05/02/2019
Balonmano

El Cuenca resistió dos tercios de partido hasta que el Barça sacó el rodillo en El Sargal (20-35)

Los conquenses hicieron un papel digno pero insuficiente para derrotar al campeón, que contó con el innecesario auxilio arbitral cuando el partido estaba más apretado

Cuenca vs Barça (Fotos de Garret Tucker)

Durante casi 40 minutos el Liberbank Cuenca aguantó el chaparrón del Barça Lassa con la divina testarudez que un niño que juega bajo la lluvia y se niega a meterse en casa porque se lo está pasando pipa. Arreció el temporal en el último tercio del partido y el equipo tuvo que resignarse y ponerse a cubierto porque la ropa tiene que estar seca para la cita portuguesa del sábado. Aprovechó la situación un devastador Barcelona para terminar de arrasar con la cosecha local y llevarse los puntos de El Sargal por un excesivo y mentiroso 20-35.

Tras la victoria del sábado en Valladolid Lidio tenía claro que el guion pasaba por dosificar los minutos de sus jugadores como si fueran los últimos tapones de una botella de suavizante; gastar las fuerzas suficientes para que la gente que paga su entrada pasara un buen rato sin renunciar a robarles la cartera a los catalanes en el caso de que su distracción se le fuera de las manos. Por un momento pareció que el partido se acercaba a ese imposible escenario, pero ese hilo argumental se desvaneció con unos cuantos latigazos de la primera línea azulgrana y un empujón arbitral cuando los conquenses amenazaban con desafiar el statu quo.

El Barça de Xavi Pascual estuvo desde el primer minuto por delante del marcador. El campeón se ha fortalecido en defensa con la presencia atrás de jugadores como Fabregas, Duarte y Thiagus Petrus. En la serie carcelaria Oz hay personajes que intimidan menos que estos colosos, especialmente el último, que ahora mismo es el mejor valladar del mundo como demostró en el último Mundial. La ventaja del Barça se disparó hasta los cinco goles cuando apenas habían transcurrido diez minutos.

Las sensaciones mejoraron cuando Kilian se atrevió a mantener el pulso a Pérez de Vargas bajo palos y saltó Natan Suárez a la pista. Pista de baile, porque el Cuenca ha fichado a Billy Elliot. El gerundense ha venido a bailar con los defensas y a divertirse, le da igual tener delante a Dika Mem que a un ejército de orcos. Marcó nada más salir y esparció gotitas de perfume al partido con jugadas de calidad como una exuberante asistencia con rosquita a ras del suelo a Moscariello.  Sumaba mucho también Thiago, que siempre juega con esa seriedad de un niño con la que Nietzsche describió acertadamente la madurez. Otro que dejó muy buenos detalles es Eskericic y su valentía a prueba de errores le situó entre los hombres destacados del partido. Con estos mimbres el Cuenca pudo protegerse de las embestidas culés y llegar al descanso con vida, cuatro goles abajo.

A la vuelta de los vestuarios fueron los de Xavi Pascual los que tuvieron que ponerse el chubasquero, porque el viento del partido cambió e hizo que la tempestad se dirigiera hacia ellos. Se endureció la defensa del Cuenca como el cemento cuando se seca, con un Mendoza bien escoltado por Thiago y por un Montoro que compensó con su trabajo atrás su falta de acierto ofensivo. Se empezó a animar en ataque Dutra en cuanto olió cierto miedo en los azulgranas. Se salvaron los de Pascual porqueel esloveno Dolenec tiró del carro y por la pleitesía con el campeón de unos árbitros que intervinieron contra el que se resistía a cumplir sus normas, como la troika con Grecia en 2015. Tuvieron los jueces varias decisiones discutibles, entre ella exclusión del propio Dutra cuando los de Lidio se habían puesto a tres goles.

Con uno menos Doldán tuvo oportunidad de poner a dos a los conquenses, lo que tal vez hubiera incendiado definitivamente el partido. Ese fue el canto de cisne de Cuenca. El Barça es de los que mata mosquitos a cañonazos, en este caso con proyectiles de Dika Mem y de Duarte. En cambio, a los de Lidio se le acabaron las balas del revólver y tras un parcial blaugrana de 9-0 terminó de importar el resultado del partido. Resistir 40 minutos al Barcelona no da puntos, pero sí moral para embarcarse en nuevas aventuras. La próxima en Oporto, a orillas del río Duero.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES

Balonmano Ciudad Encantada: 20

KilianRamírez, Mendoza, Dutra (6), Baronetto, Thiago Alves (5), Adrian Nolasco (1), Montoro (1) –siete inicial-, Leo Vial, Óscar Río, Natan Suárez (2), Eskericic (4), Moscariello (1), Doldan, Taravilla y Sergio López.

FC Barcelona Lassa: 35

Gonzalo, Entrerríos (2), Aitor Ariño (3), N'Guessan (1), Aleix Gómez (2), Dika Mem (5), Ludovic Fabregas (-) –siete inicial-  Dolenec (6), Syprzak (4), Lasse Andersson (1), Víctor Tomàs (4), Àlex Pascual (3), Gilberto Duarte (3), Juri Knorr (-), Thiagus Petrus (1).

Parciales: 1-3, 2-6, 5-7, 7-10, 9-14, 12-16 (descanso), 14-19, 16-19, 16-24, 17-27, 19-31, 20-35 (final).

Árbitros: Jesús Álvarez Menéndez, José Carlos Friera Cavada. Exclusiones para los locales Dutra y Mendoza y al visitante Andersson.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de la liga Asobal disputado en el pabellón polideportivo El Sargal ante 1.300 espectadores.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus