06/05/2017

El traslado de la Virgen de las Angustias a su Coronación se impone a los peores augurios meteorológicos

La amenaza de tormenta ha retrasado el inicio de la procesión de traslado, que incluso ha comenzado con paraguas abiertos. El cielo finalmente cede en su amenaza y la Virgen de las Angustias ya descansa en la Catedral para su Coronación Canónica de este sábado

Traslado de la Virgen de las Angustias para su Coronación Canónica. Foto: Rubén M. Checa

Las previsiones meteorológicas en la tarde de este viernes eran nefastas para la procesión de traslado de la Virgen de las Angustias para su Coronación Canónica de este sábado. Un 95% de probabilidad de tormenta no hacía suponer nada bueno, y menos cuando alrededor de las 22:00 horas, cuando tenía que comenzar la procesión desde la iglesia de Nuestra Señora de la Luz, comenzaban a caer frías gotas de agua sobre la capital conquense. Finalmente el cielo cedió en su amenaza y pudo desarrollarse el ágil y vistoso traslado hasta la Basílica, que cobijará a la Virgen de las Angustias, su nueva corona y a su madrina, la Virgen de la Luz, hasta este sábado a las 12:00 horas.

La tromba de agua prevista ha decidido retirarse a última hora para dejar paso al lucimiento de la Virgen de las Angustias y su nueva corona, y a Nuestra Señora de la Luz. Esta última ha llegado a comenzar el desfile con el chubasquero puesto para evitar que la imagen se mojara con las gotas que caían. Primero salía de la iglesia de San Antón la patrona de todos los conquenses que, tras avanzar escasos metros, ha necesitado los plásticos para resguardarse de unas amenazantes gotas que comenzaron a caer. A las 22:38 horas ha sonado el himno de España para la Virgen de las Angustias en la puerta de San Antón, y ha comenzado el traslado.

Antes de encarar el cortejo procesional el Puente de la Trinidad, Nuestra Señora de la Luz veía como se desprendía de sus plásticos, para continuar su ascenso hasta la Seo conquense luciendo todo su esplendor. Numeroso público esperaba en los primeros metros de procesión, primero bajo sus paraguas y después a cielo abierto. Desde el principio una gran cantidad de fieles oraba tras la Virgen de las Angustias. La imagen ha desfilado, como es lógico, sin corona, una circunstancia única. También se ha notado la ausencia total de ornamentación floral, mostrando la piedad de Marco Pérez toda su belleza sin ningún tipo de maquillaje.

La corona, que ha sido elaborada por el taller conquense Pedro Joyeros, ha desfilado sobre las andas que ha cedido para la ocasión la Virgen del Monte de la Peraleja. Abriendo el desfile, siete monaguillos con la cruz de guía, cuatro más de los estrictamente necesarios y que no es sino una pincelada más de la importancia del acto de este sábado. La Virgen de la Luz es la madrina de la Virgen de las Angustias y abría el cortejo hacia la Basílica, mostrando el camino a seguir. 

El desfile ha realizado el antiguo recorrido de subida de la procesión del Jueves Santo, por el recorrido corto hasta la Plaza Mayor, asomándose por la Puerta de San Juan a la última ventana al Júcar y engilando Alfonso VIII hacia la Plaza Mayor. Ha sido en ese punto cuando ha vuelto a hacer acto de presencia la dichosa lluvia, obligando a acelerar el paso en el tramo final y desluciendo los últimos metros del traslado procesional. 

El apartado musical de esta procesión de la víspera ha sido interpretado por la Banda de Música de Huete, dirigida por Jesús Mercado. 

CONSULTA AQUÍ LA GALERÍA DE IMÁGENES DEL TRASLADO

Galería

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies