27/08/2018

Enfermeras de Cuenca

 

(En agradecimiento a su dedicación, y en especial, a las del Hospital Virgen de la Luz, por ayudarnos a disfrutar con él un verano más).

Donde hoy he visto a mi abuelo
postrado con fuerza escasa,
acogido en techo ajeno
entre sábanas marcadas
   -
me veré yo si es que el tiempo
me da una vida tan larga.
Llegaré con el consuelo
de ser testigo quien habla
-
de cómo junto al primero
no faltó nunca una bata
que al ritmo de un par de zuecos
de noche, tarde y mañana,
-
le ungiera con un ungüento
del que no hay en las farmacias,
ni se obtiene con dinero
por robusta bolsa que haya:
-
que no hubo un sólo momento
en que faltaran palabras
para que el llanto del cuerpo
no desatara el del alma.

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus