11/12/2018

Kilian salva en los minutos de apuro a un Liberbank Cuenca que ganó con sufrimiento al Bidasoa (26-25)

El portero canario frenó a los vascos cuando peor lo estaba pasando el Cuenca y al final apareció Thiago Alves para echarse al equipo a hombros y firmar la última victoria del año

Cuenca vs Bidasoa (fotos de Javier Guijarro)

A lo largo de las más de mil páginas de El Señor de los Anillos el lector se encontrará con un elenco  de héroes formidables: enanos de enorme bravura como Gimli, guerreros de estirpe real como Aragorn, lideresas del mundo élfico como Galadriel, magos omnipotentes como Gandalf… Sin embargo, al final es un pequeño hobbit con el que nadie contaba el que les saca a todos las castañas del fuego. Kilian Ramírez fue Frodo en el épico encuentro que se vivió en El Sargal y que se saldó con victoria agónica del Liberbank Cuenca ante el Bidasoa Irún (26-25), después de que el portero canario se convirtiera en el inesperado salvador de los de Lidio Jiménez.

Mereció los puntos el Cuenca tanto por su actuación en el partido contra los vascos como para que hubiera justicia después de que la tiránica televisión le impusiera la obligación de enfrentarse al Irún apenas dos días después del último partido. El reto era mayúsculo, como atravesar a nado el Canal de La Mancha 48 horas después de haber corrido un maratón. Pero se superó, porque los de Cuenca, cuando se ponen, también pueden ser un poco vascos.

En líneas generales firmó un partido muy completo el Liberbank Cuenca, encomendado durante los primeros minutos a un Montoro al que le sienta bien la chapa de hojalata en el pecho cuando ejerce de sheriff del condado. Sin embargo, los irundarras dominaron los primeros compases del partido, con Sergio de la Salud dirigiendo los ataques que terminaban por los extremos o en el fiable brazo de Rodrigo Salinas.

Con el paso de los minutos el Liberbank Cuenca comenzó a sentirse más cómodo en la pista, creciendo en el partido como es habitual a través de su intensidad defensiva. El Bidasoa tampoco tenía miramientos a la hora de proteger a su portero y aunque el encuentro no era violento sí que había mucho roce y cierto aire de partido de patio carcelario. El Liberbank Cuenca se impuso en este cuerpo a cuerpo y se puso por delante por primera vez tras un parcial de 3-0 firmado por los brasileños Dutra y Thiago Alves.

Jacobo Cuétara pasó pronto a defensa 3-2-1, conocedor de que a su rival se le atragantan más las defensas abiertas que el mazapán. Gestionó con dificultades Lidio Jiménez el desafío que le puso su homólogo y aunque con el nuevo planteamiento el Bidasoa logró ponerse por delante, el Liberbank apretó los dientes para minimizar la capacidad ofensiva de los visitantes y conseguir, tras dos goles de Moscariello y Baronetto, que la contienda llegara igualada al descanso.

Tras el paso por vestuarios llegó la mejor versión del Liberbank Cuenca. Los goles de Montoro, Dutra y Sergio López amortizaban el enorme esfuerzo defensivo de los conquenses, que se cerraban como un puño ante las acometidas irundarras. Los locales se sentían plenos de confianza como demostraban Montoro con un golazo a la escuadra tras girar sobre su eje y Doldán con una vaselina perfecta tras una asistencia de Óscar Río que era un regalo de Amigo Invisible. El Cuenca se fue de cinco goles y el horizonte parecía despegado cuando faltaba un cuarto de hora de partido.

Reaccionó el Bidasoa Irún cuando Cuétara sacó de la pista a un desnortado Renaud y devolvió el timón a Sergio de la Salud. Elegante y letal como un criminal de novela negra, el que fuera central del conjunto conquense aceptó el desafío de la remontada con la complicidad de un Íker Serrano poderoso en los seis metros y un afilado Rodrigo Salinas, jugador que habitualmente es un bombardero y que este martes se convirtió en bomba inteligente que aniquila con matemática precisión. Entre los tres redujeron la ventaja conquense a la mínima cuando el reloj, que se había convertido en un enemigo más, marcaba que faltaban diez minutos para el final.

Fue en este momento cuando apareció Kilian Ramírez para devolver el pulso a un Liberbank Cuenca que parecía muerto. Hasta tres veces evitó con sus paradas que llegara el empate irundarra. No pudo con la cuarta, con la que Íker Serrano igualó la contienda a cuatro minutos del final, pero sus fantásticos minutos sostuvieron a sus compañeros el tiempo suficiente para que apareciera Thiago Alves, el auténtico especialista en situaciones de riesgo del Liberbank. Un día habrá que hacer memoria de los partidos ajustados que ha ganado este equipo gracias al brasileño, infalible cuando el balón es una bola de fuego. Dos goles consecutivos del lateral sirvieron para amarrar la victoria del Cuenca, aunque todavía hubo que agarrarse fuerte a la silla durante los últimos segundos por la terquedad de Sergio de la Salud y la fe infinita del Bidasoa, insuficiente en este caso para tumbar al glorioso Liberbank, junco que se dobla pero siempre sigue en pie, como dice la canción.

El triunfo permite a los conquenses irse de vacaciones con el mejor sabor de boca y con ánimo renovado para afrontar los bonitos retos que vendrán en el 2019. El aficionado puede relamerse solamente en pensar en lo que viene.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES

LIBERBANK CUENCA: 26
Maciel, Dutra (4), Doldán (3), Baronetto (4), Óscar Río (1), Sergio López (2), Montoro (4)- siete inicial- Kilian (p.s.), Mendoza, Moscariello (1), Thiago Alves (6), Nolasco, Eskericic (1), Hugo López y Taravilla

BIDASOA IRÚN: 25
Rangel, Cavero (5), Crowley (1), Esteban Salinas (1), Pacto Barthe, Sergio de la Salud (5), Tesoriere- siete inicial- Ledo (p.s.), Aldaba, Renaud (1), Rodrigo Salinas (5) y Azkue (1).

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 4-7, 8-7, 9-7, 10-11, 13-13 (descanso), 15-14, 18-15, 21-17, 21-20, 23-22 y 26-25.
 

Árbitro: Iniesta Castillo y Muro San José. Exclusiones para los locales Dutra, Mendoza y Baronetto y los visitantes Tesoriere y Zabala.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 de la liga Asobal disputado ante 1.100 espectadores.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus