21/04/2017
Provincia

La Guardia Civil desarticula una banda criminal de 27 personas que robaba camiones con mercancía

La red operó en las provincias de Cuenca, Castellón, Madrid, Ciudad Real y Zaragoza, cometiendo 17 robos por unos 1,5 millones de euros, de los que han sido recuperados 250.000

La Guardia Civil de Cuenca ha desarticulado una banda criminal dedicada al robo de camiones cargados de mercancía y su posterior venta a través de establecimientos comerciales. De la red de delincuencia han sido detenidas 22 personas e investigado a otras cinco por delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza en las cosas, sustracción de vehículos y receptación. La banda operó en las provincias de Cuenca, Castellón, Madrid, Ciudad Real y Zaragoza.

La red criminal efectuó al menos 17 robos, sustrayendo mercancías por valor de 1,5 millones de euros. La Guardia civil ha conseguido recuperar hasta el momento unos 250.000 euros en productos. La mayor parte de los artículos sustraídos eran electrodomésticos, aunque no descartaban otro tipo de objetos como vinos, calzados, mobiliario, piezas de automoción, cosméticos o perfumes de gama alta. En total, han sido esclarecidos 30 delitos: 17 robos con fuerza en las cosas, diez sustracciones de vehículos, cuatro receptaciones de mercancías de ilícita procedencia y uno de participación en organización criminal.

La operación de la Guardia Civil, que ha sido bautizada como ‘Furtum Carrus', se inició a raíz de la sustracción de cuatro cabezas tractoras y sus respectivos semirremolques en Honrubia y San Lorenzo de La Parrilla. Tras las primeras investigaciones, los agentes descubrieron que se trataba de una amplia organización perfectamente estructurada y jerarquizada.

La banda localizaba camiones de gran tonelaje cargados de mercancía que se encontraban en áreas de servicio o campas de empresas logísticas. Tras fijar el objetivo, y mientras varios integrantes vigilaban que no hubiera presencia de la Guardia Civil, otros forzaban las cabezas tractoras y hacían un puente en el sistema de arranque del vehículo. Al mismo tiempo, un tercer equipo desactivaba el localizador GPS del camión, actuando sobre el propio sistema o con inhibidores de frecuencia.

Tras apoderarse del vehículo, lo conducían hasta naves cuyos propietarios eran miembros de la banda. Desde allí se encargaban de distribuir el género hacia establecimientos propios o hacia comercios colaboradores que vendían la mercancía robada. Tras la descarga, los camiones eran abandonados en polígonos industriales de Madrid y Toledo.

La banda tenía otro modus operandi: en otras ocasiones camiones que formaban parte de la organización hurtaban una pequeña parte de los cargamentos que transportaban, justificando posteriomente las faltas como incidencias de las que se hacía cargo el seguro.

Una operación de la Guardia Civil dividida en tres fases

Tras realizar las oportunas investigaciones, la Guardia Civil comenzó a realizar las operaciones necesarias para detener a la banda. En una primera fase, se realizaron seis inspecciones en tiendas de electrodomésticos en Jaén y otras tres Madrid. Como resultado, recuperó varias lavadoras, impresoras y escáneres robados y detuvo a siete personas.

Dentro de la segunda fase de explotación, la Guardia Civil registró los domicilios de los cabecillas de la organización, en Getafe; inspecciones en campas de establecimientos de camiones, en una nave de la localidad toledana de Borox y en un establecimiento hostelero de la provincia de Guadalajara. En esta etapa se detuvo a cinco personas e investigó a otras tres. Además, se recuperaron diversos artículos, entre los que destacan 5.700 botellas de vino de reserva procedentes de un robo en Castellón.

La tercera fase de la operación culminó con la detención de otros diez componentes de la organización y la investigación de otros dos. La investigación continúa abierta, por lo que no se descarta el esclarecimiento de nuevos hechos delictivos o que puedan producirse nuevas detenciones. Además, la Guardia Civil está buscando a los propietarios del material recuperado para proceder a su devolución.

La instrucción la lleva el Juzgado de San Clemente

Las diligencias, junto con los detenidos y los efectos intervenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de San Clemente, quien ha asumido toda la instrucción de la causa.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes pertenecientes al Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cuenca, con la colaboración de agentes de las unidades homónimas de Jaén y Madrid y efectivos de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Cuenca.

El resultado de la investigación ha sido presentado este viernes por la Subdelegada en Cuenca, María Lidón Lozano, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, Fernando Montes. Lozano ha destacado la operación como "exitosa" y ha agradecido y felicitado al equipo de la Guardia Civil de Cuenca que ha llevado a cabo la investigación en esta operación.

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies