12/03/2018

Javier Liñera se adentra en el drama de la homosexualidad en los campos de concentración en 'Barro Rojo'

El actor ha escrito y protagoniza esta obra que con la que consiguió una candidatura a los Premios Max y que llega este martes al Auditorio de Cuenca

Javier Liñera

La Asociación de Amigos del Teatro de Cuenca ha propiciado la llegada al Auditorio de Cuenca de 'Barro Rojo', obra escrita y protagonizada por Javier Liñera en la que el protagonista cuenta la historia de su tío gay en un campo de concentración nazi y en las cárceles franquistas.

Liñera explica que esta obra empieza a gestarse  "cuando llegó a España la crisis y empezaron a caer los derechos, especialmente de la mujer con temas como el aborto, pensé que cualquier día nos podía tocar a nosotros". Eso le llevó a investigar la historia de los campos de concentración europeos españoles y la situación de los gays en ellos. El actor se introdujo de esta forma en una historia que intuía, "porque ya conocía lo que había pasado con los judíos y gitanos", pero la principal novedad fue su acercamiento a los campos de concentración españoles "que eran parecidos a los alemanes, pero con menos dinero, no había campos de exterminio pero las condiciones eran terribles y la gente moría  antes por la insalubridad y el frío".

En estos escenarios conviven el humor y el horror, porque "la obra empieza como si fuera un cabaret, un espectáculo de transformistas y luego va encamiando al drama". Barro Rojo salta también entre épocas, en ocasiones rompe la cuarta pared y habla de un pasado que, en cierto modo, también es presente y futuro.

El viaje de Barro Rojo arrancó en el año 2014, cuando Liñera dejó una compañía en la que llevaba ya más de diez años "y casi me hago teleoperador". Un amigo suyo, Gerardo, le convenció para que le diera una oportunidad al teatro y en ese momento de dificultades le concedieron una beca para irse a estudiar a París con Linda Wise, a la que posteriormente convencería junto a Daniela Molina para dirigir Barro Rojo.

La obra fue estrenada finalmente a finales de 2015 y poco después recibió su primer premio, en el 'Indifest' de Santander. "Costó que la gente entrara, porque el tema cuesta y puede parecer que no es para todo tipo de público", reconoce Liñera, que sin embargo fue sumando representaciones y distinciones en España y en países como Chile y Ecuador.

La guinda fue la candidatura a los Premios Max. Liñera explica que lo presentó por probar y un día "me llama una amiga y me dice, Javi, no quiero asustarte, pero he visto tu nombre en las candidaturas a los Max". Recuerda aquello como algo "muy emocionante, yo no me lo creía, estaba ensayando con Kabia y su actriz Juana Lor me decía ¡Te lo van a dar!. Aquello le permitió ganar reconocimiento, no tanto entre la gente de a pie como en la profesión. "Acabo de estar en la feria de teatro de Donosti y el director del festival, me dijo que me conocía por Barro Rojo, ¡Ay, que bonita obra, me encanta!, me dijo. Sí que te abre las puertas profesionalmente hablando", admite Liñera, aunque subraya que también le crea algo de presión saber que se crea la expectativa de como será lo siguiente. "Yo prefiero seguir trabajando, esto es solo una parte más de una carrera de larga distancia".

Se acuerda también Liñera de cómo convenció a su técnico de iluminación para meterse en este proyecto "¡y él me lo recuerda muchas vecesque le dije que íbamos a tener muy poquitas funciones!". Son ya más de dos años defendiendo esta obra en los escenarios en un trabajo que tiene que defender él solo sobre las tablas. "No es fácil, pero justo antes de empezar pienso que ya empieza el tobogán y sé que tengo que estar media hora ahí arriba, sin perder la historia".  A pesar del reto de enfrentarse sin nadie en quien apoyarse a esta obra "me lo paso muy bien, las primeras funciones fueron difíciles pero hace mucho tiempo que ya no sufro".

Otra característica de Barro Rojo es su potencia visual a pesar de tener a una única persona sobre el escenario: "Yo le pedí a la directora que no solamente hubiera texto, que hubiese imágenes de que hablar y que no todo fuera información. Eso permite adquirir más matices porque las imágenes también llaman a las emociones de las personas que están viendo la obra".

Liñera compatibiliza en estos momentos sus actuaciones en Barro Rojo con su papel en 'Alicia después de Alicia', el último proyecto de la compañia Kabia Teatro, un espectáculo que acaba de ganar el premio Ercilla a la mejor Producción Vasca y está recibiendo numerosos elogios por parte de la crítica, "porque visualmente es muy impactante".

Barro Rojo se representa este martes a partir de las 20:30 horas y la entrada tiene un precio de seis euros para el público general, mientras que es gratuita para los socios de Amigos del Teatro

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus