19/08/2017

El incendio de Cañamares se da por extinguido nueve días después de su declaración

El fuego, cuyas causas se siguen investigando, ha afectado a unas 185 hectáreas de pinar, encina y enebro rojo en una zona de especial protección de aves

Incendio desde el casco urbano de Cañamares

El incendio forestal declarado el pasado 9 de agosto en el Puerto del Monsaete, en el término municipal de Cañamares, fue declarado oficialmente extinguido este viernes, 18 de agosto, a las 21:30 horas. Así lo refleja el Sistema de Información de Incendios Forestales de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, que señala que en los trabajos para sofocar las llamas participaron 355 personas y se emplearon 72 medios, de los que siete fueron de dirección y coordinación, doce aéreos y 53 terrestres.

Además de los bomberos forestales del dispositvo autonómico Infocam, de Geacam y de la Junta de Comunidades participaron en el dispositivo personal de las BRIF del Ministerio de Agricultura, de la Diputación Provincial y de la Unidad Militar de Emergencias. La Guardia Civil, el Sescam y Protección Civil también contribuyeron a los trabajos.

Aunque todavía no se ha resuelto definitivamente el expediente, las primeras estimaciones apuntan a que la superficie afectada se eleva a 185 hectáreas, principalmente de pinar aunque también de encina y enebro rojo. El área quemada es una Zona Especial de Protección de AVES, ZEPA, en la que habitan especies necófragas.

No se han registrado daños personales como consecuencia del incendio, aunque en las primeras horas del suceso fue necesario la evacuación de seis personas que habitaban en aquel momento tres chalés de la zona. Las causas  Las causas del fuego están siendo investigadas por los agentes medioambientales de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales de Castilla-La Mancha, BIIF. Si se determina que ha sido intencionado, el Gobierno regional se personará en la causa.

El fuego se declaró a las 21:32 horas del miércoles de la semana pasada. La ausencia de luz solar, que impide el funcionamiento de los medios aéreos, y los vientos de hasta 40 kilómetros por hora que soplaron esa noche en la comarca dificultaron las labores de extinción, que por el contrario se vieron beneficiadas por unas temperaturas más suaves que las del resto del verano. El incendio llegó a ser catalogado de Nivel II, interés nacional, en la mañana del día siguiente. 

Los habitantes de Cañamares y Cañizares pudieron observar desde el primer momento la gran lumbre que se propagaba por un monte de alto valor ecológico en dirección al Estrecho de Priego. Desde núcleos más alejados como Torralba también eran visibles las llamas y la ciudad pricense se vio afectada en la madrugada tras la declaración por una densa capa de humo y la presencia de cenizas.

El control del incendio se produjo a las seis de la tarde del viernes 11 y desde entonces el grueso de los trabajos del dispositivo que permanecía en la zona se centraba en evitar que se reavivasen las llamas, un riesgo que existía porque gran parte de la vegetación afectada no se había quemado completamente. 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus