15/09/2019

La representación de la Conquista se consolida como gran cita de masas en el calendario conquense

Miles de personas han contemplado este sábado por la noche el espectáculo de variedades que recrea las primeras horas tras la toma de la ciudad por Alfonso VIII

Representación Cuenca Histórica 2019. Fotos: J.J. Domínguez

La representación de la Conquista de Cuenca ha conseguido consolidarse como una de las citas de masas del calendario conquenses de eventos. Miles de personas se han congregado en la noche de este sábado en la Plaza Mayor para contemplar este espectáculo que, a las puertas de la Catedral, recrea las primeras horas del 21 de septiembre de 1177,  tras la capitulación de la Kunka musulmana, tras ganar el rey Alfonso VIII la urbe para la Cristiandad y el Reino de Castilla.

Lo hace a modo de espectáculo de variedades. La propuesta, que año a año gana en vistosidad y puesta en escena, es un ecléctico mosaico de géneros: danzas, romances, bailes, zancudos, peleas, sketches humorísticos, diálogos teatrales y declaraciones solemnes.

Busca, como los clásicos, entretener y divertir pero también enseñar, ofrecer unas píldoras de Historia y leyenda para que el gran público conozca o recuerde. Así, desfilan por el escenario de la Plaza Mayor los reyes Alfonso y Leonor junto al alcaide de la ciudad, Abu Beka, el rey Alfonso II de Aragón, Nuño Pérez de Lara, caballeros santiaguistas, bailarinas moras y un largo etcétera de personajes aunque el personaje real es la Cuenca, la antigua y la moderna unidas por las artes escénicas.

Una idea que ha atraído a muchos espectadores locales pero también a turistas que se encontraban de casualidad con esta oferta añadida a su visita o a otros que incluso, según comentaban mientras esperaban el comienzo, se habían decantado por Cuenca como destino por su interés en ver el espectáculo.

En la espera, por cierto, los congregados pudieron entretenerse comentando los modelitos de los invitados a una boda en la Catedral cuyos novios salían entre vítores y aplausos.

Alrededor de las nueve menos cuarto de la noche alcanzaban la Plaza las dos columnas. La de los cristianos venía desde San Pedro y la de musulmanes desde Mosén Diego de Valera (Zapaterías). Y a partir de ahí la sucesión de versos, espadas, coreografías y hasta algún relincho que se ha prolongado hasta las 22:05. Una extensión que contribuyó a que se mermara sensiblemente el número de integrantes del peculiar patio de butacas urbano.

Alrededor de 150 personas (y una decena de caballos del club hípico Fierro y Amigos de los Caballos)  han participado altruistamente en este montaje coordinado por Miguel Romero y organizado por la Asociación de Peñas Mateas con el apoyo del Ayuntamiento y la colaboración de un exhaustivo listado de colectivos como Engatos Teatro, el grupo musical Tiruraina, Dulzaineros de Cuenca y los recreacionistas de Conca.  Ha habido representación de diez de las 44 peñas oficiales.

El acto, más allá del pequeño retraso horario, se ha desarrollado sin más incidente que algún problema puntual de megafonía rápidamente subsanado o sustituido por la viva voz. La organización de los espacios se ha hecho con diligencia e incluso los más pequeños han tenido la oportunidad de ver muy de cerca la evolución de estos personajes que para ellos son el cuento más maravilloso que les contó esta noche Cuenca. 

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE LA REPRESENTACIÓN

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus