15/07/2017

El director del Louvre visitará las Pinturas Murales de Alarcón el próximo otoño

La pasada semana se trasladaron hasta Cuenca capital la directora general del Museo del Louvre Lens (un centro dependiente del centro parisino) y mano derecha de Martínez, Catherine Ferrar, y el subprefecto en Bretaña, Pierre Clavreuil. 

Visita Louvre Alarcón

El director-presidente del Museo del Louvre de París, Jean-Luc Martínez, visitará durante el próximo otoño las Pinturas Murales contemporáneas de la antigua iglesia de San Juan Bautista de Alarcón. Así lo ha avanzado a este periódico el autor de esta creación artística protegida por la UNESCO, Jesús Mateo.

La pasada semana se trasladaron hasta Cuenca capital la directora general del Museo del Louvre Lens (un centro dependiente del centro parisino) y mano derecha de Martínez, Catherine Ferrar, y el subprefecto en Bretaña, Pierre Clavreuil. Mateo ejerció como cicerone para ambos mostrándoles atractivos del patrimonio monumental conquense como la Catedral y también su estudio, situado en un singular edificio del barrio de San Miguel.

La estancia sirvió también para preparar la otoñal visita del responsable del centro que conserva, protege y muestras piezas capitales de la Historia del arte universal como La Gioconda, La Venus de Milo, El Escriba sentado o El Baño Turco, entre otras.

Las Pinturas Murales de Alarcón ocupan todo el espacio interior del templo herreriano de San Juan Bautista, situado en la Plaza Mayor de la localidad, datado en el siglo XVI despojado de cualquier otro elemento ornamental.

Mateo concibió el proyecto en 1994 y lo estuvo desarrollando hasta 2002. Tres años después se abrió al público el centro artístico, una vez rehabilitada plenamente la iglesia. Pudo hacerlo, además de por su tesón y talento, gracias a la colaboración de un nutrido grupos de intelectuales y artistas que no dudaron en apoyar el proyecto y en el que figuraban nombres como José Saramago, Antonio López, Fernando Sánchez Dragó, Antonio Saura, Ernesto Sábato y Fernando Arrabal, entre otros. La UNESCO, dirigida entonces por Federico Mayor Zaragoza, también decidió en 1997 declarar la iniciativa de interés mundial.

La obra se expande en 1.600 metros cuadrados que van de lo supuesto a lo figurativo y en el que el autor quiso "desarrollar una idea general del hombre como ser humano y como habitante de la Tierra, con todos los tópicos, con el arrastre perverso de ideologías, de religiones, de culturas y con todo un desarrollo simbólico e iconográfico de diferentes culturas, no sólo de la occidental".

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus