27/09/2018

El Tribunal Superior ratifica la sentencia que da por bueno el despido del bombero Jose

Contra esta sentencia, que desestima el recurso del bombero Jose, únicamente cabe recurso de casación para la unificación de doctrina

Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ) ha desestimado el recurso de suplicación formulado por el ‘bombero Jose' contra la sentencia que declara "procedente y proporcional" su despido del cuerpo de bomberos de la Diputación Provincial. Según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Vocesdecuenca.es, la Sala de lo Social del TSJ no impone costas por este proceso de recurso interpuesto por el ‘bombero Jose' que ha sido desestimado.

Contra esta sentencia únicamente cabe recurso de casación para la unificación de doctrina, que se deberá preparar por escrito dirigido a la Sala de lo Social del TSJ en Albacete dentro de los diez días siguientes a su notificación. Esta imposición de costas no procede porque la parte recurrente goza del beneficio de justicia gratuita.

El primer motivo del recurso presentado por el ‘bombero Jose' sostiene básicamente que el instructor del expediente disciplinario que finalizó con su despido había considerado como causa adicional sus alegaciones, entendiendo que estas agravarían la conducta. Este argumento porque la sentencia que recurre no se refiere "como elemento para calificar judicialmente el despido, a la imputación relativa a manifestaciones efectuadas por el actor en la tramitación del expediente disciplinario".

El segundo de los motivos del recurso es la "infracción del convenio colectivo del personal laboral del Consorcio Cuenca 112 por haberse incumplido el procedimiento disciplinario previsto". Concretamente, lo que aduce es que entre la propuesta de resolución del instructor y la resolución adoptada trascurrieron 21 días, habiéndose excedido el plazo de diez días. Este motivo es desestimado, tal y como indica la sentencia del TSJ porque "tales defectos formales solo adquieren trascendencia cuando la irregularidad ha supuesto una efectiva disminución de las garantías que la Ley otorga al trabajador".

El tercer motivo de recurso del ‘bombero Jose' es que las faltas disciplinarias que se le atribuyen, dos muy graves, fueron mal tipificadas en la resolución sancionatoria respecto al convenio colectivo. Esta describe las conductas imputadas como "provocación a un bombero con expresiones y actitudes inapropiadas mientras éste realizaba las tareas propias de su cargo, acusándole en presencia de otros compañeros de haber aprobado la oposición de acceso a la función pública de manera ilegal, por haber tenido las preguntas del examen antes de la realización; así como simulación de agresión física provocándose a sí mismo una lesión al caer al suelo". Este tercer motivo de recurso es rechazado porque "la conducta aquí imputada y acreditada resulta encuadrable en el convenio colectivo, que se refiere como faltas muy graves al exceso arbitrario en el desempeño de las funciones encomendadas y al falseamiento doloso de datos o informaciones del servicio".

El cuarto motivo de recurso argumentado por el ‘bombero Jose' alega una infracción por la sentencia del principio de proporcionalidad. Un motivo rechazado porque "los principios de graduación y proporcionalidad no se consideran infringidos al resultar la conducta imputada y acreditada subsumible en las faltas o infracciones laborables que con arreglo al propio convenio colectivo resultan justificadoras del despido disciplinario".

La sentencia también hace referencia a que el recurrente indica que lo ocurrido se produjo en el marco de una discusión de trabajo. Sobre este punto señala que lo que se dijeron en la discusión "no alcanzó un grado extremo de gravedad al tratarse de manifestaciones verbales producidas en el marco de una aparente discusión laboral". En cambio, sí que resalta que "el siguiente proceder del actor, consistente en dejarse caer al suelo, quejándose de que el otro bombero le había agredido golpeándole con la cabeza y solicitando  a viva voz una ambulancia, sí alcanzó un grado extremo de gravedad". Según apunta el TSJ en su sentencia, "supuso imputar a otro trabajador un comportamiento que, de haber sido cierto, podría haberle acarreado un despido disciplinario e incluso consecuencias penales".

La sentencia señala que "el actor aparentó haber sido objeto de una agresión física por otro compañero de trabajo, y ello no sólo de manera gestual, sino llegando a acusar formalmente a otro trabajador de haberle propinado un golpe con la cabeza, sin ajustarse ello a la realidad". Una conducta que "constituye un manifiesto incumplimiento de los más elementales deberes de lealtad y probidad en el desempeño del trabajo".

La sentencia del Juzgado de lo Social de Cuenca recurrida por el ‘bombero Jose' declaraba "procedente y proporcional" el despido de este por parte de la Diputación. El fallo dio la razón a la institución provincial y desestimaba las pretensiones del trabajador J.A.M.M., que además pedía la nulidad de su destino y reclamaba una indemnización de 25.000 euros en concepto de daños y perjuicios.

El ‘bombero Jose' llegó a promover una campaña pública de desprestigio llamada #AsínoBenjamín y a recoger firmas contra el presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, al que acusaba de que su despido improcedente. Un despido ratificado primero por el Juzgado de Cuenca y ahora por el Tribunal de Justicia de Castilla-La Mancha.   

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus