01/03/2018

La falta de puntería castiga al Ciudad Encantada Juvenil en Daimiel (26-21)

Los conquenses erraron hasta 19 lanzamientos en un encuentro en el que ofensivamente destacó Alejandro Taravilla con seis goles en siete intentos

El sábado le tocó coger carretera al Ciudad Encantada juvenil para visitar la dura pista daimieleña, sin duda una de las que más ambiente tiene en las gradas de esta categoría, para intentar rascar algo positivo como visitante. Y es que a los conquenses les está costando mucho puntuar fuera del Sargal en la segunda vuelta, y por desgracia en Daimiel no iba a ser la excepción.

Ambos equipos saltaron a pista con una intensidad abrumadora, dispuestos a ofrecer un buen espectáculo, y vaya si lo consiguieron. Comenzó el encuentro con una primera parte sin altibajos por parte de ninguno de los contrincantes, apretando el marcador todo lo posible sin dejar entrever ningún claro favorito. Los conquenses intentaban lo suyo con jugadas perfectamente orquestadas, pero no tan bien finalizadas, y por su parte el equipo Daimieleño intentaba penetrar la férrea muralla conquense con duros lanzamientos exteriores e intentando encontrar a sus extremos, pero a menudo se encontraban con un inspirado Borja bajo palos, que cada partido que pasa nos regala paradas de todos los colores. Después de estos preciosos 30 minutos, llegaron al descanso con 10-11 en el luminoso a favor de los conquenses.

A la vuelta de los vestuarios parecía que no había habido pausa entre cierre y comienzo de acto, y ambos equipos continuaban luchando por cada balón como si fuera el último. Nadie despuntaba en el marcador, y la grada cada vez apretaba más y más. Cerca del ecuador de la segunda mitad, los visitantes consiguieron su máxima renta del partido de dos goles y con balón para ponerse a tres, pero nunca llegaría esa ventaja y poco a poco Daimiel se acercaba en el marcador. Pasaban los minutos y el sonido ambiental hacia de la pista un infierno para los conquenses, que no se oían ni a sí mismos cantar las jugadas, y que hacía titubear sus brazos en cada lanzamiento, dejando un gran surtido de fallos desde los 6 metros. No obstante, esto hizo que se fueran creciendo los manchegos que supieron aprovechar el momento adelantándose en el marcador y culminando con una gran efectividad final el encuentro, dejando el luminoso en 26-21.

Fue un gran partido de los cachorros del Sargal, sin graves fallos defensivos ni apenas pérdidas de balón y mostrando un gran repertorio de jugadas ofensivas, pero al que lastraron demasiado sus fallos de cara a portería, con hasta 19 lanzamientos errados. Cabe destacar a Alejandro Taravilla como el más acertado con el gol, sumando 6 tantos de 7 lanzamientos.

El próximo partido de los juveniles será el sábado 3 en el Sargal a las 17:30 contra Toledo, rival directo y de gran nivel. Esperemos que nos ofrezcan un bonito espectáculo una vez más.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus