen, para llegar a la hora prevista, las 8:00 horas de la mañana al Santuario. Allí esperaba la imagen de la patrona situada a las puertas con su manto rojo, preparada la "hermosona", para presidir la Eucaristía que tuvo lugar a las 12:00 horas. Esta, oficiada por el párroco de Ntra. Sra. de la Asunción, Miguel Alberto López, junto al titular de la Parroquia San Víctor y Santa Corona, Miguel Angel Caballero, acompañados  por el vicario parroquial Francisco Gabaldón y German Jimenez de San Víctor y Santa Corona.

Miguel Alberto López incidió en la festividad destacando el significado para los taranconeros y la romería de la tarde con la imagen de la patrona hacia Tarancón.  No faltó el recuerdo hacia  todos aquellos que ya no están, por quienes se ofreció la Eucaristía y en especial a aquellos componentes de la Hermandad de la Virgen de Riánsares, además, este ha sido el primer año sin Máximo Cuenca Parra, que en un día como este, en una misa de alba, estrenaba su ‘misa manchega'. Una misa al alba, al aire libre, de campaña, en la que estuvo presente toda la sociedad taranconera, que como bien recordó hace unas semanas la Subdelegada del Gobierno en Cuenca, Maria Lyon Lozano, hija del taranconero, "no se pierde, este donde este" referido a su padre porque es un "día muy especial para toda la familia" y que supone punto de encuentro para decenas de personas que se ven de año en año en esta jornada matinal.

Las voces del coro parroquial, realzando la Eucaristía y en las lecturas, como es habitual, miembros  de la propia hermandad de la Virgen, organizadora de los actos en honor a la patrona en esta jornada, y también estuvieron presentes otras asociaciones parroquiales. Una misa popular, solemne, sin protocolos, pero a la que no faltaron miembros de la corporación municipal y otros sectores entre el numeroso público. Unos cumpliendo la tradición en la participación a pie en el rosario de la aurora, y otros llegados con vehículos para seguir la misa de alba, pero allí estuvieron, varios representantes de la administración.

Las labores de coordinación y organización de vehículos a cargo de voluntarios de la Agrupación Local de Protección Civil, y también de la Cruz Roja, y agentes de la Policía Municipal y de la Guardia Civil regulando el tráfico en la carretera para facilitar el tránsito de personas hacia el santuario fue importante y eficaz.

Por la tarde tuvo lugar el traslado en romería de la imagen de la patrona desde la ermita al templo parroquial. Un año más, como cada 15 de agosto, los taranconeros y taranconeras, se volcaron en su expresión de júbilo, de alegría, exteriorizando su fe y devoción en torno a la imagen de Nuestra Sra. de Riánsares. Si por la mañana, la asistencia a la Eucaristía matinal en el santuario fue multitudinaria, la máxima expresión devota se profesó por la tarde, con la procesión romera de traslado de la imagen hasta la parroquia de Nuestra Sra. de la Asunción.

Centenares de personas se desplazaron de nuevo al Santuario, para acompañar a la imagen en sus últimos momentos en el lugar que estaba lleno a rebosar, y decenas de personas en el exterior esperaron la salida de la imagen. Emoción contenida, semblantes de reflexión, de recogimiento en el interior, donde la Hermandad y su junta directiva con el presidente al frente, Francisco Arcas, inició los sencillos actos. El párroco Miguel Alberto López ante la imagen, y el templo en pie para el canto emotivo de la popular Salve en honor  la patrona. Al finalizar el canto se organizó la procesión romera con la Virgen de Riánsares portada a hombros en sus andas, con su manto rojo, bastón de alcaldesa, medallón y sin corona. Tras el vítor a la "hermosona" y a la "guapetona", salió majestuosa del Santuario a las 20:30 horas y se dirigió rodeada de centenares de fieles, tras la cruz de procesión y los faroles que iluminaron la procesión romera.

Entrada la noche, sobre las 22:00 horas, la comitiva oficial estaba situada en la curva de la Cuesta de la Bolita, también presentes la imagen de San Roque y la de los Santos Mártires y patronos, San Víctor y Santa Corona, acompañados de sus directivas, la corte de honor de las fiestas patronales, autoridades locales, civiles, militares y religiosas, en este caso encabezadas por Miguel Angel Caballero, párroco de San Víctor y Santa Corona, puesto que Miguel Alberto estaba haciendo el camino andando tras la imagen. Este fue el encargado de dar la entrañable bienvenida a la imagen, "esperamos tu llegada a esta tu casa, a nuestros hogares y corazones". Tras el himno nacional interpretado por la Agrupación Musical Nuestra Sra. de Riánsares, hubo un castillo de vistosos fuegos artificiales, símbolo de la alegría, del júbilo por la llegada de la imagen de la patrona Nuestra Sra. de Riánsares, que marcialmente asciendía, radiante y majestuosa, cerrando la procesión. 

Incalculable la cantidad de personas que un año más, esperaron apostados en todo el trayecto entre la curva de la Cuesta de la Bolita, hasta el mismo templo Parroquial, en algunas zonas muy apretados.  También hubo gente colocada en la barriada de Santa Quiteria y los cerros próximos al recorrido final.

Un año más, se cumplió fielmente con la tradición, con la costumbre ancestral, con renovados votos de fe y devoción en favor de nuestra Sra. de Riánsares. Siempre igual, pero a la vez siempre diferente, el 15 de agosto para taranconeros y taranconeras.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus