29/04/2017

Épica victoria del Ciudad Encantada en Irún ante el Bidasoa (33-34)

Los conquenses marcaron 21 goles en la segunda parte, lo que le permitió remontar la desventaja de cinco que padecía al descanso

El Balonmano Ciudad Encantada sigue agrandando su leyenda. Este sábado se ha impuesto en Irún al Bidasoa por 33 a 34.

Un resultado apretado, fiel reflejo de un final emocionante y ajustado en el que los conquenses supieron ejercer de equipo grande. La victoria conquense se cimentó sobre todo en una espectacular segunda parte, donde el equipo de Lidió Jiménez marcó 21 goles. Cifra que le permitió recuperar los cinco de desventaja con los que llegó al descanso y rematar la remontada con el triunfo.

El partido se inició con la habitual igualdad entre dos rivales que se respetan y temen.A los vascos por su tradición, por el influjo que ejerce el mítico Arteleku y por las urgencias clasificatorias con las que llegaron al choque. A los castellanos por su trayectoria de esta temporada, su posición en la tabla y la solvencia con la que ha resuelto tantos partidos, también fuera de casa. Así los goles se fueron intercambiando en los seis primeros minutos con un empate a 4.

Fue el punto de inflexión a partir del que los locales comenzaron a hacer brecha. Los robos de balón y las contras de inspirados jugadores como Odriozola y Vazquez-Andueza hacían mella en un Ciudad Encantada despistado que, sin irse del partido, no acababa de afinar ni su defensa ni sus pases ofensivos. 

Especialmente funestos para los visitantes fueron los seis minutos que fueron del 20 al 26 de la segunda parte. Un pacial de 4-0 para el 16-10 que fueron incapaces de contener tanto Leo como Kilian, que salió a sustituirle y una vez entonado tuvo mucho que ver con la posterior victoria. Al llegar al descanso el marcador reflejaba 18-13.

Pero si algo caracteriza al Liberbank de este año es su capacidad para mantener la tensión competitiva, para no tirar la toalla ni renunciar a metas que cada vez se elevan unos metros más del suelo.

El intermedio sirvió como revulsivo. Un parcial de 0-3 en cuatro minutos con Kilian, Sergio López y un espectacular Thiago (¡nueve golazos hizo en el total!) introdujeron otra vez a los de Cuenca en el partido. Esta vez eran los de fuera los que robaban y machacaban a la contra, con el joven canterano conquense como habitual protagonista. No se había llegado a los 8 minutos de la primera mitad y ya campaba el empate en el luminoso, a 20.

Pero aquello no iba a ser un paseo triunfal, ni una apisonadora. Los conquenses consiguieron irse hasta de dos goles (26-28 por mediación de Perovik a falta de diez minutos) pero el Bidasoa iba a vender muy cara su derrota y usó todos los resortes para evitarla. 

A falta de tres minutos había empate. A 33, un tanteo muy alto para los intereses de los de Cuenca, que volvieron a romper la estadística demostrando que también saben ganar cuando encajan más de 30 goles. La exclusión de Markel Beltza y el oficio del Ciudad Encantada fue fundamental para que el desenlace fuese feliz por estas latitudes. Minutos de nervios, errores propios y ajenos y, finalmente, Thiago hacía el 33-34. Hubo tiempo para un ataque guipuzcuano y para un robo y fallo de Perovik. Dosis de emoción añadidas a un partido de los que reconcilian con el balonmano.

Estadística general del partido. 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus