28/09/2019

El Liberbank Cuenca conquista La Catedral y sigue colíder tras vencer en Pamplona (24-27)

Los conquenses llegaron a tener ocho goles de ventaja pero terminaron sufriendo. Gran partido de Sergio López, Moscariello y Maciel

Anaitasuna vs Cuenca (Fotos de Óscar Aznar)

El Liberbank sigue en lo más  alto de la tabla de Asobal tras superar por 24-27 en La Catedral al Anaitasuna, al que arrolló la primera parte para después sufrir en la segunda, en la que los de Pamplona estuvieron cerca de la remontada.

El Liberbank Cuenca tuvo un buen inicio del partido, firme en defensa y aprovechando los estremos para hacer daño a los locales, que solamente conseguían llegar con claridad cuando contragolpeaban, siempre y cuando no se topaban con Leo Maciel. Los conquenses, con un Sergio López de dulce, lograban una ventaja de tres goles cuando apenas se cumplían los primeros diez minutos de partido.

El Anaitasuna se esmeró en defensa para que los de Lidio no anotaran con facilidad y Nordlander también comenzó a sacar balones. Contribuyó a la bajada del nivel ofensivo conquense que Dutra se quedó tocado tras un golpe fortuito con su compañero Vainstein. Aprovecharon los locales para recortar la distancia con la eficacia del elegante Guillermo Fischer.

Sergio López irrumpió de nuevo en el encuentro de forma decisiva para protagonizar un nuevo estirón del Liberbank Cuenca, que se entonaba en ataque al mover en banquillo. Un gol de Eskericic desde su casa puso a los conquenses cuatro goles arriba y obligó al técnico navarro a pedir el primer tiempo muerto del partido.

El Liberbank Cuenca tuvo poco después un gran aprieto al quedarse con  dos  jugadores menos por las exclusiones consecutivas de Moscariello y Hugo López. No lo pudieron resolver mejor los de Lidio, que salieron airosos gracias a dos golazos de Eskericic y Marrochi y sendos paradones de Leo Maciel. Aquello dejó muy tocado a Anaitasuna, que pidió otro tiempo muerto después de que Dutra, ya recuperado, pusiera seis goles de diferencia en el marcador.

No llegaba la reacción de los de Pamplona, desarbolados por la enorme defensa del 6-0 de Lidio Jiménez, que provocaba una y otra vez robos y pérdidas. Semedo insuflaba aire al Anaitasuna con un par de zarpazos exteriores, pero no el suficiente para frenar a un Leo Maciel que terminó el primer tiempo con una efectividad bajo palos del 53%, clave para que los conquenses llegaran al descanso con un marcador de 8-16.

Salió bien en el segundo tiempo un Anaitasuna que intentó meterse cuanto antes en el partido, jugando con una defensa adelantada para dificultar el ataque conquense. Los locales firmaron un parcial de 4-0 que obligó a Lidio Jiménez a pedir tiempo muerto para detener la sangría.

Seis minutos tardó el Liberbank Cuenca en este segundo tiempo y lo hizo con dos tantos consecutivos y revitalizantes de Moscariello. Pronto volvió a aumentar la ventaja visitante, que encontraba espacio en la defensa adelantada de los navarros con las apariciones por el centro del pivote argentino y de Sergio López.

Semedo seguía siendo la principal amenaza ofensiva de los navarros mientras que Cuenca se aferraba a los contragolpes de su joven capitán, extraordinariamente efectivo durante todo el partido hasta que falló un siete metros ante un Bols que mejoró sustancialmente bajo palos a su compañero Nordlander.

Los nervios llegaron al Liberbank Cuenca excepto a su portero Leo Maciel, que podía con todos menos con el enchufado Semedo. El partido llegó a los últimos diez minutos con cuatro goles de diferencia a favor de los de Lidio.

Apretó todavía más el partido y tras un gol de Anderson Silva los locales se pusieron a tres goles. Dutra dio aire anotando por fin un siete metros para el Cuenca, pero el equipo de Pamplona estaba ya extramotivado y creía en la remontada y se ponía a dos con cinco minutos por jugar.

La fortuna sonrió al Liberbank Cuenca cuando Guillermo Fischer estrelló en la madera la vaselina que hubiera puesto a los suyos a uno. Marrochi provocó un lanzamiento de siete metros que Dutra hizo bueno al colarlo por debajo de las piernas de Bols. Fue la sentencia de un partido en el que los conquenses supieron sufrir para no perder la estela del Barcelona.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus