19/06/2019

La UNESCO declara el Valle del Cabriel y el Alto Turia Reservas de la Biosfera

La primera zona abarca 37 términos municipales de la provincia de Cuenca y la segunda a Santa Cruz de Moya

La UNESCO ha hecho oficial la declaración del Valle del Cabriel y del Alto Túria como Reservas de la Biosfera durante la renunión del Consejo Internacional de Coordinación (CIC) del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MaB), reunido en París y constituido por 34 países. 

El primero de estos territorios engloba con esta marca de protección y diferenciación abarca una  superficie total de 424.922,59 hectáreas. Hay seis municipios de la provincia de Albacete, 37 de la provincia de Cuenca, cinco de Teruel y cuatro de Valencia.

Los municipios conquenses incluidos son Enguídanos, Graja de Iniesta, Iniesta, Minglanilla, Paracuellos, La Pesquera, Villalpardo, Villarta, El Herrumblar, Alcalá de la Vega, Arguisuelas, Boniches, Campillos-Sierra, Campillos-Paravientos, Cañada del Hoyo, Cañete, Cardenete, La Cierva, Fuentelespino de Moya, Garaballa, Graja de Campalbo, Henarejos, Huérguina, Huerta del Marquesado, Landete, Mira, Moya, Narboneta, Salinas del Manzano, San Martín de Boniches, Talayuelas, Tejadillos, Valdemorillo de la Sierra, Villar del Humo, Víllora, Yémeda y Zafrilla.

Está ligada al ecosistema fluvial del río que le da nombre si bien aparecen otros ecosistemas de gran valor ligados a roquedos, tierras de labor, bosque mediterráneo, bosque de alta montaña o humedales que le confieren unas características naturales únicas de gran valor.

En el caso de la Reserva del Alto Turia comprende toda la superficie de los siete términos municipales de Valencia de los que forma parte teniendo como eje de unión el curso alto del río Turia, con 67.080 hectáreas de la que forma parte el municipio de Santa Cruz de Moya de la provincia de Cuenca con 11.075 hectáreas, el 17 por ciento de la superficie.

Las Reservas de la Biosfera son una figura creada por la UNESCO en 1971 para identificar territorios cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza. Se establecen sobre zonas ecológicamente representativas o de valor único, en ambientes terrestres, costeros y marinos, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales.

En la provincia de Cuenca ya existía otra Reserva de la Biosfera, la de La Mancha Húmeda, que también se extiende por Ciudad Real, Toledo y Albacete y fue declarada en 1980. Está formada por humedales dispersos por la geografía del territorio manchego, como lagunas endorreicas, tablas fluviales o terrenos inundables de los ríos Gigüela, Záncara, Riánsares y Guadiana, así como por humedales que pertenecen al sistema  cárstico del entorno de Ruidera.

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus