10/03/2019

Fiesta yeyé de Tarancón, todo un acontecimiento social nacido de la espontaneidad hace más de dos décadas

Miles de personas han participado en un fin de semana festivo al ritmo de la música de los sesenta con trajes y vehículos de época en las calles

 

Fotos: Jesús Gabaldón

La fiesta yeyé surgió de manera espontánea (1995), a través de un grupo de jóvenes amigos, que primero en el verano habían observado las fotografías de sus padres de los años de la niñez, adolescencia y juventud.  Vieron cómo se había recuperado el "Domingo de Piñata" pero la fiesta de Carnaval se quedaba un poco vacía en el fin de semana, en la vísperas del desfile del domingo que cierra (ya primero de Cuaresma) la ancestral fiesta del disfraz. Buscaron en el baúl de los recuerdos y encontraron pantalones, camisas, jerseys, calzado y gafas de los padres e incluso abuelos en algún caso. Se inició en una discoteca, por ese grupo de jóvenes. 

Aquel grupo creció poco a poco. Hubo establecimientos de calzado y tejidos principalmente que también buscaron "restos" de años atrás y poco a poco se extendió. Era espontáneo, nada estaba programado. Entraban en los establecimientos y sorprendían con esa ropa, "casi disfraz" en muchos casos por la exageración de los peinados (pelucas), o pintados de ellos y ellas. Lo iniciaban jóvenes que, como mucho de oídas, sabían de los "planes de desarrollo", de "los 25 años de paz", de la "Inauguración de pantanos" o de la "Ley de Asociacionismo" o la de "sucesión a título de Rey". Se decía que todo "Estaba bien atado y bien atado". Llegaban los primeros turistas a nuestras costas, el "turista un millón…". Con nuevas modas y estilos. Con ellos, nuevas músicas y ritmos. Grupos, sobre todo anglosajones, ingleses. La moda de esos países estaba por las costas españolas.

Aquí nuestros cantantes (ellas y ellos) creaban canciones recogiendo esas novedades. Parecía que comenzaban un tiempo de más apertura (poca) tardó muchos años en llegar todavía y era la música, el baile y un poco también el vestir, lo que nos daba ese aire renovador.  Pero el grupo de jóvenes de Tarancón, lo habían escuchado. Eran los sesenta, cuando llegaban los primeros coches (el Seat 600) pero tambien el éxodo de nuestros pueblos a las capitales a las ciudades a las zonas en desarrollo más avanzadas (Cataluña, Valencia, País Vasco y Madrid) acogían a nuestros vecinos e incluso parientes cercanos... Poco a poco esa espontaneidad corrió como la pólvora por la comarca e incluso fuera de nuestra región y hoy es todo un acontecimiento social, que cubre un amplio fin de semana.

Un año más, la última década, ante la concentración de público, millares, tanto vestidos de la época, como los visitantes para contemplar la imagen por las calles y plazas, pero principalmente por los establecimientos, hace necesario montar un "dispositivo de prevención", tanto de seguridad como sanitario. Bien es cierto que los incidentes son escasos y leves. Y ahora desde los colegios, sirven de prolongación de las fiestas carnavaleras.

Desfile infantil

Así el  viernes inicia la fiesta de los 60 en Tarancón con un desfile infantil escolar en el que han participado cientos de escolares de los Colegios Melchor Cano, Gloria Fuertes, Mercedarias y Duque de Riánsares, desde sus respectivos centros por la Avda. Miguel de Cervantes hasta el Auditorio Municipal donde han podido disfrutar de un espectáculo de animación realizado por la Sala de Raquel Díaz. Todos y todas ataviados con trajes de la década en recuerdo y acompañados de sus profesores y profesoras que también se suman a esa "moda", incluso algunos padres y madres se unen ya. La música, como no podía ser de otra manera, es de la denominada "década prodigiosa".

Ante la demanda de trajes para ponerse al día de la moda se incorporó un "mercadillo" para los rezagados y rezagadas que se ha convertido en algo habitual y clásico y el sábado por la mañana, centra la atención. Centenares de personas pasan por el mismo. Muchos y muchas ya ataviados y en todo caso a compartir con amigos y familiares. Punto de reunión para el medio día del sábado.

Y cómo no, los populares guateques de aquella época, muy populares en nuestra ciudad. Reuniones de jóvenes para bailar y seguir la música del momento, se unió a través de los jóvenes organizadores del festival de Música alternativa Caño On en el Casino Nuevo de la ciudad y ha tenido tal aceptación que en 24 horas, este año se agotaron las entradas anticipadas y, de nuevo, el lleno total fue en los salones, donde al final entró público a rebosar. Es el vermut ye-yé que, además, se ha extendido cada año durante el mediodía en diferentes locales.  El colofón, el broche a estas intensas jornadas dedicadas a la fiesta ye-yé en la programación del carnaval taranconero,  la más multitudinaria de todas, desde hace 25 años,  que nos retrotrae a décadas pasadas, en la que la ciudad se transforma.

Como hemos comentando en las primeras ediciones se limitaba a una fiesta en una discoteca de la localidad, después poco a poco fue trasladándose a otros locales y lugares de ocio hasta que hoy en día es el referente del carnaval de Tarancón y una de las fechas más destacadas en el calendario festivo, para los jóvenes e incluso para los mayores, padres y abuelos que recuerdan con más o menos nostalgia aquellos años, aquel tiempo, no sabemos si más o menos feliz…

Vermut yeyé

Alegría, juventud, ilusión, convivencia, desde el mediodía de este sábado los distintos establecimientos hosteleros de Tarancón se han comenzado a llenar de gente ataviada con la moda de los 60, ya durante la mañana el mercadillo en la plaza del Ayuntamiento junto al autobús y camión de la época daban el banderazo de salida a una jornada intensa, el Casino Nuevo ofrecía el Vermut ye-yé con música en directo de la Banda del Jaro y The Ánsares, con un fin colaborativo para el Festival de Música y alternativas Caño-on que se celebra cada verano en la localidad.

También en la emblemática Peña el Mosto, vermut sesentero, cientos de tapas al compás de la música de los sesenta hasta bien entrada la tarde. Tarde que estuvo también muy animada con el guateque y merienda infantil tras el desfile sesentero de los peques organizado por el Ayuntamiento de Tarancón. Un desfile infantil con centenares de niñas y niñas, acompañados de familiares en muchos casos que llenaron ya de alegría y sabor sesentero la ciudad y anunciaban lo que esperaba para la noche.

El colofón a esta fiesta ye-yé fue el desfile nocturno con miles de personas y coches clásicos, llegadas desde diferentes puntos de la geografía española y de la comarca para disfrutar de la noche en los diferentes casinos, locales de copas y Peña El Mosto, hasta bien entrada la madrugada no dejó de sonar la música de los sesenta en cada local y la diversión estuvo asegurada. La climatología acompañó y hubo sol durante buena parte de la jornada y por la noche la temperatura estuvo agradable. Decenas de personas vieron el amanecer del domingo todavía con la ropa, el peinado, los estilos de los sesenta. Otros más retrasado buena parte de la mañana mantenían su indumentaria, exagerada, estrafalaria carnavalera en algunos casos.
 

(ACCEDE DESDE AQUÍ A LA GALERÍA DE IMÁGENES)

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus