30/03/2018
Semana Santa

La historia del Arte reescribe en Cuenca un nuevo capítulo cada Viernes Santo camino del Calvario

La procesión ha tenido que acortar su recorrido e ir por la calle del Peso para encerrarse en El Salvador y salvaguardarse de la lluvia

Turbas 2018.Fotos:Esteban de Dios

El amanecer ha despertado afilado y el frío no ha encontrado gran dificultad para adherirse a los huesos de quien apenas conserva ya piel, una piel convertida en jirones. La madrugada es punzante y atronadora para Jesús el nazareno. Cuenca se ha convertido en un lienzo que ha ido cambiando de luces y de tonalidades a medida que han avanzado los minutos en el reloj. Espectáculo sensitivo para quien sabe apreciar las verdaderas obras de arte. Una explosión de sonidos y de colores se han podido ver en la procesión de la madrugada conquense, que lamentablemente ha tenido que acortar su recorrido debido a la lluvia. Debido a esto, después de salvar las Curvas de la Audiencia, el desfile ha seguido por la calle del Peso para bajar directamente a la iglesia desde la que había salido, donde ha terminado la procesión, en torno a las 10:30 horas.

Numerosos pintores, fotógrafos y artistas plásticos durante años, lustros y siglos han dejado reflejado en sus creaciones a un Cristo que carga con su cruz camino del Calvario, mas ninguna obra se vive de forma tan actual como la que representan los conquenses con este nazareno del alba. La historia del Arte reescribe en Cuenca un nuevo capítulo cada Viernes Santo.

Y entre el estruendo de tambores y clarines, entre los nervios y la eterna espera, se ha abierto la puerta de El Salvador y la aclamación se ha hecho inmensa, ensordecedora, la plaza ha estallado y han arremetido con más fuerza los tambores. El júbilo del Domingo de Ramos se ha tornado en grito agonizante, en una turba que ya está crucificando al Hijo del Hombre.

En los primeros compases de la jornada la procesión ha sido ágil, alcanzando en menos tiempo que el año pasado la parte baja y pasando por Carretería relativamente temprano. Se ha retardado después el ritmo, una vez comenzada la ascensión por la Trinidad.

Muchos están pero solo algunos te acompañan
Entre la multitud, las burlas y el peso de la cruz, solo algunos te han acompañado, Señor, en tu camino hacia el Calvario. Entre ellos una mujer, la Verónica, la única que se ha atrevido a apiadarse de ti y tú le has regalado tu rostro en su paño. Paño que en 2018 ha estrenado obra del artista conquense Emilio Morales, que lo ha pintado con su propia sangre.

Además, en la madrugada te ha seguido fiel como siempre, tu discípulo amado, San Juan, el de la palma, ese tan querido por los conquenses, el guapo. Cuya hermandad ha pasado a llamarse Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de San Juan Evangelista.

Y por supuesto tu Madre, la Madre de todas las madrugadas de Viernes Santo conquense, la Soledad de San Agustín, que ha demostrado el amor a su Hijo también en su caminar silencio pero presente. Desde lejos, pero cercana, ha acompañado la Virgen a Jesucristo cargando con la cruz, humillado, insultado. Y también próxima, en El Encuentro, en ese fugaz momento en que la mirada es el lenguaje más íntimo y profundo entre dos personas que se quieren. Una mirada capaz de transformar la vida e idónea para reconstituir un cuerpo a punto de ser destruido.

La Soledad de San Agustín ha portado un broche dorado de plata que ha regalado la Juventud Filarmónica de Villamayor de Santiago por el hermanamiento de ambas entidades. En él va grabado el escudo de la localidad manchega. Además, la imagen ha llevado en procesión un cuello de encaje duquesa del s. XIX y la medalla de san Julián del siglo XVIII con motivo del Año Santo.

La lluvia no vence la elegancia
La aparición de precipitaciones ha sido decisiva en el desenlace de esta primera procesión de un Viernes Santo muy intenso en Cuenca. Además de propiciar el cambio de recorrido asumido en estos casos y que manda las hermandades desde las Curvas de la Audiencia a la calle del Peso, ha restado probablemente participación nazarena y de turbos, y de público.

Sin embargo, también han sido muchos los que se han echado a la calle de madrugada para ver la procesión y para participar en ella. Y a pesar de ensombrecer el recorrido en varios puntos, la lluvia no ha restado elegancia a las tres hermandades del alba ni a sus hermanos ni a sus banceros. Con el agua cayendo de forma abundante han regresado a El Salvador cada una de ellas, con la elegancia propia de quien tiene experiencia en la materia, con la solvencia de quien sabe estar.

La turba ha resistido asimismo el arranque de las nubes, para ver cómo se perdían por el portón de la iglesia sus imágenes. Tambores, clarines y túnicas mojadas que no han planteado ningún problema a la hora de aguantar. Salvo algunas excepciones que rápidamente han sido atajadas por la Policía, los turbos han respetado las decisiones tomadas y una vez finalizada la procesión han abandonado la zona con la alegría de haber podido estar un año más y con la pena de no haber podido completar el recorrido entero. Los espectadores tampoco han bajado el listón y han permanecido formando comunión con turba y hermandades.

Una despedida que piensa ya en 2019
Una vez dentro de la iglesia de El Salvador un sabor agridulce ha merodeado entre turbos y hermanos, y ha sido inevitable tratar de pensar que, una vez pasada la procesión, ya queda un poco menos para que llegue la del año siguiente. Con el deseo de que se pueda llevar a cabo de la mejor manera posible y con el tiempo respetando han ido cerrando su desfile las tres hermandades. El Encuentro y la Soledad de San Agustín han entrado a la iglesia cubiertos por plásticos.

El clamor y el desasosiego de la turba con Jesús y San Juan se han hecho silencio respetuoso para despedir a la Soledad de San Agustín. La Madre sí ha podido oír el motete dedicado a ella y compuesto para dar calor a su alma rota. El miserere, ese que tanto sobrecoge los corazones, tendrá que esperar también a 2019 para ser escuchado, sentido y disfrutado.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus