31/08/2019

La Balompédica empata con el Atlético Ibanés tras un partido en el que fue de más a menos (2-2)

Gerica de penalti y Canty hicieron los goles de los blanquinegros, intermitentes en el juego y castigados por sus terribles errores defensivos

Balompédica vs Ibañés

La Balompédica se estrenó esta temporada empatando con el Atlético Ibañés (2-2) después de un partido en el que los blanquinegros fueron de más a menos y terminaron viéndose sorprendidos por un conjunto albaceteño que sumó un merecido punto tras castigar las torpezas defensivas de los locales.

El Conquense pasó más tiempo buscando su identidad que la portería de Álvaro. El equipo quiso tocar pero también quería llegar rápido a la portería pero también quería protegerse, así que terminó metiendo todos los sistemas posibles en la Thermomix y el resultado no pudo ser más insípido. Una lástima porque tiene la Balompédica ingredientes para presentar mejores platos a los fieles comensales que acuden cada fin de semana a La Fuensanta. Pocos este sábado, por cierto, debido al horario ya la coincidencia con el concurso hípico.

Lo mejor del Conquense este año está en el frente ofensivo. El tridente formado por Gerica, Zequi y Canty está llamado a desarbolar muchas defensas de Tercera a medida que vayan congeniando en el campo. Si encajan también en la fórmula los centrocampistas el técnico Nacho Alfonso tendrá dinamita arriba. Eso pareció, al menos, durante el primer cuarto de hora. José Vega ejercía con eficiencia de enganche y los blanquinegros acuchillaban al Ibañés por las bandas, con Zequi como principal alborotador del equipo. Cuando se cumplía el primer cuarto de hora el extremo achuchó a un rival para recuperar un balón e iniciar la jugada que terminaría con Canty derribado en el área tras una buena combinación del ataque conquense. Gerica se encargó de poner un 1-0 que ponía a la  Balompédica con el viento a favor.

Es curioso cómo a veces en las crónicas deportivas suelen coincidir los fenómenos meteorológicos con los símiles deportivos. Se escondió el sol en el cielo y se nubló al mismo tiempo el Conquense, incapaz de gobernar el encuentro, quizás porque los hermanos Rubio no llegaron a encontrarse cómodos en ningún momento del partido. Cambiaron también la dirección del viento y la del duelo. Dio el Ibañés un paso adelante y lo hizo con rubor, como el que se cuela en una casa ajena simplemente porque la puerta está abierta. No le hizo falta osadía para empatar el partido, porque su gol se lo regaló el equipo local al filo del descanso. Sahuquillo derribó inocentemente a un rival en la frontera del área y Mondi transformó el penalti que ponía el 1-1.

En la segunda mitad el Atlético Ibañés salió con más garbo que el Conquense y a punto estuvo de adelantarse en el marcador con una chilena de Mondi, precedida de una jugada del revoltoso Cifuentes por banda y de  una inquietante inseguridad de la zaga de los de Nacho Alfonso. El Conquense defiende con las escopetas de corchos de la feria pero atacan con un tanque, que es Canty. En el minuto 54 Vega filtraba un gran pase a su compañero y el delantero finalizaba la jugada con una estocada perfecta, un disparo cruzado que ponía el 2-1.

Pudo sentenciar poco después Gerica con un disparo lejano que casi acaba en las redes por la involuntaria colaboración del portero antes de que el Ibañés consiguiera la igualada. La defensa del Conquense hizo otra vez aguas y dejó solo dentro del área a Carrasco para que empatara de nuevo el partido. Una vez más el Ibañés no había necesitado sembrar el terror para conseguir su objetivo, le bastaba con sacar partido a los propios miedos interiores del conjunto local.

Tenía media hora por delante todavía la Balompédica, pero el equipo estaba totalmente partido, con cinco jugadores temerosos de encajar un contraataque y otros cinco en el área ibañesa, esperando un balón que, como Godot, nunca llegó. Faltaba una pieza en el engranaje de los conquenses, el muelle que une el trasero y la cabeza del perro Slinky de Toy Story. Los cambios no ayudaron a mejorar la situación sino que la empeoraron, como cuando  revolvemos todo el armario para buscar la camiseta que se nos ha antojado.

La mejor ocasión la tuvo Sahuquillo en un saque de esquina que cabeceó fuera. Estuvo más cerca el gol de los albaceteños. Marcaron uno pero lo invalidó el árbitro. Probó después fortuna Marcos, picando por encima de Isi Jareño tras aprovecharse de una cadena de errores blanquinegros.  La seguridad del portero conquense, a pesar del resultado, fue una de las mejores noticias de este amargo debut de la Balompédica en casa.

CONSULTA LA  GALERÍA DE IMÁGENES

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus