19/03/2019
Cultura y Vida

La imagen de San José en la Catedral de Cuenca

"Hallarás la figura de San José en los lugares perdidos, apartados, en los retablos, en compañía, como un actor secundario que depende del actor principal en la película de la vida"

El día 19 de marzo celebramos la festividad de San José, una persona indispensable en nuestras creencias cristianas. Su misión fue esencial e irrepetible al tener bajo su protección a Jesús y María, pilares básicos de nuestros dogmas.

Las fuentes de información, sobre San José, las encontramos en los primeros capítulos de los evangelios de San Mateo y de San Lucas. El primero llama a San José hijo de Jacob (Mt. 1,16) y según San Lucas su padre era Helí (Lc. 3,23). Posiblemente naciera en Belén, la ciudad de David y vivió en Nazaret. Según San Mateo, San José era Tekton, que significa carpintero (Mt. 13, 55).

Buscando el silencio en el interior de la Catedral, hallarás la figura de San José en los lugares perdidos, apartados, en los retablos, en compañía, como un actor secundario que depende del actor principal en la película de la vida. Sólo es el titular de un retablo y como el único de estilo rococó que posee el Templo. Fundado en 1740 por el beneficiado José Cano Abril. Lo preside una figura policromada de San José. Un retablo distinto del resto de la catedral, donde impelan los espejos, seis a cada lado, con artísticos marcos de molduras uniformes que dan contorno al retablo y otros once más pequeños, que se distribuyen entre las pilastras frontales y el arco de la hornacina en que se nos muestra San José. Estos espejos nos invitan a mirarnos a nosotros mismos como un reflejo, como una invitación a que la imagen reflejada del observador sea el imitador de las virtudes del Santo que lo preside.

Lo más interesante de este retablo es el medallón que se exhibe en la parte superior central, un grupo policromado y tallado obre la madera, que representa a la Sagrada Familia en el taller de Nazaret, sobre ellos un angelillo porta una corona de laurel, observando la escena.

En el Coro, obra del siglo XVIII, en el lado del Arcipreste (lado derecho) la primera figura que encontraremos será la de Sn José. La traza fue contratada en 1753, a Fray Vicente Sevila y las tallas, de madera de nogal, son obra del escultor Manuel Gassó.

La silla central es la del Obispo, la imagen que contemplamos, tallada en bajorrelieve sobre su respaldo, es la del Salvador, que sostiene en su mano izquierda la bola del mundo rematada en una pequeña cruz, después a uno y otro lado de la silla episcopal, van sucediéndose las diferentes sitiales de Dignidades, Canónigos y Beneficiados, llevando siempre en el respaldo el correspondiente Santo titular del propio sitial. Comenzando por la derecha nos encontramos con la figura de San José, Esposo de la Virgen María. La talla tiene un cierto encanto, el Niño Jesús en brazos de San José intenta con su mano izquierda llegar a tocar la barba de su padre adoptivo con una muestra de cariño y cercanía hacia él.

Otra de las imágenes que posee mucho candor es el medallón de la Sagrada Familia ubicada en el trascoro de la catedral, donde San José se muestra juguetón con el Niño Jesús, ofreciéndole el dedo índice de su mano derecha llevando una paloma y el Niño Jesús, en brazos de María, extendiendo su mano izquierda con intención de llegar a cogerla.

Todas estas escenas nos dan una idea de la ternura de un hombre con el Niño que tiene en custodia y en ellas se ve la implicación que tuvo durante toda su vida. Él es el modelo de todos los educadores por lo que a él deberían recurrir todos los que tienen un papel educativo en la Iglesia y en la sociedad. El Papa Pío IX lo declaró Patrón de la Iglesia Universal, en el año 1847 y el Papa Juan XXIII, lo incorporó al Canon Romano, para que sea venerado por todos los cristianos en el momento que Cristo se hace presente en el altar.

Feliz Día del Padre.

 

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus