09/08/2019
Opinión

Feria de Puerta Grande

Cuando llegan los días señalaitos hay muchos que se dicen aficionados, pero luego a la hora de retratarse en la taquilla se lo piensan, y muestran de esa manera su "apoyo" a la fiesta nacional, que ya ni es nacional ni es fiesta todos los días, pero que este año está siendo brillante.

Brillante, desgraciadamente como el color de la sangre de los muchos toreros heridos en una temporada particularmente dolorosa, pero también por los grandes triunfos de jóvenes artistas, que aseguran un futuro prometedor para la tauromaquia y que están consiguiendo que el gran público vuelva a interesarse por los toros

Particular valor en este éxito tiene el ausente Roca Rey, protagonista del cartel, protagonista de la temporada y protagonista de la primera caída de los anunciados, aunque su foto de los carteles ya no se podrá quitar. Roca ha tenido una temporada extraordinaria de crecimiento como matador de toros, de demostración de su capacidad y de que quiere ser el número uno, deseamos que la ausencia de lesiones y de cogidas se lo permitan. Estaba anunciado en Cuenca y será sustituido por Cayetano, como ya lo ha sido en Santander y en Bilbao, no se puede decir que no perdamos con el cambio, pero, aunque sea por lo guapo que es, lo bien que se viste, y por la estirpe a la que da continuidad, hay que ver a este Rivera Ordóñez.

Aunque yo también habría querido ver a Ureña en la temporada en la que Madrid le ha devuelto con cariño todo su esfuerzo y sufrimiento, o a Ferrera por si le diera por sentirse inspirado y arrebatado como el pasado día de la Virgen de la Luz en Las Ventas (esas conjunciones no se repiten mucho pero nunca se sabe), lo importante nunca pueden ser las ausencias, sino los carteles anunciados, y en ellos están Manzanares, El Juli, Ponce, El Fandi, y el ya citado triunfador de San Isidro Miguel Ángel Perera, seguro que les suenan. Tengo ganas de ver a David Fandila, está toreando mucho mejor que nunca y tiene cogido el aire a los toros como corresponde a ser quien más torea. Si le dejan un capote algo más chico y una franela que no se asuste de arrastrarse por la arena (no vale cuando torea de rodillas en una técnica que hoy no le iguala nadie) va a cortar cuatro orejas sin discusión. Si tienen oportunidad véanlo toreando en el campo en la ganadería que veremos el martes,…precioso.

La corrida de rejones cuenta con Sergio Galán en probablemente el momento mas completo de su carrera, triunfo en Madrid incluido, toreando con mayor pureza y con una cuadra más completa que nunca con Ojeda, Apolo y Oleo para hacer disfrutar al respetable.  Está anunciado Andy Cartagena, que siempre es garantía de espectáculo, y Guillermo Hermoso de Mendoza que, además de la indudable calidad de su cuadra, se muestra cada vez más maduro en sus actuaciones.

Todo lo dicho no valdrá para nada si el toro no acompaña, por eso es necesario respetar las ganaderías y repetir  a los que triunfan, como lo de José Vázquez (aunque el mérito del indulto fuera de Julián López y de la presidencia de la plaza, siempre dispuesta  a colaborar para el triunfo y a facilitarnos titulares),contar con lo que sirve  a los toreros como lo de Sorando y apostar por lo que tiene todas las garantías por sus criadores de facilitar triunfos como lo de  García Jiménez.

Luego saldrán como salgan, pero escogiditos estarán, si pudieran ser con algo mas de cara, no de kilos, ayudaría a dar el pasito que la Feria de Cuenca ya pide.

La corrida del sábado de Pallarés me parece la mejor apuesta del empresario, como para el día siguiente en los rejones los toros también son de la casa, suponemos que tocara todo puro Santa Coloma, más bajito, más reunido de cabeza, con menos kilos y pases, y habitualmente más encastados y con más necesidad de que se le hagan bien las cosas para aprovecharlos que a los grandotes de Cubero. El trapío del toro está en ser fiel a su tipo, y de esa forma hacer más posible que tenga un comportamiento encastado que genere respeto en la plaza y dé importancia a lo que se hace con él, por eso da gusto que se cuente con esta familia ganadera que trata de mantener tradiciones y encastes y se olvida de modernidades como hacer toros atletas o artistas, tratando de criar nada más y nada menos que toros.

El inicio de feria promete ser estupendo porque los tres toreros están de dulce, cada uno en su forma, y como para gustos son los colores, si Gines Marín viene de oscuro, se olvida un poco del espejo y se siente torero podemos disfrutarlo mucho. Román está valiente hasta la exageración y por eso le embisten muchos toros y Curro Diaz regala fotos para enmarcar con cada pase del desprecio y cada ayudado por bajo que concluye serie.

Pallarés dio una gran media tarde de toros para cerrar temporada en Madrid en 2018 y una extraordinaria corrida en Illescas con la que Daniel Luque bordó el toreo, ojalá veamos un encierro de ese nivel.

¿Necesitan algún argumento más para acercarse a por sus entradas?

Los que más han toreado en los últimos diez años están en los carteles, y algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Pablo Aguado es la gran esperanza para quienes gustan del toreo de empaque, de pellizco y de personalidad y está triunfando por donde va, y David de Miranda, que ha entrado en menos carteles pese a su triunfo incontestable de Madrid, no deja pasar oportunidad de demostrar su naturalidad, buen gusto y estilo. Los tiempos están cambiando y la técnica ya no interesa, casi cualquier torero es capaz de crear faenas de triunfo, pero emocionar está al alcance de sólo unos pocos.

Por cierto, el martes esta anunciado José Antonio Morante, nos vemos en los toros.
 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus